Descripcion de la foto
Por: Maria Victoria Bustamante Fernandez

Derrumbes en vía de Sucre impiden su inauguración

Las lluvias de los últimos días han debilitado el terreno de un cerro en zona urbana de Sincelejo.

 La doble calzada Sincelejo-Toluviejo que el saliente presidente Juan Manuel Santos tuvo la intención de inaugurar y entregar al servicio en su totalidad el 31 de julio, sigue en veremos y no se sabe hasta cuando.

Ello debido a que Autopistas de la Sabana, entidad que ejecuta el proyecto, no ha podido contener los derrumbes constantes que se registran en la Sierra Flor, específicamente a la altura del sector El Cielo, en la zona urbana de Sincelejo.

Las lluvias de los últimos días, dice la comunidad del sector, han debilitado el cerro y por eso se han registrado derrumbes que en la actualidad mantienen taponada la recién construida vía, que dicho sea de paso, no ha podido ser habilitada en ningún momento.

Abelardo García, habitante de El Cielo, ratificó que las siete familias que aún permanecen en el sector viven temerosas de lo que pueda ocurrir con esos deslizamientos.

Y agrega que desde el lunes, cuando la vía fue taponada por la tierra que cayó del cerro, ellos no han podido llegar a sus casas por la vía tradicional, ahora deben transitar por el barrio La Vega y girar por una calle destapada que está por la subestación eléctrica Sierra Flor.

García, aunque teme por su vida y la del resto de su familia y de sus vecinos, se abstiene de desalojar porque no tienen para dónde ir, al tiempo que rechaza lo que él considera un “desplazamiento por parte de Autopistas de la Sabana que vino a perjudicarnos con esa obra. A mi papá lo hicieron  salir de aquí y lo reubicaron en un sector del barrio La Vega donde le han robado todos los animales que tenía, cosa que no ocurrió en 40 años de estadía en El Cielo”, dice Abelardo García, quien desde ya conmina a las autoridades locales a actuar frente a este tema para evitar una tragedia.

Autopistas de la Sabana se comprometió con el saliente ministro de vías y otros funcionarios del gobierno nacional que de manera sigilosa llegaron a mediados de julio a verificar la vía que iban a entregar, a superar cuanto antes los derrumbes, de hecho instalaron más malla verde y hasta unos tubos, como una especie de drenaje sobre el cerro para conservar los taludes, pero todo eso se vino al piso y taponó la calzada desde la semana anterior.

El jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo en Sincelejo, Giovanny Pissiruzo también estuvo en una ocasión  en la zona y descartó que hubiese peligro.