Más contenidos

Entrevista

El Dominical | “No podemos declararnos culpables ni cobrar una indemnización”: Jorge Orlando Melo

El historiador, profesor universitario y escritor colombiano aceptó la ronda de preguntas de El Dominical sobre debates políticos y discusiones históricas. 

Jorge Orlando Melo ha dedicado más de la mitad de su vida a estudiar, investigar y reflexionar sobre historia. Ha sido director de la Biblioteca Luis Ángel Arango  (1994 –2005) y profesor en la Universidad Nacional, la Universidad del Valle y Duke Universit (1964 –1990). Es, además, autor de los libros Sobre historia y política, El establecimiento de la dominación española y Ensayos de historiografía colombiana, entre otros. 

¿Cuándo llegaron los primeros pobladores a Colombia?, ¿qué tan grande era la población indígena hacia 1500? y ¿qué lenguas se hablaban a la llegada de los españoles?, son algunas de las preguntas que resuelve en Historia mínima de Colombia (El Colegio de México, Turner). Si existen deudas o no por los abusos y la sangre derramada durante la Conquista española, eso lo resuelve –o intenta– en esta entrevista.

 

El historiador y escritor Jorge Orlando Melo.
El historiador y escritor Jorge Orlando Melo.

P. ¿Cuál cree usted que es la deuda, medio milenio después, de España por lo sucedido durante la Conquista?

R.

Estas deudas no son hereditarias. Los españoles hicieron violencia contra los indios, pero los españoles de hoy no tuvieron nada que ver. Tampoco tenemos deuda los hispanoamericanos de hoy: descendientes del conquistador español, de la indígena americana y de los esclavos africanos traídos a la fuerza. No podemos declararnos culpables ni cobrar una indemnización. Esos son debates políticos y no discusiones históricas. Lo que hay que hacer es estudiar bien la conquista y ver cómo se justificó y qué influencia tuvo sobre la cultura americana: de ella surgió una cultura que da valor a lo español e ignora lo indígena, y una sociedad muy jerárquica. 

Le puede interesar: El Dominical | López Obrador no desvaría

“En México existían sociedades indígenas muy jerarquizadas y complejas y los indios se aliaron a los españoles, para resolver sus guerras internas. 

En Colombia esto ocurrió poco: algunos caciques o algunas indígenas, como la india catalina, se unieron a los españoles. Los indios se sometieron a la fuerza, aunque a veces ayudaran. La revolución mexicana dio mucha tierra a los indios, pero los dejó sometidos. En Colombia las tierras indígenas fueron pocas y las autoridades españolas, con el apoyo de los criollos, se las quitaron en gran parte en el siglo XVIII. Y esto se siguió haciendo en el siglo XIX. Pero en 1987, el gobierno de Barco le dió a los indios de algunas comunidades (no las más pobladas) casi el 20% de la tierra colombiana, sobre todo en Amazonia. Y la constitución de 1991 reconoció el carácter multicultural de Colombia y el hecho de que este país conviven muchas naciones diferentes.

También puede leer: El Dominical | Los hombres y los dioses

P. ¿Cómo catalogar a los protagonistas de la Conquista? Es decir, ¿hay héroes y villanos, descubridores e invasores, vencidos y vencedores?

R.

Entre los conquistadores había bandidos y santos, gente violenta y legalista, buscadores de fortuna y de fama. Lo mismo debía ocurrir entre los indios. En Colombia de unos 5 millones de indígenas se pasó a menos de 1 millón en 100 años: la mayoría murieron por las enfermedades traídas involuntariamente, por la viruela o el sarampión, que llevaban siglos matando españoles y ya los habían hecho inmunes. 

“Y una parte pequeña murieron porque había capitanes que mandaban los perros a despedazar a los indios, o les quemaban las cosechas para que se murieran de hambre.

Es una historia terrible, pero que hay que estudiar para entender qué pasó y no para someter a nadie a un juicio que no tiene sentido. Y en esos desastres, unos defendían a los indios, decían que había que darles tierra, prohibirles tanto trabajo. Muchos pensaban que un indio muerto no servía para nada, no trabajaba, y que un indio sin tierras no producía la papita: eran defensores interesados. Y todo este desastre se hizo para salvar las almas de los pobres indios: Murieron millones para que algunos pudieran ir al cielo. ¿Le pedimos a Alejandro VI o a los papas de entonces perdón, por creer lo que todos creían en esa época?

P. ¿Qué lecturas o cómo tratar las distintas versiones de una historia común?

R.

Lo principal es, con evidencias, tratar de saber exactamente que pasó. Y nunca creer que uno es un juez que va a dictar sentencia: no hay manera de saber por qué hacían las cosas, qué les pasaba por la cabeza. Y lo más que puede hacerse es tratar de pensar qué explicaciones posibles tenían los hechos, pero sin seguridad.

P. Usted tiene ascendencia española, ¿hay algo por lo cual pediría perdón?

R.

Todo colombiano tiene ascendencia española, y de los pueblos sometidos de España (árabes y sefarditas), y viene de mujeres indígenas violadas o seducidas por los españoles: todos tenemos en los mitocondrios la marca genética de la india sometida. ¿A nombre de las mujeres que hay en mí pido perdón a los hombres que hay en mí y que las forzaron? ¿Y quién contesta? Estas son fantasías, especulaciones de políticos, para no resolver los problemas y reemplazar las soluciones con gestos. Lo que necesitamos hoy es acabar con los prejuicios raciales, la desigualdad radical, la falta de tierra de los indios, de oportunidades. Y no se mejora nada con gestos aparatosos, que se hacen para evitar dar soluciones y ganar «me gusta» en las redes sociales.

El descubrimiento del territorio colombiano y su explotación inicial: 1499-1550

 

Después del viaje de 1492 en el que Colón encontró la isla de Guananí, los españoles trataron de hallar una vía a China y Japón, siguiendo hacia el occidente. En 1497 Américo Vespucio, si creemos sus relatos, descubrió el continente americano en la costa venezolana, que Colón recorrió al poco tiempo, en 1498, cuando tocó tierras del istmo de Panamá. 

En 1499 una expedición encabezada por Alonso de Ojeda, antiguo compañero de Colón, partió de España y llegó a mediados de año a La Guajira: uno de sus compañeros, Juan de la Cosa, hizo en 1501 el mapa más antiguo en que aparece tierra colombiana. Ojeda llegó a la Isla de la Española (Santo Domingo) con oro y perlas, las primeras que pueden haberse obtenido en tierras de la actual Colombia. 

Aunque las expediciones de 1501 y 1502 no parecen haber sido muy violentas, en 1503, la reina Isabel, teniendo en cuenta que, por lo que decían reportes mentirosos, los indios de la región, a los que definió como «caribes», no se habían querido convertir, a pesar de que les «habían requerido [...1 que fuesen cristianos», autorizó que fueran capturados y vendidos como esclavos en las Antillas. Esto convirtió la costa atlántica colombiana, entre 1503 y 1509, en un espacio de esclavización y saqueo autorizado, en el que relaciones amistosas iniciales se convirtieron en guerra abierta. En 1503 los Guerra apresaron a un cacique y exigieron un cesto lleno de oro para liberarlo: poco después Cristóbal Guerra murió en combate con los indios. Juan de la Cosa, en 1504, apresó a cerca de 600 hombres en Cartagena y los mandó a España para su venta, aunque soltó algunos «por flacos o viejos». Al regreso de meses de hambre y dificultad en el Darién, De la Cosa y sus hombres, después de saquear varios pueblos, llegaron a Zamba, al norte de Cartagena, pero los indios habían abandonado el pueblo. Sin comida y hambrientos, los españoles «mataron un indio que tomaron, y asaron la asadura y la comieron, y pusieron a cocer mucha parte del indio en una grande olla, para llevar qué comer 
en el batel». 

*Fragmento del libro ‹Historia mínima de Colombia› de Jorge Orlando Melo (El Colegio de 
México, Turner). 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web