El Heraldo
Cortesía
Córdoba

Más de mil toneladas de ñame están a punto de perderse en Córdoba

Los productores campesinos del municipio de Moñitos aseguran que no cuentan con un mercado para comercializar ni para procesar el tubérculo.

En las bodegas, habitaciones y patios de unas 300 familias del municipio de Moñitos están a punto de perderse 1.200 toneladas de ñame que no cuentan con un mercado para su comercialización, procesamiento ni mucho menos transporte a las plazas de mercado.

El mensaje de ayuda fue enviado este martes 10 de agosto, por parte del productor agrícola y concejal del municipio costanero, Gilberto Arrieta, quien pidió una visita urgente por parte del Ministerio de Agricultura.

“El precio está por el suelo, no hay comercialización, no hay exportación, por eso le estamos haciendo un llamado al Ministerio de Agricultura, la Gobernación de Córdoba, y la Secretaría de Desarrollo Económico que mire hacia Moñitos, pero también están así otros municipios de esta zona del departamento”, sostuvo.

Cortesía

Las pérdidas son incalculables, por lo que Arrieta asegura que se encuentra prácticamente en la quiebra al igual que los pequeños productores de plátano.

“Estamos decepcionados como campesinos porque no tenemos otra cosa que sembrar pero lo que notamos es que el tubérculo se está deshidratando y eso va bajando de peso a un punto que ya la persona no tiene nada para consumir”, sostuvo.

Los productores lamentaron que pese a la crisis de escasez de alimentos que se presenta en algunos hogares por causa de la crisis sanitaria, se tenga que perder el pancoger represado.

“Es triste ver que mientras que en este país hay tanta hambre, en nuestros campos se estén perdiendo miles de toneladas de ñame porque no hay una mano del Gobierno Nacional que busque una salida un mercado ni dinero para procesar ese ñame que se está perdiendo”, dijo.

Cortesía

Los bajos costos en el mercado no responden ni siquiera a los gastos que representa una inversión en materia de insumos para la producción de una tonelada.

“Por causa de los altos costos, no se ha podido comprar el abono para la siguiente temporada de siembra, porque un bulto de abono cuesta $115 mil pesos y una persona vende el ciento de plátano en $25 mil o $35 mil pesos no le alcanza para comprar un bulto de abono. Entonces el ahorro que había hecho el campesino se ha perdido en las mismas casas donde están las bodegas de ñame porque no se está consumiendo”, indicó.

La situación fue tan crítica que algunos productores se negaron a recoger la cosecha y la dejaron bajo tierra, pues salía más costoso pagar el día de jornal para extraerla que lo que se iba a obtener en el mercado.

Cortesía

“Sale más costosa la inversión que la ganancia, es una radiografía total en nuestra región. Se quedaron sin ganancias cientos de productores porque valía más el día de trabajo que el valor de un quintal de ñame en el mercado.  El ñame ahora vale la tonelada $400 mil pesos, y para producirla se gasta como mínimo $420 mil pesos, sin incluir el transporte a la plaza de mercado”, dice.

La situación requiere de una gestión que incluso estaría por encima de las capacidades de la Alcaldía de Moñitos, por lo que requieren la presencia de las autoridades regionales y nacionales.

Cabe recordar que a mediados del mes de marzo de este año los productores tuvieron que afrontar una plaga de ratas que alcanzó a dañar más de 500 toneladas de ñame.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.