Mujer M

“Alzo mucho mi voz para que haya un cambio y un impacto”

Abogada, activista, comentarista radial y ex reina de belleza. A través de su labor, Gabriela Tafur busca que las personas, cuyos derechos son vulnerados, tengan una vida digna y “puedan ser escuchadas”. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Créditos: Maquillaje y peinado por Jaison Sosa @jaisonsosa - Vestuario de Beatriz Camacho @beatrizcamacho3 - Calzado de Calzacosta @calzacosta -Locación La Casona del Prado @lacasonadelpradobaq

Desde la mesa de trabajo de la W Radio, y a través de sus redes sociales, Gabriela Tafur Nader participa activamente en los debates alrededor de lo que acontece a diario en Colombia. A la Señorita Colombia 2018 no le incomoda entablar una conversación alrededor de la política, el sexo o la religión. Para ella, lo importante es que “se conozcan los puntos de vista” de cada quien para así generar un debate que permita “construir un mejor país”. 

A ese espacio radial llegó en julio de 2020, luego de darse cuenta que, aunque quería ejercer el derecho, lo de ella no era estar en una oficina todo el día. Gabriela anhelaba un cargo que le permitiera “llegar a las regiones, hacer labor social, veeduría ciudadana y opinar” sobre lo que sucede en el país. Su paso por el Concurso Nacional de la Belleza le afianzó ese amor por las labores sociales y trabajo comunitario al que se dedicaba desde hace tiempo atrás, mientras estudiaba Derecho en Bogotá. 

Esta joven caleña cuenta que en su paso por la universidad perteneció a un grupo de alumnos que todos los viernes visitaba a los reclusos de la cárcel Modelo de Bogotá para ejercer el derecho penitenciario. Con sus compañeros se encargaba de que estos colombianos tuvieran las condiciones básicas de dignidad y salubridad dentro del centro penitenciario. Esta experiencia y cada una de las labores sociales que hizo mientras fue reina reforzaron su misión en la vida: prestar su voz para visibilizar las situaciones de aquellas personas cuyos derechos son vulnerados.

Recientemente Gabriela estuvo de visita por Barranquilla y Revista Miércoles la invitó a conversar sobre diversos temas coyunturales de los que expresó su punto de vista. A continuación, apartados de la entrevista con nuestra Mujer Miércoles de la semana.

Gabriela posa para el lente de Revista Miércoles en una casa ubicada en el tradicional barrio El Prado. Orlando Amador Rosales
P.

Te estrenaste como columnista con un tema controversial como es la regularización del cannabis. ¿Por qué decidiste hablar sobre ello?

R.

Creo que es un tema coyuntural. En este momento hay un proyecto de ley en el Congreso, específicamente en la Cámara, que se está debatiendo y que busca regular el uso adulto. Para poder generar un impacto en la sociedad creo que hay que tener muy en cuenta los tiempos y creo que fue el momento indicado porque pasó a segundo debate y eso es un avance gigante. Ya ha pasado que ese proyecto, o uno similar, se cae en el proceso y creo que a través de la columna fue una forma importante de dar un impulso para que eventualmente se pueda regular.

P.

¿Continuarás escribiendo columnas?

R.

 Por ahora estoy bien ocupada con la radio y me quita mucho tiempo. Tengo un libro pendiente por publicar que sale a finales de este año, entonces estoy concentrada en eso. Todavía no tengo la disciplina de escribir regularmente y creo que hay que ser muy juicioso para hacer unas buenas columnas. La idea no es escribir por escribir, sino que hay que hacerlo bien, o por lo menos yo quiero hacerlo bien. Entonces, cuando ya  le tenga el tiro a la escritura constante y poderle sacar el tiempo que demanda una columna, pues lo haré. Está entre mis planes. 

P.

¿Puedes contarnos de qué se tratará este libro?

R.

Sí, y te daré una primicia: el libro se va a llamar ‘Una reina en todo su derecho’ y es una visión de país. Es una visión de mi país, del que conocí en mi vida personal, en el derecho y en el reinado. Entonces abordo cuatro temas específicos: niñez, migración, cárceles y paz. En cada uno hago un análisis desde esas cuatro perspectivas.  

P.

¿En algún momento te sentiste limitada como Señorita Colombia para hablar de lo que pasaba en el país?

R.

 Yo creo que cada quien debe ser muy consciente del rol que está cumpliendo en el momento. La Señorita Colombia no habla ni de política, ni de sexo, ni de religión por una razón y es que esos temas sí o sí generan debate y ella no está para generar debate,  sino para llevar atención a los lugares vulnerables, generar conciencia y darle presencia a ciertos lugares olvidados del país. En ese momento mi rol no era hacer lo que estoy haciendo ahorita, era cumplir a cabalidad con lo que se requiere de una Señorita Colombia. 

Cada vez que regresa a La Arenosa dice sentirse como en casa. Gabriela se considera una barranquillera más. Orlando Amador
P.

¿Qué ha cambiado en Gabriela después de su reinado?

R.

En estos dos años he madurado, porque cuento el año como Señorita Valle, más que en los otros 24, maduré mucho porque uno está alejado de la familia y se vuelve súper independiente y porque las acciones que uno hace tienen una consecuencia directa. Antes uno con el respaldo de los papás podía hacer y deshacer y no importaba o cuando no tienes el ojo público encima. Pero cuando la Señorita Colombia, que lo que haces y dejas de hacer tiene un impacto porque no solamente afecta a tu imagen, sino además afecta la visión que tienen los demás de ti y el imaginario que se construye alrededor del título, pues uno sí tiene que ser mucho más riguroso como actúa y en eso cambié. Todo lo que hago ahora es generar conciencia y estoy segura que tiene un eco, por lo tanto me cuido mucho más en lo que hago. Soy más responsable. 

 

P.

Y luego de tu experiencia y trayectoria, ¿qué cambiarías de los certámenes?

R.

 Creo que trataría de que fueran más incluyentes. Que todos los certámenes incluyan mujeres en todos sus matices de lo que implica ser mujer. Mujeres trans, mujeres cis, mujeres más anchas, más flacas, mejor dicho, abarcaría mucho más el espectro de lo que se considera bello, porque creo que para allá vamos. Hoy en día hablamos mucho de mujeres reales, cualquier cosa que eso signifique, porque no tengo ni idea de  qué significa, porque todas las mujeres somos reales, pero creo que significa poder incluir más mujeres dentro de lo que se considera estéticamente bonito.  

P.

Como modelo, ¿cómo has visto la evolución de esta industria ante la inclusión?

R.

Si a mí como modelo de 14 años me hubieran mostrado modelos diferentes, más gruesas, más bajitas, modelos diferentes, habría tenido menos problemas de autoestima creciendo y creo que todas las niñas pueden decir lo mismo. Afortunadamente la industria del modelaje ha ido cambiando. Creo que si a una niña de 12 años le muestran que en el modelaje puede haber todo tipo de mujeres no se acomplejan. Muchos de los problemas que tienen en salud mental las niñas hoy en día, o las adultas que conservan esos problemas de autoestima, son debido a estándares inalcanzables de belleza que creo que ya están mandados a recoger.

 

P.

Existen muchos prejuicios alrededor de las reinas de belleza, ¿te tocó enfrentarte a alguno de ellos?

R.

Sí. Hay ciertos estereotipos que rodean a las reinas, pero más que eso son casillas y es que cuando uno sale de un concurso lo enmarcan dentro de una casilla “a, b o c” y resulta que yo tengo una “d” porque no quiero trabajar en farándula, o nunca quise, yo siempre quise trabajar en opinión, política y actualidad. Entonces salirme de esa en la que me metieron a la fuerza ha sido difícil, pero siempre he estado dispuesta a demostrar que puedo. Antes de ser reina fui abogada entonces me ha gustado construir sobre eso y eso estoy haciendo ahorita trabajando en radio. 

P.

¿Cuál es el activismo que promueves en Colombia?

R.

De todo un poco. Yo creo vehementemente que se debe regular el tema del cannabis de uso adulto. Soy activista en los derechos de la comunidad LGBTI, en los derechos de la mujer y de los niños. Soy bulliciosa. Alzo mucho mi voz para que haya un cambio y un impacto. Busco que las minorías se sientan respaldadas porque, a pesar de no pertenecer a ninguna, me siento una aliada y creo que mi voz siempre debe estar al servicio de los que no tienen.

Orlando Amador Rosales
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.