El Heraldo
La víctima señala a Said Nieto como responsable. Cortesía
Judicial

Mónica busca justicia después de sobrevivir a intento de feminicidio

La mujer de 25 años, que denunció haber sido agredida por el padre de su hija, aseguró que las autoridades le han ofrecido ayuda y protección.

A Mónica Patricia Ojeda Pabón le tuvieron que quitar el espejo de su habitación, pues cada vez que estaba frente a él, lloraba. En diálogo con EL HERALDO contó que las heridas que le dejó la brutal agresión por parte de Said Nieto Yepez no han sanado y, por eso, a sus 25 años, no quiere mirarse a la cara.

Aun así, lo que más le duele a Mónica es el estado en el que se encuentra su hija de siete años, quien tuvo que ver cómo su papá intentaba asesinar a su madre, e incluso resultó agredida al interponerse en el intento de feminicidio que se registró el pasado martes 25 de agosto en la vivienda de la madre del victimario, ubicada en el barrio Las Cometas, de Soledad.

“La niña tiene tres días que no duerme, se levanta llorando en las noches y me dice que tiene miedo de que su papá llegue”, aseguró Mónica.

Ese día, Mónica se convirtió en una de las más de 15.960 mujeres que según Medicina Legal reportaron, entre enero y julio, haber sido víctimas de violencia por parte de compañeros y excompañeros sentimentales.

Por eso, ella también tiene miedo, pues no sabe si los rumores de que quedó libre tras la agresión son ciertos y duda de que la decisión de terminar la relación de más de 10 años pueda lograr brindarle la tranquilidad que buscaba cuando se separó de Nieto Yepez hace seis meses.

“Antes de separarme, él me agredió físicamente. No logró marcarme la cara en ese momento, pero sí me golpeó. No presenté cargos porque dije: me voy y ya no quiero saber más nada de esa relación; sin embargo, cuando me vio tranquila, feliz y plena, me fue a buscar y me intentó matar”, aseguró.

Esa no era la primera vez que él le pegaba. De hecho, dijo Mónica, si bien en los primeros cinco años de relación no hubo violencia física, las agresiones verbales y psicológicas eran reiteradas.

“En esa época él venía y me apuntaba con armas de esas hechizas, cargadas, y me amenazaba. Fue después, en los últimos años, que comenzó a maltratarme físicamente”, recordó.

Aseguró que en 2018, cuando descubrió una infidelidad de Said Nieto, lo confrontó, no contando con que la reacción de este sería darle un puñetazo en el ojo hasta dejarlo morado. Entonces, Mónica lo denunció, pero no trascendió su caso.

“Cuando fui a Medicina Legal este miércoles me dijeron que ya yo lo había denunciado, que por qué no hicieron nada. Es verdad, yo hasta tengo ese papel guardado porque pensaba que en algún momento me iba a servir porque él me iba a volver a agredir. Parece que estaba en lo correcto, pero mira lo que tuvo que pasar para que me ayudaran”, dijo.

Mónica Ojeda recibió heridas en el rostro.

Mónica explicó que en ese entonces no se había separado completamente de Said Nieto porque temía a las noticias que contaban “que los padrastros hacían de todo con las niñas”. Quería proteger a su pequeña, por encima de sí misma.

Dos años más tarde, Mónica se llenó de valentía y tomó la decisión de volver a casa de su mamá, en el barrio El Bosque de Barranquilla. Desde marzo pasado no tuvo noticias del papá de su hija, mucho menos ayuda para su sostenimiento, pero recordaba las amenazas que él le había hecho. Entonces, aseguró a este medio, cuando él se enteró que tenía a alguien la buscó.

Llueven ayudas

Luego de que EL HERALDO publicara la denuncia de Mónica, contó, varias fundaciones y dependencias estatales la contactaron para ofrecerle ayuda en su caso.

“Hay una fundación que me está colaborando con los medicamentos y con la obtención de la custodia total de la niña, porque yo no quiero que haya ningún vínculo con esa persona”, aseguró, indicando que durante los seis meses previos a la agresión el padre de su hija solo se reportó para “mortificarle la vida”.

Él me decía que me iba a matar, que iba a hacer todo lo posible por quitarme a la niña y me mataría. Llegó hasta el Bienestar Familiar diciendo muchas cosas que no tenían sentido (...) porque yo he sido una buena madre y responsable con mi hija”, recalcó.

Mónica indicó que también había llegado hasta su casa la Policía Metropolitana de Barranquilla asegurándole que le brindarían protección. Le dieron una tarjeta con números de contacto para que se comunicara si Nieto Yepez o alguno de sus allegados se acercaba a su vivienda.

“De todas maneras yo estoy tratando de asimilar esto, porque incluso tengo la autoestima bajita (...) También me tocó pedir ayuda psicológica para mi hija porque ella no está bien, cada vez que me ve las heridas llora y se acuerda de lo que pasó”.

En medio de todo, Mónica se pregunta: “¿Por qué tuvo que pasar todo esto para que me prestaran atención, para poder darse cuenta de que esto sí era grave?”, recordando aquel primer puñetazo que denunció.

“Más que ayuda, yo lo que quiero es que de verdad lo condenen, que yo sepa que de verdad está pagando por tanto daño que me ha causado”, sentenció.

Ahora, Mónica está a la espera de una cirugía que le deben realizar en el rostro debido a que uno de los golpes que le hizo Nieto Yepez con una piedra alcanzó a fracturarle el hueso.

“Me siento bastante mal, pensando todas las noches en ese momento. No puedo olvidarme de eso tan fácil, por más que quiera, no puedo”, lamentó Mónica.

El 25 de noviembre de 2019, en el marco del Paro Nacional, barranquilleras hicieron un plantón en contra de la violencia contra la mujer en el país.

Homicidio no, se dice feminicidio

Tras conocer sobre la dura experiencia que ha tenido que vivir Mónica Ojeda, la filósofa e investigadora del grupo Mujer, Género y Cultura de la Uniatlántico Dayana De la Rosa Carbonell se refirió al caso asegurando que es importante que desde ya se utilice el lenguaje correcto para garantizar justicia para la víctima: “Más que intento de homicidio, es un intento de feminicidio”, indicó.

Según la docente experta en temas de género, este caso llevaría esa etiqueta debido a que la brutal agresión, según la denuncia de la víctima, estuvo motivada por una presunta oposición del victimario a la decisión de Mónica sobre su situación sentimental.

El feminicidio, como tipo penal, aparece descrito en el artículo 104ª  del Código Penal, por lo que, según explicó la profesora Dayana, tendría una sanción mayor a la del homicidio.

“La actuación está claramente tipificada y por intento de feminicidio pueden darle hasta 20 años”, puntualizó.

Por otro lado, la Fiscalía General de la Nación explicó a EL HERALDO que el más claro índice de que un crimen o agresión se tipifica dentro del feminicidio es cuando la víctima y el agresor tienen o han tenido una relación familiar, íntima o de convivencia, por lo que generalmente hay un ciclo de violencia física, sexual, psicológica o patrimonial que antecede el crimen.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.