El Heraldo
Cortesía
Sucre

‘Mis gordis lindas’ cargan con el peso de una lucha por la sanación física y emocional

Las 25 mujeres plus, curvis y plus size oriundas de Sincelejo y de otros municipios de Sucre le han sabido hacer frente a la discriminación de una sociedad fashionista.

El espejo a veces miente porque solo ve de frente, no ve el alma, que en últimas es lo esencial. Las que sí han aprendido a mirarse más allá del vidrio y autoreconocerse son las integrantes de la comunidad ‘Mis Gordis Lindas’, estilizado así para dejar un mensaje de sanación y aceptación.

Las 25 mujeres plus, curvis y plus size, o tallas grandes, oriundas de Sincelejo y otros municipios de Sucre que integran ese colectivo, han enfrentado las críticas que a veces dañan y le han sabido hacer frente, o mejor aún, aplastar con el gran peso de su amor a la discriminación de una sociedad fashionista.

Todo comenzó con la idea de ser diferentes que se le ocurrió a Cristina Badel Ceballos, de 35 años, y a la diseñadora Luz Dary Martínez. La ropa fue el molde de un gran proyecto que se avecinaba. Meditaron sobre la necesidad de tener un espacio donde encontrar ropa hecha para ellas, para mujeres de volúmenes diferentes, pero que, además de vestir, también ayudara a arreglar el alma.

“Nos enfocamos en ayudar emocionalmente a chicas que sufren depresión o matoneo en sus trabajos o hogares y que por esto han tenido problemas emocionales. A través del grupo nos apoyamos porque hacemos charlas y talleres. También hacemos charlas sicológicas y artísticas. Buscamos enriquecer la parte emocional de las chicas”, explicó Badel.

Tener la idea fue solo el principio porque así como ellas tenían problemas con su peso y ropa había otras chicas en condiciones similares y que, principalmente, necesitaban apoyo para enriquecer su autoestima. Ahora, tres años después de ese comienzo, ese ha sido el logro más grande.

“Yo siento que las chicas han evolucionado de una manera muy bonita aceptándose”, expresó la mujer de 35 años.

El camino también ha sido difícil porque, por ejemplo, ha habido chicas que las han despedido de sus trabajos por ser gordas. Ahí es donde juegan un papel importante las ayudas del colectivo y la búsqueda del fortalecimiento productivo de cada una de ellas.

“Tener un grupo plus size no significa apoyar la obesidad. No estamos apoyando la mala salud o la mala alimentación. Estamos apoyando a personas que tienen dificultades de salud a que salgan adelante y a que se acepten porque no todos los cuerpos son iguales. Por mucho que yo, por ejemplo, quiera ser flaca nunca lo voy hacer porque mi contextura es gruesa. Es tratar de hacer que las personas se acepten y admiren su forma y su cuerpo lo amen, lo cuiden. Si tú estás bien, tu alma está limpia, aceptas tus rollitos. Eso es aceptarse”, comentó Cristina.

Por esa razón buscan vincular a los colegios en la lucha contra el matoneo y la discriminación, porque desde las pequeñas edades es que se forma un mejor ser humano. Aunque nunca es tarde para aceptarse y arreglar el templo llamado cuerpo. En pocas palabras, dejar de tenerle miedo a la palabra gorda, esa misma que puede tener un alcance letal.

“El matoneo va más allá de ser obeso, gordito o flaquito. Es un tema tan sensible y tan delicado que por eso es que ha habido tantas tragedias en la ciudad y el departamento. Por eso hemos decidido trabajar con los colegios. Estamos tratando de formar una fundación que se extienda a todos: de la tercera edad, niños maltratados, madres jóvenes”, expuso.

Con esto lo que se puede interpretar es que el mensaje debe ser que hay que amarse a toda costa.

“Si no nos amamos nosotros no podemos ni amar a otras personas ni permitir que nos amen. La clave de todo está en el amor para poder dar de lo que tenemos en nuestro corazón”, puntualizó.

Ellas han aprendido a hacerlo y han dejado que el mundo las abrace con unas manos que paren verdad, que tejen la esperanza y curten su propia libertad. Y por supuesto con un corazón bien ancho.

Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.