Cultura | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
José gregorio Hernández fue el personaje que más llevó a sus performance.
Cortesía
Cultura

Alfonso Suárez, el frágil devorador

El personaje de José Gregorio Hernández se apropiaba del discurso sobre el cáncer que padeció y en últimas acabó con su vida.

Ha sido el doctor José Gregorio Hernández, un hombre rana, panadero gore, hombre de dolores, drag vampiresca, una florida farota, Santa Teresa de Jesús, o pieza de arte transportada en maquinaria pesada.

El momposino Alfonso Suárez, padre de la performance caribe, regresa con un remake de su clásica pieza 100 por ciento frágil, una puesta en escena que nos lo devuelve luego de ser etiquetado, rechazado, restaurado, anulado –como una mercancía deteriorada– por diferentes puertos del mundo.

La misma muerte se resigna a no haber obtenido esa pieza de arte en la que Suárez se ha convertido a lo largo de los años. Luego de sortear los embates del cáncer, llega a esta Latitud (suplemento literario de EL HERALDO) para contarnos acerca de su esperado regreso.

P.

Estuviste ausente de la escena artística debido a problemas de salud. ¿Cómo fue este periodo y de qué forma influyó en tu percepción artística?

R.

A finales de 2013 concluí mi tratamiento y en febrero de 2014 estrené una nueva performance. Durante La Carnavalada fui el artista homenajeado e invitado para la temporada de Carnaval. Ese corto periodo me permitió sensibilizarme más, fueron momentos fuertes, dosis de angustia que afloraron más ese arte que me habita. Reinterpreté mis clásicas performances, como Visitas y apariciones, donde me transformo en el médico José Gregorio Hernández, quien ahora se apropia del discurso sobre el cáncer que padecí. En pocas palabras, el arte me estimula, me sana, reconforta, me reanima y me alimenta… alimento que no nutre, no es alimento.

P.

Regresas con una propuesta performática titulada ‘Vitrinazo No. 1’, pero en algunas imágenes promocionales agregas la frase “100% frágil”, ¿tiene que ver con tu clásica performance del mismo nombre?

R.

Vitrinazo No. 1 corresponde a 100% frágil, el cual fue premiado en el XII Salón Regional de Artistas del Museo de Arte Moderno de Cartagena, y se estará realizando dentro de un espacio desocupado. El espectador o el transeúnte, si le interesa, lo podrá observar a través del vidrio del lugar. Se repartirán unos collages que corresponden al trabajo 100% frágil, como también unos poemas del escritor barranquillero Rubén Darío Mejía, inspirados en la performance.

P.

¿En qué consistía tu intervención ‘100% frágil’ y en qué se diferencia de esta nueva propuesta?

R.

Lo explico: yo voy introducido en una bolsa traslúcida de algodón, muy fina, de esas bolsas elaboradas para exportar e importar carne de res. Antes de ser metido dentro de la bolsa ya estoy envuelto y ajustado en 50 metros de cáñamo. En ese instante se me corta la respiración, luego se presenta un leve mareo y quedo desorientado. Tres personas ayudan a que ese cáñamo quede adherido a mi cuerpo. Me embalan como a un objeto, me etiquetan con sellos y estampillas de aduana. Estoy listo para ser transportado a la maquinaria, me convierto en una especie de mercancía. Los sellos portuarios dicen: entregado, recibido, rechazado, anulado, restaurado, urgente, cancelado, me transformo en algo 100% frágil. Es la denuncia viva del atropello ominoso del hombre contra el hombre. La época en que vivimos, inmersos en la corrupción y el caos, está aquí convertida en dolor vivo, en alarido. No solo denuncio, también exorcizo.

P.

Tú trabajas con el cuerpo, que es materia frágil, ¿podríamos afirmar que esta performance refleja tu estado actual?

R.

 Sí, esta performance refleja mi fragilidad corpórea. Refleja una experiencia que viví en Mompox a la edad de 6 años, cuando estuve atado de pies y manos en una silla, y tratando de escapar caigo sobre una pesada potera que me deja una marca para toda la vida en mi mentón. El golpe fue tan fuerte que las ataduras se aflojaron. En 100% frágil experimento el dolor, la angustia, la privación de la libertad. Me armo de una coraza corpórea y me convierto en un eco doloroso.

P.

En retrospectiva, ¿cómo ves tu trabajo artístico?, ¿crees que se le ha dado a tu trabajo el reconocimiento que merece?

R.

Está siendo reconocido, lentamente, pero está siendo reconocido. Nunca es tarde.

P.

¿Sigue siendo la performance un arte ‘underground’, una rareza en el panorama del Caribe?

R.

Todos quieren hacer performance, ya dejó de ser una rareza. Es una palabra que se utiliza para todo.

P.

¿Qué mensajes o qué intenciones guardan tus trabajos escénicos?

R.

Establecer un lenguaje corporal que se comunique e identifique con el espectador. Atrapar al público, tal vez con el asombro, y entrar a dialogar con él.

P.

Además de tus ya conocidas representaciones, elaboras piezas a las que llamas sencillamente “objetos”. ¿Qué relación guardan estos objetos con tu obra?

R.

Pesadillas de un hombre rana, 100% frágil, El rivereño, estas performances tienen objetos ensambles, incluyendo dibujos, y guardan coherencia con cada uno de ellos. Los objetos son los suvenires emocionales de la performance.

P.

¿Cuáles son tus referencias a la hora de intervenir algún espacio?

R.

La referencia varía de acuerdo al tema de la performance. Por ejemplo, en Visitas y apariciones los espacios que utilicé son netamente populares, muchas veces malolientes como el Caño de la Auyama. Una performance o acción artística es una muestra escénica muchas veces con un importante factor de improvisación en el que la provocación o el asombro y el sentido estético están presentes, jugando un papel principal. Esto se ha dicho muchas veces y yo lo reconfirmo: soy un cuerpo parlante.

P.

¿Qué es más frágil, el cuerpo o permanecer en el campo del arte?

R.

Estamos en un momento en el que debemos saber pisar firme y con mucha seguridad. En el campo del arte con mucha más razón. Si te debilitas, si no crees en ti, estás aniquilado. Hay fragilidad hoy en día por todas partes, evitarla es la clave, ¿pero cómo? Cada uno lo sabrá.

P.

¿Qué nuevos trabajos preparas, qué hay en el horizonte?

R.

Mucho en el horizonte y mucho en el ocaso. Una retrospectiva de performances, un libro de poemas llamado Prochis de luna y decirle adiós, muy emocionado, a la fragilidad.

Homenajes en su nombre

A mitad de octubre la secretaria de Cultura Patrimonio y Turismo del Distrito, María Teresa Fernández, le rindió homenaje a Alfonso Suárez en el Mes del Artista Nacional. El reconocimiento fue por su trabajo en el campo de las artes plásticas y visuales, la construcción de la estética e identidad cultural local y del país.

Precisamente la funcionaria de la Alcaldía de Barranquilla lamentó el jueves en su cuenta de Twitter el fallecimiento de uno de los “artistas más prolíficos” de Colombia.

Desde Carnaval de Barranquilla también expresaron sus condolencias por la red social: “Lamentamos profundamente el fallecimiento de Alfonso Suárez, uno de los artistas plásticos más reconocidos de Barranquilla, ganador del Salón Nacional de Artistas y miembro de la comparsa Disfrázate Como Quieras ¡Alfonso, el telón del cielo se abre para recibirte con tu arte!”.

La velación de Alfonso  Suárez y su posterior sepultura se realizó este viernes en el cementerio Jardines de la Paz, comunicaron miembros de la comparsa.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Ver el especial

Más noticias de:

  • artista
  • artistas
  • Cáncer
  • enfermedad
  • Entrevista
  • Fallecimiento
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web