Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Barranquilla

En video | El aislamiento desde un balcón de la 76 de Barranquilla

Un panorama acerca del comienzo del confinamiento ordenado por el Gobierno Nacional en un punto normalmente movido en la ciudad.

No es un silencio sepulcral. Tampoco es un desierto, pero no es igual. En la esquina de la calle 76 con carrera 54, sector en el que los motores y bocinas de los vehículos son el despertador de los moradores, se siente el aislamiento preventivo ordenado por el Gobierno Nacional. Es una zona más comercial que residencial y normalmente su tráfico es constante y hay bullicio. Suele ser un corredor de personas que van a su oficina, que esperan buses, que buscan un almacén, un banco, un centro médico, una droguería, que hacen todo tipo de vueltas. Existen espacios para diversos ámbitos alrededor de ese punto.

Sin embargo, este miércoles, primer día del confinamiento ordenado por el presidente Iván Duque para tratar de reducir y contener la propagación del coronavirus, la enfermedad maldita que tiene paralizado y en drama al mundo, todo es diferente. Como casi nunca, a menos de que sea festivo, el canto de los pájaros se antepone al de los pocos vehículos que transitan por el lugar. 

En el World Trade Center, edificio oficinas que acoge desde tempranas horas un buen número de empleados, solo se mueven las pequeñas palmeras que adornan su plazoleta.

Pasan buses urbanos, de Transmetro, motos, taxis y carros particulares, muchos de ellos con personal médico a bordo.

En los automotores de transporte público hay escasa gente y pareciera que cada uno trata de sentarse lejos del otro. Y por lo general, sobre todo los que acaban de montarse, se rocían alcohol o antibacterial en las manos luego de acomodarse.

En algunos vehículos particulares se alcanza a evidenciar la presencia de trabajadores del sector salud por la vestimenta, porque llevan las batas en el puesto de copiloto y carnés colgados en su cuello.

Los taxis avanzan tan presurosos como las motos de domicilio, y no se alcanza a ver a quienes trasladan. Seguramente a alguna de las personas que protagonizan las 34 excepciones de este encierro obligatorio.

Hay muchas personas autorizadas para salir como los tres barrenderos (o ‘escobitas’) de Triple A que han estado en la zona, protegidos de los pies a la cabeza, para limpiar en las calles, andenes y en el parque Karl C. Parrish, que se encuentra al lado del World Trade Center y enfrente de ‘Los Paragüitas’.

En ese parque, las ardillas, las aves y unos perros que andan por la zona con un señor mayor habitante de la calle, están como Pedro por su casa, tranquilos, sin que nadie los moleste. 

No deja de llamar la atención que durante toda la mañana, de manera esporádica, se aprecian personas que caminan de un lado a otro como si no se hubieran enterado del confinamiento. Tal vez hacen parte de las excepciones, no aparentan eso, o quién sabe. Pero de todas formas, hay gente transitando.

Entre 7:30 y 9:30 a.m. pasaron algunas patrullas motorizadas de la Policía, pero por la velocidad que llevaban, ya tenían su destino definido. Un carro de la Fuerza Pública, con las luces encendidas, una sonada fugaz de sirena y avance lento, sí se vio en función vigilante. 

Un vendedor de periódicos que se mueve entre el punto de encuentro de la 76 y la 54 de acuerdo a cuando el semáforo se encuentra en rojo en cada lado, es el único representante del comercio informal a la vista. 

Diagonal a él, tres operarios de la empresa Claro levantan una tapa de cemento y trabajan en un cableado. 

Ya no pasan tantos carros como al inicio de la jornada laboral (para los que tenían que afrontarla). La ciudad sigue latiendo en medio del aislamiento preventivo, pero, obviamente, a un ritmo más tenue. Por lo menos eso es lo que se ve desde un balcón de la 76.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Barranquilla
  • ciudad
  • coronavirus
  • Pandemia
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web