El Heraldo
Opinión

Vida privada e interés público

El periodismo debe seguir el principio general de no inmiscuirse en la vida privada de las personas. Pero sucede que a veces esa intimidad puede, por algún motivo, tener relevancia pública. Incluso en esta hipótesis, no todo vale.

La difusión, por La FM, de un video que recoge una conversación de alto contenido sexual entre el ex viceministro del Interior Carlos Ferro y un capitán de la Policía ha desatado una encendida polémica  acerca de los límites de la información y el derecho de los ciudadanos a la privacidad.

La divulgación de las imágenes, que constituyen una de las pruebas que la Procuraduría General ha remitido a la Fiscalía para que investigue una supuesta red de prostitución homosexual en la Policía, no solo condujo a la dimisión de Ferro. También precipitó la dimisión del máximo jefe de la institución, general Palomino, a quien distintos testimonios involucran en la denominada ‘Comunidad del Anillo’. Y se ha cobrado, además, la cabeza de la prestigiosa periodista Vicky Dávila, directora de La FM, responsable de la emisión del video.

El periodismo debe seguir el principio general de no inmiscuirse en la vida privada de las personas. Sin embargo, sucede en ocasiones que esa intimidad puede, por algún motivo, tener relevancia pública. Incluso en esta hipótesis, hay que obrar con la mayor cautela posible. La obligación del periodismo de calidad es sopesar con responsabilidad la información y publicar aquella que responda exclusivamente al objetivo de esclarecer hechos que se consideren de interés público. Y, sobre todo, evitar daños personales gratuitos, muchas veces irreparables, no solo al implicado en los hechos que se denuncien, sino a su familia y su entorno próximo. Existen muchas otras exigencias éticas, entre ellas la de rehuir informaciones obtenidas por medios ilegales.

No queda claro que el video aportara información concreta sobre red de prostitución alguna. Y, en caso de que lo hubiera hecho, la situación habría exigido un tratamiento más elaborado que la divulgación de la totalidad del documento, con diálogos que solo sirven de carnaza para el vulgar chismorreo.

Hemos de decir que la web de EL HERALDO, por una precipitación del momento, alcanzó a recoger el video, pero al instante fue retirado por orden de esta dirección. Aprovechamos para ofrecer disculpas a la familia Ferro y a nuestros lectores por ese lamentable fallo.

Hechas estas apreciaciones, nos quedan dos reflexiones. La primera se refiere a la calidad de las pruebas que aporta la Procuraduría. Sería conveniente, para la salud de la democracia, que el señor jefe máximo del ente explicara cuál es el valor probatorio del polémico video.

La segunda es que, al margen del debate sobre la conducta de la periodista dimitida, no hay que permitir que el escándalo de prostitución en la Policía, que a todas luces sucedió por más que se desconozca aún su alcance, acabe convertido en el ‘caso Dávila’.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

¡Más solidaridad, menos cinismo!

No conocí a Margarita Gómez Márquez, la joven de 25 años, embarazada de seis meses, que apareció golpeada y baleada en una zona enmontada de Galapa, pero, como mujer y madre de una niña, con inmenso dolor escribo estas líneas, devastada por

Leer
El Heraldo
Editorial

Se acaba el tiempo para la APP del río

El anuncio de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) de aplazar, por segunda ocasión, la apertura del proceso de licitación y publicación de los pliegos definitivos de la APP del río Magdalena, tensa aún más la cuerda de unas relacione

Leer
El Heraldo
Editorial

Boric, la nueva izquierda de Chile

El contundente triunfo del diputado de izquierda Gabriel Boric, con el 55,9 % de los votos, en la segunda vuelta presidencial de Chile, deja valiosas lecciones para nuestras democracias imperfectas. Una de ellas es el valor de entender con visión

Leer
El Heraldo
Editorial

Adiós al último ‘rey’ del mariachi

Vicente Fernández fue un cantante de todas las generaciones. Millones lo vieron crecer desde que en los años 50 tomó por primera vez una guitarra y empezó a ganarse la vida en concursos y restaurantes para así abrirse un campo en el disputado

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.