El Heraldo
Las mujeres son las principales víctimas en delitos como el ciberacoso, la sextorsión y violencia sexual en línea.
123RF
Judicial

De la pandemia, el sexting, el machismo y otros demonios

Durante el confinamiento se ha aumentado en un 38% la violencia sexual en línea contra las mujeres. 

Laura* se arregló. Se puso el mejor conjunto de ropa interior que encontró en su armario, se maquilló, se peinó y se dispuso a complacer a su pareja con aquella foto “sexy” que hace varios días le venía pidiendo.

A los 15 minutos la foto de Laura estaba en el grupo de cuatro amigos cercanos de su pareja, dos minutos más tarde uno de sus amigos se lo reenvió a otros amigos y a la media hora esa imagen íntima se encontraba en un grupo de 18.000 personas llamado ‘Babados Killa’, en el que comparten pornografía comercial, contenido sexual no autorizado tanto de mayores como de menores de edad.

Una realidad aún peor que la de haber sido víctima de la distribución no consensuada de su contenido íntimo en línea llegó a la vida de Laura.

Enfrentarse a una sociedad de origen patriarcal en la que frases como “para que envía esas fotos” y “eso le pasa por andar de regalada” son la justificación de hombres y mujeres para, consciente o inconscientemente, avalar conductas sexistas que siguen ampliando la brecha de la desigualdad de género.

Es una realidad

La covid-19 se está convirtiendo también en una pandemia de violencia contra las mujeres. En todos los países se han registrado tasas más elevadas de violencia doméstica.

Según registros de la ONU, por cada tres meses que continúe el confinamiento habrá 15 millones de casos adicionales de violencia de género en todo el mundo y las cifras de violencia de género en línea no son menos vergonzosas.

Los datos revelados por ONU mujeres alertan que las múltiples formas de ciberabuso y violencia en línea han incrementado durante la crisis de la covid-19 casi a la par del aumento de la violencia doméstica.

Asimismo, la organización ‘Glitch UK’, dedicada a la generación de consciencia sobre el abuso en línea, informó que la violencia de género por este medio ha aumentado en un 38 % durante la pandemia.

Practicar sexting se ha convertido en un riesgo para las mujeres. 123RF

Estas cifras revelan, según esa organización,  “que el mundo ha normalizado prácticas como la distribución no consensuada de imágenes íntimas, los actos de sextorsión, ciberhostigamiento, ciberacoso, violencia sexual en línea y explotación sexual facilitada por las TIC en contra de mujeres y niñas”.

El informe “La ciberseguridad de las mujeres durante la pandemia de la covid-19” publicado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) menciona que “el incremento en este ciberdelito ha sido consecuencia de una combinación de factores, entre los que pueden destacarse las medidas de distanciamiento físico y la necesidad de mantener cercanía con otras personas utilizando las herramientas virtuales para prácticas inseguras de sexting”.

En este se destaca, además, que existe una desigualdad de género en el marco de los delitos sexuales digitales.

“Se ha comprobado que este ataque, cuyos índices han aumentado de forma significativa durante la pandemia, tiene un importante componente de género enfocándose preponderantemente en mujeres, jóvenes y niñas, dado que la difusión pública de imágenes íntimas tiene mayores consecuencias para ellas ante las normas y estereotipos de género en torno al control de la sexualidad femenina”.

Asimismo, la Fundación ‘World Wide Web’ considera que “la violación de los derechos a los datos personales de las mujeres puede tener un impacto exagerado en sus otros derechos humanos, como la libertad de expresión, reunión y seguridad física y psicológica”.

Frente a esto,  Linda Patiño, analista digital y escritora de tecnología, asegura que “durante la pandemia, muchas de nuestras conductas análogas se trasladaron a lo virtual. Incluyendo la sexualidad. Bien se trate de imágenes íntimas compartidas sin nuestro consentimiento o de la publicación de visualización de páginas de porno, por la misma sociedad machista las mujeres tenemos mayores probabilidades de ser despedidas de un trabajo, sacadas de nuestros hogares o repudiadas por nuestras conductas sexuales”.

No es delito practicar el sexting

La nueva realidad ha exigido un cambio y una adaptación hacia lo digital, incluyendo la sexualidad, practicar sexting no es un delito, el delito es la divulgación de ese contenido.

En una sociedad donde el hombre sigue mirando a la mujer como un objeto de su propio placer y no como un ser humano que merece respeto en su intimidad toca recurrir a recomendaciones para poder practicar hábitos sexuales en línea, minimizando los riesgos de posibles filtraciones.

La analista digital Linda Patiño mencionó a EL HERALDO algunas pautas para la sexualidad virtual segura.

“Existen pautas para tener sexting seguro en tiempos de pandemia. Recomendaciones como cubrir cicatrices o tatuajes, utilizar accesorios que cubran el rostro o evitar fondos que muestren tu habitación u hogar es una buena práctica”.

“También hay que poner en conocimiento que existen aplicaciones como Obscura Cam (que distorsiona fondos) y los chats secretos de aplicaciones como Telegram o mensajes fugaces de Instagram y Snapchat, que se autodestruyen y te avisan si alguien ha hecho captura de pantalla, estos pueden ayudar a reducir el riesgo de filtración del contenido”.

¿Qué debo hacer si soy víctima de algún delito sexual en línea?

Delitos como la sextorsión, ciberhostigamiento, ciberacoso, violencia sexual en línea y la explotación sexual cobran cada vez más relevancia en la sociedad debido a la migración digital que nos ha tocado hacer por la pandemia de la covid-19.

En caso de recibir ataques, acude a los mecanismos de denuncia de las redes sociales (bloqueo, reporte, denuncia) y también genera copias de los archivos (fotos o videos) que puedan ayudarte a instaurar denuncias ante las autoridades.

En Colombia, el centro cibernético de la Policía Nacional recibe denuncias como suplantación, sextorsión, entre otro tipo de violencias digitales.

Asimismo, a través de la línea nacional 155 pueden encontrar apoyo psicológico para denunciar agresiones físicas o virtuales y buscar asesoría para su bienestar.

En lo que respecta a delitos sexuales en línea contra menores de edad, el Ministerio de las Tecnologías para la Información y las Comunicaciones habilitó el espacio digital teprotejo.org, el cual se enfoca en la prevención contra delitos informáticos y recibe  denuncias sobre pornografía infantil y otros delitos contra menores.

El mayor general Julio César González Bedoya, comandante de la Regional Número 8 de la Policía, informó a este medio de comunicación que incluso hay una inequidad de género en las cifras en todo tipo de delitos digitales.

“Durante la vigencia 2020, del total de delitos informáticos registrados se detectó que un 57 % de las víctimas fueron mujeres (26.713 denuncias)”, destacó el mayor general.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • extorsion
  • Fotos íntimas
  • chantaje
  • machismo
  • mujeres
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.