El Heraldo
José Alejandro Roca asegura que le gusta dedicar parte de su tiempo libre a crear.
Ana María Rincón
Invitados

La ‘ofrenda’ de José Alejandro Roca en el diseño

El ingeniero de Diseño de Producto creó una alcancía en honor a los Muiscas. Esta fue galardonada por la competencia internacional A’ Design Award.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

José Alejandro Roca no niega sus raíces. Con un tono de voz firme dice que nació en México, pero ocho años después migró con sus padres hacia Colombia. Su primaria y bachillerato los realizó entre Barranquilla y Santa Marta, mientras que su formación profesional en Ingeniería de Diseño de Producto se dio en Medellín.

Luego obtuvo el título como especialista en Gerencia de Diseño de Productos y posteriormente aterrizó en Italia, donde llevó a cabo una maestría de doble titulación en Diseño de Interiores y en Diseño de Producto. A su vez decidió quedarse en el territorio italiano para trabajar durante un año y medio en un estudio japonés, donde pudo desenvolverse como diseñador. Después de ese periodo regresó a Medellín, donde tuvo la oportunidad de sumarse a un proyecto de algunos de sus compañeros de universidad, que consistía en la representación gráfica. “Principalmente se realizaban las imágenes para los proyectos arquitectónicos y de interiorismo, así como algunos temas más publicitarios como, por ejemplo, páginas web”.

Paralelo a esto se dedicó a ser profesor de las materias proyecto 1, Dibujo para la creación y Modelación 3D, en el Departamento de Ingeniería de Diseño de la Universidad EAFIT. En medio de sus ocupaciones, y durante su tiempo libre, le apuntó a diseñar, bajo su nombre propio, objetos de diseño para el hogar, respondiendo a una necesidad personal.

“En el proceso me di cuenta que todo lo que hacía podía llegar a ser comercializado y así lo hice. Dentro de las propuestas que he desarrollado han estado luminarias y objetos para el hogar (...) Cada vez que creo cualquier objeto pienso primero en que un buen diseño no es el que funciona y ya, sino que es aquel que da gusto usar. Además está la conexión que se puede generar con el objeto, así que la mejor forma de relacionarnos es contando una historia alrededor de este”.

En 2019 —manifiesta— surgió en él la idea de crear una alcancía, a partir de una necesidad propia.

“Cuando salía a la calle me entregaban muchas monedas, así que cada vez que llegaba a la casa las guardaba en un botella de vidrio de leche, pero esta se llenaba muy rápido. Después me fui por el lado de los tarros metálicos de café, pero me empecé a llenar de muchos objetos, así que me dediqué a buscar alcancías que me sirvieran, pero encontré que eran objetos que uno quería mantener ocultos y a partir de ahí pensé en que deseaba una alcancía que no solo guardara monedas, sino que también me gustara visualmente”.

Su idea trascendió a tal punto de convencerse a sí mismo de lograr una alcancía que se convirtiera en un objeto de exhibición y que se integrara con la decoración del hogar. Fue así como en este punto le dio paso a la búsqueda de referentes para desarrollar el producto final.

En el proceso no solo analizó lo local, sino que también buscó en el mercado internacional, encontrándose cara a cara con el cuestionamiento: ¿por qué buscar inspiración en el extranjero y no en lo nuestro?

“Al enfocar mi diseño a la inspiración colombiana pasé a indagar qué era lo que podía tomar como referente. Pensaba en que este país era muy diverso, con las culturas de sus regiones muy marcadas, pero luego dije que tenía que encontrar algo que nos integrara como comunidad y ahí fue que encontré a la comunidad de los Muiscas, que existió a lo largo y ancho del país. En ellos descubrí la leyenda El Dorado, que cuenta la historia en que estos indígenas, en una noche específica del año, realizaban un ritual, por medio del cual bañaban de oro a su cacique y lo montaban en una balsa llena de riquezas que se dirigía hacia el centro de la laguna de Guatavita, donde arrojaban las riquezas como forma de ofrenda a los dioses para pedirles bienestar para su comunidad”.

Así lucen las alcancías TAMSA: con una base en cerámica de La Chamba y una tapa en acero con pintura de poliuretano. TÓTEM

A partir de ahí —cuenta José— surgió la inspiración de TAMSA (que en chibcha significa ofrenda), una alcancía que reúne la idea de “arrojar un poco de las riquezas en un espacio o recipiente, con la intención de asegurar un bienestar”.

Después halló la cerámica de La Chamba para elaborar la base, que es netamente artesanal, con elementos de la técnica orfebre de la filigrana. Para la tapa dorada encontró el acero con la pintura de poliuretano, que hace alusión a los platos que son usados para buscar oro en los lechos de los ríos, pero que conceptualmente se relaciona con la forma de juntar las manos cuando se va a realizar una ofrenda. Adicionalmente, cuenta con imanes de neodimio que generan la atracción suficiente entre el plato y la base para evitar que se deslice. En cuanto a sus dimensiones explica que en total cuenta con un diámetro máximo de 25 cm, mientras que de altura tiene alrededor de 10 cm.

Agrega que a finales del año pasado lanzaron la primera producción y hoy día sacan, cada vez que producen, cerca de 30 alcancías que son comercializadas en dos tiendas físicas, situadas en Medellín, y también a través de sus redes sociales, realizando envíos nacionales. También ha logrado llegar a otros países como Francia, España y México.

“Constantemente me dedico a preguntarle a la gente sobre qué opinan del diseño de la alcancía y en ese proceso me di cuenta que empezaron a llegarme comentarios muy positivos, lo que me motivó a participar en la competencia A' Design Award, desarrollada en Italia, en la categoría de diseño de muebles, artículos decorativos y artículos para el hogar. Para mi sorpresa, la alcancía fue galardonada con el premio Bronce, y fue muy gratificante porque una comunidad internacional le estaba dando reconocimiento a algo que estaba haciendo. A raíz de esto se vino la publicación de la revista de diseño, arquitectura y decoración, Axxis, que la destacó como la alcancía colombiana reconocida mundialmente gracias a su diseño”.

En el tintero suele tener varios diseños, así que, por ejemplo, actualmente se encuentra en el “desarrollo de producción” de una lámpara para una mesa de noche pequeña que, al buscarla en el mercado, pudo darse cuenta que no había alguna que cumpliera esa necesidad.

“Esta lámpara está pensada para ofrecer una correcta iluminación sin que canse la vista. Al mismo tiempo va tener una base muy estrecha, con una campana ancha para poder brindar la luz de una manera más uniforme. Está inspirada principalmente en las cometas. Pronto saldrá al mercado”.

José dice que en su tiempo de esparcimiento se mantiene ocupado pensando en nuevos diseños y en salir a dar una caminata para reflexionar sobre alguna idea que le surja. También dibuja con frecuencia y le gusta escuchar música y ver series de televisión.

Elaboración

José Alejandro Roca manifiesta que en la elaboración de las alcancías interviene un ceramista artesano en Caldas, (Antioquia) junto con otra empresa de  Medellín que fabrica los platos (tapa) y la compañía ZmK Diseño, que es la encargada de los acabados.

Cada vez que creo un objeto pienso en que un buen diseño no es el que funciona y ya, sino aquel que cuenta una historia
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.