El Heraldo
Fiama Castro Rodríguez se realiza un nostril piercing. John Robledo
Sociedad

El ‘piercing’, una tendencia que gana fuerza en Barranquilla

En la nariz, el pecho o incluso en partes íntimas, el uso de este accesorio es cada vez más común en nuestra sociedad. El microdermal, el hélix o el nostril son los más usados. 

Fiama Castro Rodríguez esperaba sentada en la camilla negra de un local de piercing y tatuajes, ubicado en el barrio Alto Prado, en el norte de Barranquilla. Era su primera vez y estaba nerviosa. “Qué susto”, decía.

Quería perforarse el lado izquierdo de su nariz. No tenía ninguna motivación especial, tampoco una razón cultural, histórica o que tuviese que ver con un algún valor familiar o sentimental. Simplemente se lo quería hacer porque le “gusta” como se ve.

Con 27 años, recuerda que era un plan que tenía hace mucho tiempo y en la mañana de ese jueves concretó ese deseo.

Danna Díaz era la persona que lo haría. Con guantes quirúrgicos de color azul y alrededor de ocho años de experiencia como “perforadora”, tomó la aguja con su mano derecha y una pinza forceps ovalada con la izquierda que agarraban la parte de la nariz que iba a ser intervenida.

La aguja entró y Fiama apretó con sus dos manos el borde de la camilla. Un par de lágrimas se escurrieron por sus mejillas. Finalmente una “joya” color plateado quedó incrustada en su fosa nasal que lucía de color rojizo, como la poca sangre que brotó del procedimiento.

Le puede interesar: “Pistola con la que disparó Alec Baldwin había tenido problemas”

Antes, cabe recalcar, la nariz de Fiama fue limpiada por dentro y por fuera con alcohol para evitar infecciones.

Como la joven barranquillera, muchísimas personas se han puesto uno o varios piercings en el Caribe colombiano. Se les ve por las calles, las oficinas y en rumbas luciendo este accesorio que data, al menos en América, del periodo maya clásico, alrededor del 450 d.C, según la arqueóloga Sofía Paredes.

Consultada por la agencia Efe, la experta explica que “los mayas del periodo clásico parecen haber destacado en la ornamentación de sus cuerpos a través de la pintura corporal, las transformaciones físicas extremas y el uso de variedad de joyas y prendas” que incluso incrustaban en su piel.

Ahora, casi al final del 2021 e incluso mucho antes, estos accesorios se siguen usando como símbolo de la contracultura y la rebeldía, para muchos, o simplemente como moda para otros.

“Los piercings siempre han estado. En el 2000 los jóvenes en colegios y los universitarios ya los tenían. Nunca ha pasado de moda, pero estos regresan por temporadas”, cuenta Gustavo ‘Tavo’ Paternina, tatuador, perforador y propietario de la tienda Tattoo Galería, en el norte de Barranquilla.

Detalla Tavo que a su local llegan entre “cuatro y cinco clientes por día y cuando aumenta la demanda, entre 15 y 20”. “No importa si son jóvenes o mayores, viene todo tipo de personas”.

Así, como él lo describe, ese público pide que se le perfore la nariz, las partes íntimas, los pezones y otros lugares del cuerpo.

Lea además: Carnaval 2022: alegría del reencuentro que ya se mueve en Barranquilla

Los de moda
Microdermal en la cara y la nariz.

El microdermal —que consiste en una perforación que solo tiene orificio de entrada y que queda de manera interna—, el hélix, —que es ubicado en la parte superior de la oreja— y el nostril, —que es en la nariz—, son algunos de los piercing más solicitados en las tiendas.

“El microdermal que está tan de moda se puso en tendencia desde el 2010 cuando el cantante Farruko se hizo uno en su cuello. Cuando esto pasó fue la locura, llegó a Colombia y fue un boom, la idea mermó unos años y ahora regresó sin explicación alguna”, cuenta Tavo, que en los lóbulos y hélix de sus orejas luce varias perforaciones.

Formación 

Danna Díaz es perforadora en Urueta Tattoo Studio. Comenta que no existe en Colombia una entidad que brinde un curso o una carrera como tal para este tipo de oficio.

“Es por esto que nosotros nos certificamos en títulos como bioseguridad hospitalaria, primeros auxilios y otro tipo de seminarios que nos permiten brindar un servicio seguro”, dice.

Cuidados

“El 50 % de la cicatrización” cuando una persona se hace un piercing  “depende del cuidado personal” que tenga, coinciden Danna y Tavo.

El sudor, la mala higiene del lugar y el maltrato pueden ocasionar no solo infecciones, sino lesiones que dejan marcas en la piel o problemas más serios en el sistema circulatorio, agregan los expertos.

“Todos los cuerpos son diferentes y cada persona tiene un tipo de cicatrización distinta. Los cuidados influyen mucho, es por esto que algunas personas pueden cicatrizar en un mes y otras en un año”, afirma Danna.

“Un estilo diferente”
Momento en que hacen un piercing nostril.

David Ochoa es un joven de 29 años que hace un mes decidió hacerse una perforación microdermal en la zona de su cuello.

“Lo hice porque siento que va con mi estilo, era algo que quería hacer hace mucho tiempo y creo que se ve muy bonito”, dice.

El procedimiento consistió en insertar una aguja de un diámetro determinado y posteriormente ingresar una joya en forma de T que queda incrustada en la parte interna de su dermis.

“No me dolió, creo que escogí una buena zona para el piercing porque aquí no se tropieza con nada, el proceso de cicatrización avanza muy bien. Hace casi un año me hice uno en el cartílago de mi oreja y como yo tengo mi cabello afro largo, se me enredaba y me tocó quitármelo”, relata.

Para María Alejandra Pérez, la experiencia de un hélix piercing (oreja)no fue tan buena, pero no descarta volver a intentarlo. “Me lo hice porque estéticamente se ve muy lindo, pero creo que no cicatrizó correctamente porque no tuve los cuidados necesarios. He tenido otras perforaciones que se han sanado a la perfección”.

Desde la ciencia médica

Para el médico general Juan David Jaramillo, ponerse un piercing es un procedimiento delicado que requiere de mucha higiene.

“La asepsia es muy importante porque se está lacerando la continuidad de la piel y esto puede implicar en que el paciente genere infecciones de tejidos blandos y lacerar la dermis y epidermis. Por lo general existen las bacterias oportunistas que hacen su infección y pueden producir dolor, calor y extenderse en un acceso o en una celulitis accesada, requiriendo tratamiento antibiótico”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.