El Heraldo
archivo particular
Sociedad

“Pistola con la que disparó Alec Baldwin había tenido problemas”

Personal de producción de la película ‘Rust’ denuncia que días antes de la muerte de su directora de fotografía, el arma usada por el actor presentó inconvenientes. 

Las películas de acción se encuentran entre las más taquilleras. Estas incluyen atractivas escenas de combates y tiroteos, que implican el uso de explosivos, armas de fuego, cortopunzantes o la participación de vehículos a toda velocidad.

Lograr filmarlas representa un alto riesgo para el elenco y la producción, por lo que incluso acuden a la contratación de actores de doblaje, minimizando así los riesgos.

Sin embargo, en algunos rodajes ha fallado el mínimo detalle, desatándose así  grandes tragedias. 

La más reciente ocurrió este jueves durante la filmación de la cinta Rust, que tiene como director ejecutivo y protagonista al veterano Alec Baldwin.

El estadounidense en un hecho accidental ocurrido en el rancho Bonanza Creek, ubicado en Santa Fe (Nuevo México-EE. UU.) le quitó la vida a Halyna Hutchins, la directora de fotografía del filme, e hirió a Joel Souza, el director de la cinta, tras jalar el gatillo de una pistola de utilería que supuestamente era de fogueo y no debía estar cargada.

Este sábado se conoció que un asistente de dirección al entregarle el arma a Baldwin, le gritó “arma fría”, expresión utilizada para indicar que el arma no tenía munición real, según una declaración juramentada de una orden de registro para el set de filmación presentada por la Oficina del Sheriff del Condado de Santa Fe.

Según la declaración, el director asistente David Halls entregó a Baldwin una de las tres armas de utilería que un armero colocó en un carro.

Halls no sabía que había balas reales en el arma, indica la nota judicial.

Pero cuando el actor disparó el arma, una bala alcanzó a Hutchins, de 42 años, en el pecho e hirió a Souza, de 48, que estaba cerca. Hutchins fue declarada muerta en el hospital luego de ser trasladada vía aérea.

La Policía sigue investigando el set de la película y se llevaron el vestuario de Baldwin manchado de sangre. También han decomisado otras armas que se estaban usando, así como las balas que se estaban disparando.

El portavoz de la Policía, Juan Ríos, afirmó que no se han presentado cargos y que Baldwin es un hombre libre, por lo que le permitieron viajar a reunirse con su familia. De demostrarse su responsabilidad o la de algún miembro del equipo de producción, según las leyes federales del estado de Nuevo México, EE. UU., el implicado podría pagar una pena de 18 meses en prisión.

Días previos hubo problemas con el arma

Según fuentes citadas por el diario Los Ángeles Times, media docena de asistentes y operadores de cámara vinculados a este proyecto han protestado por supuestas malas condiciones laborales y falta de seguridad.

Estos han manifestado que en las jornadas previas hubo problemas con esa misma arma, que en su opinión no estaba correctamente supervisada.

Asimismo, tres empleados sin identificar narraron a Los Ángeles Times que un grupo de técnicos se quejó porque había “una falta de medidas de seguridad muy seria” en el set.
Dos días antes del incidente, Lane Luper, un asistente de cámara adscrito al sindicato Iatse (siglas en inglés de Alianza Internacional de Empleados de la Escena), describió las supuestas condiciones precarias del rodaje a través de una serie de comentarios de Facebook.

“En este momento, estoy luchando para que mi equipo, en esta película, tenga habitaciones de hotel cuando nos demoramos o estamos demasiado cansados para conducir una hora de regreso desde el lugar de grabación hasta Albuquerque (Nuevo México). O dicen que no o nos ofrecen un motel basura junto a la carretera que se utiliza como refugio para mendigos”, escribió el técnico.

Otra fuente indicó que la fallecida directora de fotografía pidió mejorar las condiciones de su equipo, aunque no se conocen más detalles al respecto.

Este sábado, el director del filme, Joel Souza, se mostró “destruido” por la muerte de Halyna Hutchins, al destacar que era una directora de fotografía “increíblemente talentosa”.

Protocolos para uso de armas en los rodajes

La filmación de las escenas que requieren el uso de armas de fuego o cortopunzantes en el set de una película, implican el cumplimiento de unos estrictos protocolos.

En Reino Unido el Ejecutivo de Salud y Seguridad, y el Comité Conjunto de Asesoría para el Entretenimiento construyeron un documento sobre el manejo de armas en la industria del cine y televisión, que tiene su equivalente para las producciones en Estados Unidos, aunque puede variar.

Entre sus guías se recomienda limitar el número de personas que entran en contacto con las armas, tener suficiente tiempo para explicar su uso al elenco, hacer una revisión completa del arma, usar técnicas de filmación que permitan minimizar los riesgos, ofrecer protección física al equipo técnico y a los actores, y tener una persona experta designada para todo lo anterior que se encargue del arma. A esta se le conoce como el armero.

“Lo primero que hago antes de que se vaya a utilizar un arma es examinarla visualmente para que esté descargada, tanto el cargador como el cilindro -si se trata de un revolver- y el cañón, ver que no tenga nada, ni una piedrita, ni barro”, explicó el experimentado armero Simon Atherton a la BBC.

“Hago esa demostración frente a los actores, antes de cargarla con una salva. Si el arma va a estar apuntada hacia la cámara, también se la muestro y me aseguro de que estén bien protegidos”.

Además, hay instrucciones que se le pueden dar al actor para que no apunte directamente a una persona. El ángulo de la cámara puede compensar para que parezca que lo está haciendo.

 

El uso de las balas de salva

Atherton también agrega que las balas de salva no son inofensivas como parecen. 

Las salvas son un cartucho con pólvora en los que la bala de plomo ha sido reemplazada por un tapón. Este puede ser una pequeña tapa de metal o un bloque de papel o cartón comprimido.

La idea es que al disparar, se produzca el estallido sonoro y se despida el humo y la llama que normalmente se ven con municiones reales, pero sin el proyectil.

Algunas producciones usan armas reales con salvas para dar mayor veracidad a las escenas. A veces añaden tacos de papel, plástico o algodón para hacer más vistosos los fogonazos, lo cual aumenta la fuerza cinética de los cartuchos y los hace potencialmente más letales. Actualmente, los fogonazos pueden recrearse durante la edición de la cinta con algunos efectos visuales. Sin embargo, existen directores que prefieren hacerlo todo en una toma única.

Es claro que las salvas sí pueden hacer daño, tanto por la presión de aire que expulsan como por el material que despiden.

“Hago pruebas disparando salvas contra un pedazo de papel a tres metros y luego a metro y medio, para cerciorarme de qué tan seguras son”, dijo Atherton.

Es importante tener suficiente tiempo para entrenar a los actores. Muchas veces la producción no permite más de 20 minutos, pero él insiste en tener dos semanas de capacitación.

Entre 1990 a 2016, al menos 43 personas han muerto en rodajes en Estados Unidos y más de 150 quedaron con lesiones que alteraron su vida, según datos recopilados por la agencia de noticias The Associated Press.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.