El Heraldo
En la relación de pareja, aconsejan los expertos, es importante mantener las expresiones de afecto para sobrellevar mejor la pandemia.
Familia

El milagro de un beso en días aciagos

Cuando la humanidad hace un llamado al distanciamiento, tres parejas narran cómo han sobrellevado sus relaciones con responsabilidad.

“Bésame, bésame mucho
Que tengo miedo a perderte
Perderte después”. ‘
‘Bésame mucho’ , de Consuelo Velázquez.

Distanciamiento social y aislamiento preventivo, dos de las medidas impuestas por las autoridades para evitar el contagio por la covid-19. Pero, ¿cómo mantener la distancia con la pareja, cómo no darle un beso?

Si bien el coronavirus es el ‘enemigo’ letal que anda suelto, también hay otras enfermedades que afectan física y psicológicamente al ser humano a raíz del confinamiento.

Según Dinno Fernández, médico internista e infectólogo, la depresión y otros trastornos mentales generados debido al encierro pueden llevar al suicidio. Por eso es tan importante la compañía de los seres queridos y las muestras de afecto. 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional del Beso, que se celebró esta semana, el galeno afirma que esta muestra de afecto “es la mayor fuente de transmisión del virus”, por lo que hay que ser precavido a la hora de acercarse al familiar o a la pareja.

Sin embargo, es una forma de demostrar cariño que no debe perderse por la pandemia, ya que aviva el amor en las relaciones. 

Un estudio reciente ordenado por Profamilia y desarrollado por la Universidad de Gante (Bélgica) y el London School of Hygiene and Tropical Medicine, reveló los estragos causados por el coronavirus en las relaciones sentimentales de los colombianos.

Según la investigación, el 64 % de las personas que estaban en una relación tres meses antes de la pandemia terminaron durante la cuarentena. María Eugenia Sarmiento, psicóloga con magíster en psiconeuropsiquiatría, habló con EL HERALDO sobre esta situación. 

“Ya tenemos más de un año de estar en la pandemia y claro que sí, muchas relaciones se han visto afectadas, no solo porque la pareja está en otro lugar, sino por otros problemas de índole económico y familiar, razón por la cual es muy importante mantener el afecto, la comunicación, las expresiones de amor, el diálogo, el respeto y las muestras de cariño, para que cuando vengan los momentos difíciles esa relación se pueda sostener”. 

Autocuidado, unidad y autocrítica

El doctor Dinno Fernández también cuenta cómo ha vivido esta época con su familia, teniendo en cuenta que al ser médico internista e infectólogo está expuesto diariamente al contagio.

“Algunos médicos se tuvieron que distanciar con la familia porque tomaron esa decisión. Otros estuvimos un tiempo distanciados y después nos dimos cuenta que si nos cuidábamos el riesgo de infección para nuestra familia iba a ser bajo”, cuenta. 

Al principio del confinamiento (marzo 2020), cuando no había mucha información sobre el comportamiento del virus, el infectólogo se aisló por tres meses de su familia, pero después de conocer claramente los mecanismos de transmisión del virus, regresó con sus seres queridos. 

“Yo tengo todas las medidas y en mi familia no ha habido contagio. Con mi esposa y mis hijos comparto besos, es el claro ejemplo de que si la persona toma las medidas de prevención correctamente puede seguir normal con su relación”, expresó.

Por eso, el especialista invita al autocuidado y a hacerse una autoevaluación de riesgos para poder seguir compartiendo con la pareja y la familia en general. 

“¿Cómo tú les dices a los novios que no se besen? Ahí lo que hay que hacer es la evaluación de riesgos. Por ejemplo, si el novio vive en otra casa y salió solo a una fiesta, estuvo sin tapabocas, eso es un riesgo. En ese caso, él debería ser consciente y no correr al día siguiente a darle besos a la novia, tendría que tener un aislamiento preventivo para ver si desarrolla síntomas en al menos esos 10 días. Es una recomendación general para que cada persona tenga conciencia”, finalizó.  

Amor virtual en pandemia

Si para algunas parejas es difícil sostener su relación estando presentes en el mismo lugar, para los que se encuentran a miles de kilómetros de distancia el reto es mayor. 

La fuente a la que llamaremos Adriana*, para no revelar su verdadera identidad, como ella lo pidió, cuenta cómo se enamoró en medio del confinamiento en Colombia, en el 2020, a través de una página de citas. 

“Nos conocimos en una página para solteros de Latinoamérica. Al principio de la relación (julio de 2020) nos hicimos amigos y hablábamos a diario, dependiendo del trabajo y de nuestros horarios. Compartíamos momentos cotidianos del día a día todo el tiempo con cámara. Me cayó bien desde el principio”, expresó. 

Él en Perú y ella en Colombia. La distancia no fue un impedimento para enamorarse, pero Adriana* tiene claro que tener una relación de lejos “no es lo óptimo, pues uno pensaría que es hasta riesgoso”. Sin embargo, siguió conociéndolo y en diciembre él viajó a Barranquilla para verla por primera vez.

“Él viajó para conocernos y luego nos devolvimos a su ciudad. Conocí a su familia y él a la mía. Creo que a mi edad (52 años) uno busca compañía, poder compartir y vivir cada momento, y por supuesto lograr eventualmente vivir al lado de esa persona”, afirmó.

En la actualidad, Adriana* se encuentra en Perú, pero sabe que debe regresar a su ciudad y no le teme a la distancia, pues “la tecnología ayuda a mantener viva esa llama y, sobre todo, la comunicación”. 

En la misma ciudad, tan cerca y tan lejos

Katherine Domínguez y Donaldo Reales son novios hace cinco años. Su amistad viene desde el colegio y al inicio de la universidad se “ennoviaron”.

Ambos afirman que la pandemia “los separó físicamente” y adaptar su relación a la “nueva normalidad” ha sido “muy difícil”. Acostumbrarse a no verse como lo hacían anteriormente los ha llevado a “reafirmar” su noviazgo y han acogido esta época como un obstáculo por superar.

“En promedio nos veíamos de tres a cuatro veces por semana, dependiendo de las fechas o las actividades que acordábamos realizar, y bueno, nos ha costado cambiar la rutina. No es lo mismo compartir en forma presencial que a distancia, pero gracias a la tecnología podemos vernos todos los días y sentirnos un poco más cerca, a pesar de las restricciones”, expresó Reales.

La covid les tocó la puerta a los jóvenes de 24 años. A Donaldo le dio en diciembre y a Katherine en marzo de 2021. Un lapso de tiempo en el que tampoco se pudieron ver. 

“Ahora mismo, nuevamente con las medidas no nos podemos ver, ya que ambos trabajamos durante la semana. No tenemos la oportunidad de quedarnos en las casas del uno o el otro a dormir, ya que nuestros padres son muy estrictos y no nos permiten esto. Asimismo estuvimos en cuarentena porque nos contagiamos”, dijo Katherine a EL HERALDO. 

La pareja no se da un beso hace más de un mes, pero, según ellos, la distancia “debilita o fortalece las relaciones”. En su caso, los ha fortalecido, ya que “cuando hay amor los kilómetros no importan”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Relaciones
  • familias
  • amor
  • Pandemia
  • coronavirus
  • Covid -19
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.