Descripcion de la foto
Por: Camila Luque Rozo

La sede fantasma de la fundación El Lirio de los Valles

Este medio se dio a la tarea de visitar las sedes operativa y administrativa de la fundación: la primera resultó ser una casa que funciona como bodega y la segunda, aparentemente, no existe. 

Luego de que se empezaran a conocer las supuestas irregularidades en la suscripción de contratos de las alcaldías de Soledad y Malambo con la fundación El Lirio de Los Valles, EL HERALDO se dio a la tarea de visitar las sedes de la organización para conocer detalles sobre su funcionamiento.

Primeramente, este medio se dirigió a la sede operativa de El Lirio de los Valles, ubicada en la calle 43 #33-41, en el barrio Chiquinquirá, donde hay una casa con la fachada de color blanco y puertas de vidrio enrejadas y adhesivos con el logo de la fundación, la Alcaldía de Barranquilla y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). 

En el lugar se encontraba un hombre que, si bien no se identificó, aseguró ser el vigilante del local desde hace cuatro años y que esta funcionaba como una bodega a la que únicamente llegaban “bultos de bienestarina”.

Justo en ese momento, un camión cargado con ese tipo de alimentos, operado por cuatro hombres vestidos con batas blancas, tapabocas y guantes azules, llegó a la bodega. Según el vigilante, esa era “la primera entrega” que recibía este año, pues se había atrasado el proceso por la emergencia del coronavirus.