El Heraldo
Cortesía
La Guajira

La reserva privada que permitió el regreso del jaguar a La Guajira

Fueron 50 años durante los cuales no se pudo observar este animal y ahora hay nueve de ellos, así como otras 350 especies de flora y fauna en esta área protegida.

Tigrillos, mapaches, guacamayas, nutrias y jaguares son algunos de los animales que viven y se han detectado en la reserva privada de la sociedad civil llamada Aguas Blancas –Santa Helena – Mushaisa, que está entre los municipios de Albania y Hatonuevo, en La Guajira.

Son 1.950 hectáreas de bosque en los que también hay árboles como el puy, el guayacán de bola y el quebracho.

Esta área protegida se encuentra en los predios de Cerrejón y fue registrada por la empresa junto a Parques Nacionales, la cual se suma al sistema de áreas protegidas que ayudan a la conservación y a la protección de los ecosistemas.

Luis Madriñán, gerente de Gestión Ambiental de la carbonífera, afirmó que la declaratoria de esta gran reserva aportará a la protección y preservación de este ecosistema estratégico y amenazado de la región, entrando a fortalecer la estructura ecológica principal y a nutrir las más de 60.000 hectáreas de áreas protegidas en la región.

“Con la implementación de este tipo de acciones, la empresa continúa contribuyendo a la conformación del corredor biológico Wüin Manna, una iniciativa con la que la empresa busca restaurar y proteger más de 25.000 hectáreas de bosque seco tropical. Al tiempo que busca mejorar la biodiversidad de la región, permitiendo la protección de especies de flora en veda y de fauna en estado de amenaza”, indicó.

El jaguar regresó después de 50 años

Precisamente en este corredor biológico, que está entre la Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta, se ha conservado un hogar de paso para el tránsito de especies amenazadas, como el jaguar, el cual no se avistaba desde hace más de 50 años en La Guajira y que gracias a la protección del bosque seco tropical ya se ha evidenciado su presencia.

Son en total unas 350 especies de flora y fauna las que se han identificado en esta reserva privada, que está en una zona que ya había sido explotada.

Cerrejón afirma que han sido identificados al menos nueve jaguares alrededor de la ronda del río Ranchería, dentro del área minera, los cuales transitan por el corredor de biodiversidad. El hábitat de los felinos son las cuencas de los arroyos Tabaco, Cerrejón, Bruno y Aguas Blancas, que según la multinacional son objeto de actividades de protección y conservación.

“El jaguar regresó a La Guajira tras 50 años después de su último avistamiento y su importancia radica en que es una especie sombrilla, clave para el equilibrio de los ecosistemas, ya que con su presencia contribuye a mantener las condiciones adecuadas para que las diferentes especies tengan refugio, agua, alimentación y un espacio para su tránsito”, afirma Madriñán.

“Las diferentes iniciativas desarrolladas para la protección del felino más grande de América involucran a las comunidades vecinas, con el establecimiento de acuerdos de conservación, el manejo del conflicto humano felino, la siembra y cosecha de agua y la reforestación de áreas claves, entre otras. Esto permite que los esfuerzos dirigidos a su conservación apoyen el desarrollo sostenible de las comunidades”, anotó el funcionario.

Precisa que durante los últimos cinco años se han identificado además 35 pumas, más de 60 ocelotes, así como alrededor de 600 especies entre aves, mamíferos, anfibios y reptiles, los cuales demuestran con su presencia el buen estado de los bosques alrededor y dentro de las operaciones. 

Se están salvando especies en vías de extinción

Cerrejón afirma que con la declaratoria de la reserva privada aporta un 9% de la meta que tiene el Estado colombiano de restaurar 260.000 hectáreas de bosque seco tropical en los próximos 10 años, y se contribuye a la protección de especies amenazadas y en peligro de extinción como el guayacán de bola, ébano, perehuetano, ollita de mono, carreto y garcero y otras de fauna como la guacamaya verde, el cardenal guajiro, la nutria y el venado cola blanca.

“El fortalecimiento del corredor en áreas internas y aledañas a la mina se realiza de la mano de comunidades vecinas, las cuales han sido capacitadas para la creación de viveros comunitarios y la producción de plántulas, así como realizar sus actividades productivas de forma sostenible”, explica el gerente de Gestión Ambiental.

Pedro Orlando Molano, director de Parques Naturales Nacionales, explicó que estas áreas ya se encuentran en una etapa de maduración y agregó que “desde Parques Nacionales celebramos esta declaratoria que va sumando y además saber que Cerrejón va a seguir trabajando para declarar otro porcentaje muy importante”.

Gran parte de la reserva privada está en el municipio de Hatonuevo, cuyo alcalde, Luis Arturo Palmezano, manifestó que “esta iniciativa tiene una característica singular porque está rescatando la importancia que tenemos que darle todos al medio ambiente y a enfocar la mirada más allá. Los guajiros estamos llamados, sobre todo jóvenes, a visionar otro tipo de estabilidad económica a futuro. Temas como el turismo ecológico, el avistamiento de aves, estas son nuevas formas que se impulsan con estas iniciativas ambientales”.

En la reserva se trabaja para mantener la integridad de los tigrillos. Cortesía

Por su parte, el director de Corpoguajira, Samuel Lanao Robles, quien destacó la declaratoria de esta zona de aproximadamente 2.000 hectáreas, expresó que “la reserva generará impactos significativos, teniendo en cuenta que aportará a la preservación y restauración natural de una importante área de bosque seco tropical y a la protección de la biodiversidad presente en este sector de nuestro territorio”.

Adicionalmente, indicó que desde la autoridad ambiental se adelantan acciones para la constitución de seis nuevas áreas protegidas de carácter regional, las cuales se sumarían a las diez que ya han sido declaradas por la corporación.

Lanao precisó que ya son 311 mil las hectáreas de áreas protegidas en el departamento, lo que representa el 15 % del área total. Agregó que “el bosque seco tropical que está bastante amenazado va a ser objeto de conservación a través de esta reserva de la sociedad civil, por ello, felicito a Cerrejón por este importante logro a favor de la protección y conservación de los recursos naturales dentro del departamento de La Guajira”.

Luis Madriñán, gerente de Gestión Ambiental de Cerrejón, manifestó: “Estamos comprometidos con desarrollar nuestras operaciones de forma armónica con el medio ambiente y lo hemos confirmado interactuando con diferentes ecosistemas responsablemente tanto en La Mina como en Puerto Bolívar”.

Agregó que, durante los últimos 30 años, se ha contribuido a la declaratoria de más de 60.000 hectáreas de áreas protegidas en alianza con Conservación Internacional, la Fundación Herencia Ambiental Caribe y Corpoguajira, que incluyen la Reserva Forestal Protectora de Montes de Oca y el DMI cuenca baja del río Ranchería y delta del río Ranchería, con lo que se busca asegurar la preservación de estos ecosistemas.

“Un claro ejemplo de ello es la interacción que han tenido Puerto Bolívar, el puerto desde donde hemos exportado cerca de 600 millones de toneladas de carbón, y el Parque Nacional Natural Bahía Portete, declarado en 2014 con el apoyo de Cerrejón, convirtiéndose en un ejemplo de cómo la actividad industrial y comercial y la conservación medio ambiental pueden ir de la mano”, señaló.

Cerrejón informó a EL HERALDO que, en los siguientes cuatro años, tiene como plan declarar al menos otras dos reservas forestales, lo que incrementará en extensión al menos 3.000 hectáreas más de las ya existentes, y que estas declaratorias van en línea con todas las demás acciones ambientales que se enmarcan en el Plan de Manejo Ambiental y en la estrategia de cierre y entrega de operaciones.

¿Qué es una reserva natural de la sociedad civil?

Según Parques Nacionales, una reserva natural de la sociedad civil es “parte o todo del área de un inmueble que conserve una muestra de un ecosistema natural y sea manejado bajo los principios de sustentabilidad en el uso de los recursos naturales y que por la voluntad de su propietario se destina para su uso sostenible, preservación o restauración con vocación de largo plazo”.

Corresponde a la iniciativa del propietario del predio, de manera libre, voluntaria y autónoma, destinar la totalidad o parte de su inmueble como reserva natural de la sociedad civil.

La regulación de esta categoría corresponde en su integridad a lo dispuesto por él.

Cualquier persona natural o jurídica, propietaria de un predio que tenga interés en conservar una muestra de uno o varios ecosistemas naturales y al mismo tiempo desarrollar actividades de producción sostenible de bajo impacto ambiental y amigables con la biodiversidad.

En la reserva trabajan diferentes comunidades con el objetivo de que el territorio sea rico en fauna y flora. Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.