Atlántico | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
En Santo Tomás, el vendaval más reciente destechó más de 100 viviendas y causó el desplome de cuatro casas más.
Johnny Olivares
Atlántico

Vendavales, un fenómeno que sacude al Atlántico

Hasta la fecha se han reportado 20 emergencias por vendaval en el departamento, según la Oficina de Gestión del Riesgo.

Más de 140 estructuras entre Galapa y Santo Tomás fueron afectadas recientemente por un viento fuerte y súbito que se conoce como vendaval, que es provocado “por cambios bruscos en la presión atmosférica y la temperatura del aire”. 

Estos dos vendavales se sumaron a la lista con otros 18 que se han presentado en el Atlántico en lo que va del 2020, según datos de la Oficina de Gestión del Riesgo del departamento.

Los valores históricos presentados por la entidad sobre los últimos cinco años dan cuenta de la magnitud con la que este fenómeno sacude al territorio atlanticense. 

En el año 2015 se registraron 28 vendavales, al año siguiente 27, en el 2018 fueron 26, en el 2019 se vio afectado por 19 y en lo que va de este año suma 20.

Entre los municipios que han sufrido mayor afectación se encuentran Baranoa, Ponedera y Santo Tomás. 

Las cifras coinciden con el reporte nacional de emergencias de la Unidad para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), de donde el meteorólogo Christian Euscátegui extrajo datos importantes que permiten establecer que la mayor frecuencia de vendavales, comparado con el resto de la región, ocurre en el Atlántico con un índice del 21%. En su orden le siguen Bolívar, con un 16%; Cesar, 16%; Sucre, 15%; y Córdoba, 14%.

El análisis de los datos para la Costa Caribe entre 1998 y 2019 también “permite establecer un total de 185 personas fallecidas por situaciones conexas a vendavales”, anotó el experto. 

Calamidad pública

En el caso específico del Atlántico actualmente se ha declarado la calamidad pública por la fuerte ola invernal que se viene presentando, “esto amparándonos en los pronósticos de las entidades encargadas de realizar predicciones de los diferentes fenómenos naturales que se puedan presentar”, indicó la subsecretaria de Gestión del Riesgo, Candelaria Hernández. 

Para evaluar la incidencia en el departamento, el coordinador en Ciencias del Mar de la Universidad del Norte, Juan Carlos Ortiz Royero, dijo que existen relaciones respecto a la topografía del terreno, los cuerpos de agua circundante y las condiciones climáticas de la zona. De este argumento, según Ortiz Royero, se tienen evidencias.

A esto se le suman las condiciones climáticas de la temporada. “En esta época, la temperatura es muy alta y los sistemas de lluvias propias, así como el paso de ondas tropicales, favorecen el desarrollo de los vendavales”, dice el profesional. 

En teoría, una vez inicia la temporada de lluvias en el mes de abril es probable que empiecen a aparecer los vendavales. 

“Hacia el mes de noviembre pueden ir disminuyendo. También vale la pena mencionar que estamos en un año del fenómeno de la Niña (no tan fuerte como otros años) y este fenómeno podría favorecer el desarrollo de vendavales, ya que los sistemas lluviosos se fortalecen”, sustentó. 

Más de 40 familias en Villa Olímpica en Galapa sintieron el impacto de un vendaval .
“Es complejo conocer con antelación su ocurrencia, por eso se deben robustecer los sistemas de alertas tempranas”.

Alertas

Según el pronóstico del Ideam, en este periodo las ondas tropicales tienden a definir el estado del tiempo en el país y particularmente en la región Caribe, “en donde este año el paso de estos sistemas ha sido frecuente. Cabe señalar que la presente temporada de huracanes ha sido la más activa de los últimos años”, indicó Daniel Useche, jefe (e) de la Oficina del Servicio de Pronósticos y Alertas del Ideam. 

A pesar de las alertas, el meteorólogo Euscátegui  explica que hacer un pronóstico sobre vendavales es muy complejo, teniendo en cuenta que se producen en una escala muy local.

“El Ideam realiza pronósticos de escala nacional y hasta regional, estamos aún distantes de poder conocer con antelación su probable ocurrencia. De allí la idea de poder masificar y robustecer sistemas de alertas tempranas en una escala más detallada, en lo posible, municipal”.

Mitigar impacto

Para mitigar los impactos de este fenómeno natural, la Gobernación del Atlántico, a través de la Oficina de Gestión del Riesgo, informó que desde el mes de mayo se activaron los consejos municipales de gestión del riesgo, con el fin de disminuir los peligros a los que están expuestos los municipios y reducir los tiempos en la atención de los hechos imprevisibles. 

“En ese orden de ideas se han estudiado los diferentes escenarios de desastres en el departamento con la finalidad de evitar un gran daño en las poblaciones atlanticenses”, dijo.

Además se han realizado intervenciones en  afluentes que rodean los diferentes municipios del Atlántico, con la finalidad de retirar la sedimentación y evitar el desbordamiento por represamiento de los mismos.

“También se han suscrito convenios interadministrativos con los municipios que tienen riesgos inminentes y de los cuales su capacidad económica es irrisoria para atender todos estos eventos naturales”. 

Para el 22 de octubre se tiene previsto un simulacro a nivel departamental liderado por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo con el propósito de capacitar a los consejos municipales de gestión del riesgo, ante los posibles desastres que se puedan presentar en su comunidad.

En resumidas cuentas,  si la temperatura sigue aumentando, tendremos cada año  un efecto importante causado por este fenómeno natural que ha dejado a poblaciones enteras en el aire. 

La devastación del vendaval depende de varias variables y no sólo del fenómeno en sí, una zona bien preparada podría resistir mejor que una zona en donde los techos o paredes de las viviendas no estén bien diseñadas o reforzadas. “Por ejemplo, hay lugares del mundo donde un huracán categoría mayor genera menos devastación en una zona bien preparada,  mientras que una simple tormenta tropical podría ser devastadora en un lugar donde la comunidad no adopte ningún tipo de medidas”, enfatizó el coordinador en Ciencias del Mar de Uninorte.

Luis Rodríguez Lezama.

Van cuatro en Barranquilla

Durante el segundo semestre del 2020 en Barranquilla se han presentado cuatro vendavales, de acuerdo con la Oficina de Gestión del Riesgo. Su impacto se ha dado especialmente en los barrios ubicados en la ladera occidental, en las zonas más altas de la ciudad.

Según el Distrito, los barrios más afectados son: Los Nogales, El Carmen, Santo Domingo de Guzmán, La Sierrita, Santa María, Siete de Abril, Nueva Colombia, El Recreo, Delicias, El Golfo, Sinaí y El Pueblo. “Como medidas de intervención prospectiva se realizan censos para identificar la población expuesta y así realizar la gestión que permita aumentar la capacidad de respuesta ante las amenazas del territorio”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • daminificados
  • Fenómenos naturales
  • lluvias
  • vendaval
  • vientos
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web