El Heraldo
Este 22 de abril se conmemoran 51 años de la primera celebración oficial del Día Internacional de la Madre Tierra.
Josefina Villareal
Medio ambiente

Pequeñas acciones que restauran la madre Tierra

Usar el transporte público, reducir consumo de agua, luz eléctrica e internet son actos individuales que llevados a una mayoría harían la diferencia.

Las acciones pequeñas replicadas a gran escala pueden impactar de manera positiva y sostenible al medioambiente.

Esta idea ha venido tomando fuerza desde 1970 cuando se conmemoró el primer Día de la Tierra. Fue una jornada de marchas que empezó con 20 millones de personas preocupadas por el impacto de la actividad humana en la naturaleza.

En la actualidad, según Kathleen Rogers, presidenta de la organización de esta conmemoración en Washington, son más de mil millones de personas las que participan en esta jornada en más de 180 países.

Desde el hogar

La crisis climática es una realidad y los expertos saben que desde los hogares se pueden emprender acciones que ayuden a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Diana Páez, docente de Ingeniería Ambiental de la Universidad del Bosque y directora de En Modo Acción, explica que las “pequeñas acciones pueden tener grandes resultados si se replican en masa”.

La especialista en Ambiente y Desarrollo Local afirma con respecto al consumo responsable de energía que este puede tener un gran impacto.

Eso sí, admite que estos datos no son medibles y pueden ser variables por lo que no se arriesga a ofrecer una cifra sobre cuánto puede impactar en la Tierra apagar las luces cuando no hay nadie en una habitación.

El docente de Ingeniería Eléctrica de la Universidad del Norte con maestría de la Georgian Technical University, José Soto, añade que el 63 % de la energía de Colombia proviene de energías renovables. Para este caso pone de ejemplo las hidroeléctricas.

Soto, quien trabaja en la iniciativa Gira Verde de la Uninorte, explica que hay otras acciones que, en el caso de los barranquilleros, pueden ayudar a mitigar el impacto ambiental.

“Se podría pensar en un mayor uso del transporte público. Algunas familias tienen hasta dos o tres carros para que cada uno de sus integrantes se movilice. Culturalmente es una manera de mostrar un cierto estatus, pero con esta acción se impacta el medioambiente”, apunta.

El uso de aires acondicionados en su máxima potencia también se ve reflejado en el consumo de energía.

Según Soto, muchas personas optan por calibrar la temperatura hasta los 16 ° y esto hace que el equipo trabaje a su máxima potencia, teniendo en cuenta que las temperaturas en tierra caliente son altas.

“Lo recomendable es poner el aire a 22 °. Eso, además impacta nuestra salud porque el cuerpo no se encuentra con un cambio abrupto de temperatura”.

Agua

Según el Fondo Mundial para el Medioambiente (WWF, por sus siglas en inglés), una llave que gotea puede desperdiciar hasta 30 litros del preciado líquido al día, lo suficiente para regar un jardín o calmar la sed de 120 personas en La Guajira.

Esta organización recomienda acciones con el fin de reducir la huella hídrica. Por ejemplo, lavar en lavadora con carga completa, al hacerlo ahorrará de 2.500 a 2.800 litros de agua al mes.

Al ducharse en regadera puede consumir cerca de 11 litros de agua, para ello se recomienda que mientras se está enjabonando cierre la llave.  

Biodegradables

Angélica Betancourt, administradora de empresas y gerente de Ecocosta, también hace un llamado frente al consumo indiscriminado de plásticos de un solo uso. Para ella estos productos son muy dañinos para el medioambiente porque pueden tardar entre 100 y 300 años para biodegradarse.

Una de las alternativas que propone Betancourt desde su organización es el uso de productos desechables biodegradables.

Según explica, la ventaja que ofrece este tipo de elementos es que vuelven a su origen, es decir, la tierra, por el hecho de estar fabricados con materiales naturales como la caña.

Reciclar

En Colombia está estipulada una nueva normativa para clasificar los desperdicios. La ingeniera ambiental Diana Páez invita a utilizar las canecas negra, blanca y verde. La experta hace un especial énfasis en el desecho de los tapabocas e invita a que en caso de no contar con canecas negras identificar en una bolsa que ahí se encuentra residuo biológico para evitar que quienes recogen la basura estén expuestos a contagiarse con covid-19.

La experta indica que este tipo de acciones pueden contribuir a una mejor identificación para que estos elementos vayan a desechos sanitarios regulados y no terminen en el mar donde afectan la fauna y flora de los ecosistemas marinos. “Pensemos también en que con el paso de los años estos residuos se convierten en microplástico que es consumido por un pez que puede llegar a cualquiera de nuestras mesas y nosotros terminamos víctimas de nuestro propio actuar”.

Uso de internet

Un estudio realizado por Cumulus Media reveló que en el mundo se envían 38 millones de mensajes de Whatsapp por minuto, se visualizan 266 mil horas de Netflix y 4,3 millones de videos son vistos en Youtube.

Esto es considerado un “crecimiento explosivo del consumo digital” por la organización medioambiental Greenpeace.

De acuerdo con Cristian Julian Díaz, decano de Ingeniería y Ciencias Básicas de Área Andina, “cada vez que se navega en Internet o se usan aplicaciones móviles, se genera un flujo masivo de bytes, que al ser conducidos a la nube generan esfuerzos de refrigeración en los equipos”, es decir, estos producen dióxido de carbono.

Ante esto, Greenpeace afirma que la huella de carbono que producen las TIC equivale al 3,7 % de lo que se genera a nivel mundial.

Según Website Carbon Calculator, un portal web que recibe 10 mil visitas puede generar 211 kg de dióxido de carbono.

Arroyos de basura

Hasta el 20 de abril se removieron 2.200 toneladas de basura de los arroyos de Barranquilla, según la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI). El reiterativo llamado ciudadano es el de no arrojar basuras a los afluentes de agua porque estas terminarán contaminando ríos y mares.

Datos para reflexionar
  • De acuerdo con el Fondo Mundial Para el Medioambiente, para fabricar un jean se necesitan 8 mil litros de agua.
  • Cada 60 segundos se arroja al mar el equivalente a un camión lleno de plástico.
  • Con el alimento que se desperdicia anualmente en América Latina y el Caribe se podría alimentar a 30 millones de personas.
  • Según cifras del Departamento Nacional de Planeación, cada año se desperdician en Colombia 9,7 millones de toneladas de alimentos, casi el 34 % de la producción total.
  • El programa para el medioambiente de la ONU estima que del 8 % al 10 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están asociadas con alimentos que no se consumen.
  • El Informe Brecha de Emisiones 2020 concluye que a pesar de que el año pasado hubo una leve caída en las emisiones de dióxido de carbono, debido a la pandemia, el mundo todavía se dirige a un aumento de temperatura de más de 3 °C este siglo.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.