El Heraldo
Gabriel Carvajal
Mujer M

“Colombia fue el país que me abrió las puertas”: Coraima Torres

La actriz salió de su país hace más de 20 años. Hoy, además de estar enfocada en la televisión y en el teatro, también trabaja con la ONU. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

En 1992 la actriz Coraima Torres cautivó a miles de televidentes con su primer protagónico en la telenovela Kassandra. Al lado del actor Osvaldo Ríos la venezolana traspasó fronteras con la historia que fue trasmitida en más de 100 países y doblada a más de 20 idiomas.

Luego de ese éxito internacional la actriz llegó a Colombia para ser la protagonista de la novela Sueños y espejos al lado de Nicolás Montero, de quién se enamoró en la vida real y con quien se casó en 1996. Desde entonces, aunque ha trabajado en países como Argentina y Perú, la venezolana asegura haberse “enamorado” de Colombia, especialmente de Bogotá, ciudad en la que reside hace varios años con su esposo y su hijo de 23 años.

Coraima dejó su tierra natal, Valencia (Venezuela), hace más de 20 años. Sin embargo, hoy no deja de lamentar la situación que vive su país, al que ella dice, podía entrar y salir en cualquier momento, y hoy el contexto político no se lo permite.

Además de estar dedicada a la actuación y al teatro la actriz también trabaja por el bienestar de sus compatriotas de la mano de la campaña de integración Somos pana Colombia de La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en la que varios artistas, tanto colombianos como venezolanos alzan la voz por aquellos que han tenido que migrar y dejarlo todo.

Coraima Torres actualmente hace parte del elenco de Enfermeras, serie que se transmite en el canal RCN y contó a Revista Miércoles la ilusión que le hace volver a Venezuela, su posición frente al proceso migratorio y lo que recuerda 28 años después de la novela que la catapultó a la fama. Entre risas, nostalgia y felicidad la actriz también recordó como era reunirse en familia en Valencia y como después de 30 años de carrera artística llegó a ella por primera vez un papel de prostituta.

P.

Sabemos que hace varios años saliste de Venezuela pero, ¿cómo ha sido ver el cambio tan drástico que ha tenido tu país?

R.

Yo salí hace más o menos 30 años, pero obviamente eran otras circunstancias. Yo no sentía melancolía ni nostalgia por mi país, porque yo lo tenía ahí, lo tengo aquí y lo llevo conmigo. Además una vez hice mi vida aquí, lo que ya sabía era que nos íbamos a integrar, que Nicolás (esposo) y Manu (hijo) iban a saber de Venezuela y mi familia venezolana iba a saber de Colombia, pero no en la situación que estamos viviendo ahora que es un desasosiego constante. Cuando llegué a Colombia fue el país que me abrió las puertas, me enamoré, me quedé aquí, pero sabiendo que yo podía volver a mi país y ha sido un proceso ver qué tan lejos se hace Venezuela en estos momentos para nosotros. Mi hijo tuvo una cercanía con Valencia y la perdimos porque no hemos podido volver y la verdad es muy duro lo que está pasando en Venezuela. Levantarse y ver todo el hambre y la necesidad que está pasando el pueblo venezolano es como tener un hueco adentro. 

P.

¿Qué piensas de la migración de los venezolanos?

R.

Una de las cosas que siempre digo es que a diferencia de las demás nacionalidades que salen de su país a buscar un futuro es que tienen la posibilidad de volver, porque si les va mal regresan a su casa y la familia los recibe otra vez, pero al venezolano no. El venezolano se va porque no tiene otra opción, porque no come hoy, y tanto es así, que decide arriesgar la vida por una posibilidad que también es difícil. Colombia es un país que igualmente tiene necesidades, que tiene problemas, pero aun así el venezolano decide tomar esa posibilidad porque es la única que tiene, aunque se pueda volver una carga. Sé que son más los que vienen a trabajar con el apoyo de un colombiano, porque aquí un venezolano no viene a formar vida sin ayuda del colombiano.

P.

Hay quienes piensan que la criminalidad en Colombia ha aumentado por la llegada de venezolanos, ¿qué opinas de esto?

R.

Cuando a la delincuencia se le pone nacionalidad y se visibiliza solo lo que hace un venezolano, también estamos visibilizando al colombiano que solo ve lo malo, no el solidario, el amigo, el que apoya, el que a pesar de no tener nada lo da todo, porque lo he visto y el colombiano ayuda, protege y ampara. De ese colombiano es del que yo puedo hablar, así como puedo hablar del venezolano trabajador, echado para adelante, del que quiere trabajar para él y por el progreso del país. Sé que hay venezolanos malos pero no son el grosor de los que están aquí.

P.

¿Cómo ha sido participar en la campaña ‘Somos pana Colombia’ de la Acnur con el actor Luciano D'Alessandro?

R.

 Uno en momentos de necesidad y en momentos donde se requiere solidaridad, no la piensa. Personas como Luciano no se detienen a pensar qué toca hacer sino que lo hacen. Y si a nosotros nos necesitan para algo y podemos aportar un granito de arena para cualquier cosa que se esté haciendo a favor de los venezolanos y los colombianos, lo vamos hacer emocionados y vamos a estar felices de poder hacer parte de eso como hasta ahora.

P.

¿Te gustaría volver a Venezuela?

R.

Claro, claro que me gustaría. Me gustaría que se pudiera volver y que las familias no estuviesen desintegradas, que fuera como antes que cada quien tenía su vida pero cuando podíamos nos reuníamos en familia. Me gustaría que mi hijo conociera la Venezuela que yo conocí, la que él de chiquito sintió y que ya no es la misma.

La actriz venezolana llegó a Colombia gracias a su éxito en ‘Kassandra’ Gabriel Carvajal
P.

¿Qué recuerdas de tu primer protagónico, Kassandra, que te llevó a la fama?

R.

Recuerdo todo. Kassandra es tan importante en mi vida, que yo 28 años después sigo hablando de la novela y todavía me mandan regalos por ella. He hecho otros papeles, pero Kassandra es Kassandra. Particularmente a mí me cambió la vida, ella me abrió las puertas y creo que sin ella no hubiera podido venir a Colombia, no me habrían traído y no me habrían contratado. Con Kassandra hay un antes y un después

P.

Otro de tus papeles que recuerdan mucho los televidentes es el de Camila en el ‘Último matrimonio feliz’, ¿qué importancia tuvo?

R.

Camila era una mujer que sufría de violencia psicológica por parte de su esposo, terminó creyéndose que era poca cosa, que ella solamente era un maniquí y fue un proceso fantástico cuando intentó salir de esa situación y se dio cuenta que sí podía con la complicidad de otras mujeres. Normalmente decimos que las mujeres no somos solidarias y yo sí creo que lo somos, hay un momento en que nos queremos, nos apoyamos y nos alegramos por el éxito de la otra y así fue el Último matrimonio feliz.

P.

En medio de la pandemia te tocó hacer teatro vía Zoom, ¿cómo ha sido eso?

R.

 Al principio fue horrible, para mí fue muy difícil porque yo soy de las que le gusta ver público y en 30 años de carrera nunca había interpretado una prostituta y me sentí fantástica, va a sonar extraño (risas) pero me sentí feliz. Era una mujer que fingía ser alguien y era totalmente diferente. Fingía ser indomable, fuerte y en realidad era sensible y se ilusionaba con cualquier cosa. Es de verdad una historia muy emotiva, y yo conté con la ayuda y la complicidad del director. Fue diferente porque aquí la gente tiene la oportunidad de opinar cada vez que terminamos la función y es una cercanía que solo nos ha dado la virtualidad.

P.

¿De qué trata tu nuevo papel en la serie ‘Enfermeras’?

R.

Entran unos médicos nuevos y también esta mujer, Renata Vargas, que es la mamá de Nicolás, un estudiante que inicia hacer el internado en el hospital Santa Clara. Con él vive un conflicto familiar y no puedo contar más (risas), esperemos que llegue la continuación de la historia.

P.

¿Qué proyectos tienes a futuro?

R.

No sé nada, yo siempre bromeó con eso. Ahora Enfermeras y mañana no sé. Vamos a esperar qué va a pasar y qué va a venir porque hasta el momento no sé. Ahora uno no sabe que puede venir (risas).

En sus redes sociales Coraima comparte rutinas de ejercicios con las que se mantiene sana y atractiva. Gabriel Carvajal
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.