El Heraldo
Cortesía
Sociedad

La colombiana que pinta con los refugiados en Alemania

Liliana Martínez, artista criada en Barranquilla, habla sobre la influencia de los murales que realiza por Europa. Proyectan el legado de Gabo y otros símbolos nacionales. 

Colombia es un país donde el arte se da en cualquier esquina de este extenso territorio. Así, muchos de quienes se dedican a plasmar en distintos formatos la creatividad del colombiano, han logrado llegar a otras latitudes.

Ese es el caso de Liliana Martínez, una barranquillera de corazón, pues aunque no nació en La Arenosa, por sus venas corren las influencias, sabores, olores y demás características de la capital del Atlántico.

Nació en Cali y a los nueve años se trasladó a la que considera su casa, Barranquilla, una ciudad que ha adoptado a muchos artistas y que ha sido epicentro de movimientos artísticos, algo que cautivó a Martínez desde muy pequeña.

“Yo siempre estuve involucrada con el tema cultural en Barranquilla, con proyectos como Cine a la Calle, la escena musical también con proyectos rockeros, La Cueva, el Carnaval, pero enfocada más en los hacedores”, dijo la artista vía telefónica a EL HERALDO desde Herzogenaurach, Alemania, donde reside.

Criada en el barrio Paraíso, siempre ha llevado a Barranquilla en su corazón. “Lo que más extraño es la gente, desde el que pasa vendiendo aguacate hasta el que arregla el carro”. 

La gastronomía también es algo que recuerda mucho, “los dulces de Semana Santa, son lo mejor que hay”.

 

SU INSPIRACIÓN

En sus pinturas, la influencia caribeña y colombiana ha estado siempre. Desde la fauna colombiana hasta el Nobel Gabriel García Márquez. Y esto no es en vano, pues en su esencia resalta  la cultura nacional.

“Yo quiero mostrar los colores de Colombia en el mundo, que aquí en Alemania vean más allá de sus narices la variedad que somos como país. Tenemos una ubicación privilegiada y eso es lo que yo quiero transmitir. Somos un pedacito de tierra en la que hay todo lo que te puedas imaginar”.

Sin embargo, no siempre fue amante de compartir su arte, apenas desde el año 2017 se decidió a hacer públicas sus pinturas y demás. Liliana apuntó que muchos de sus familiares y amigos se sorprendieron, pues no imaginaban esos dotes en ella.

Es por esto, que en los últimos cinco años de vida ha dado un giro de 180 grados, todo se puso de cabeza, para bien. 

“La cantidad de oportunidades que se me han abierto desde que decidí compartir mi arte son muchísimas. Esto es algo increíble”.

Su sorpresa es aún mayor cuando su forma de hacer arte no es tan convencional, pues normalmente “los artistas son muy cerrados con su arte, no dejan que los vean. En cambio, yo pinto en público, con niños, cuando hago murales dejo que los demás pinten”.

 

PINTANDO CON NIÑOS REFUGIADOS

Uno de los proyectos más importantes que ha tenido esta hija adoptiva de Barranquilla, es la realización de murales con niños refugiados.

 Esto se viene dando desde 2018 “aquí empezaron a haber muchos refugiados, personas que vienen de África, de Siria y ahora Ucrania y Rusia”, agregó Martínez.

Y aunque desconoce por qué fue la elegida para este tipo de proyectos, consideró que es importante trabajar con niños, mostrar una perspectiva diferente. 

“Hay un montón de problemas también, sino que no son tan visibles”.

De igual manera, una de sus especialidades es la de pintar murales enormes, de siete o diez metros cuadrados.

“El último que hice fue en una especie de Coliseo y eran de unos nueve metros cuadrados. Son cosas que están muy a la vista, no es un cuadro que alguien compra y lo lleva a su casa, sino que es algo que se va a quedar ahí por lo menos por tres, cuatro o cinco años”.

 

VOLVER A LAS RAÍCES

Para Liliana Martínez, sin duda alguna regresar a Barranquilla es una de sus metas, no solo por extrañar la ciudad y lo que esto trae consigo, sino que quiere volver para dejar su huella a nivel artístico.

Aunque ya estuvo en 2019 e hizo varias pinturas y exhibiciones privadas, ahora su objetivo es “trabajar con los artesanos del Atlántico. Acá hay mucho apoyo, recursos que sería importante conseguir para realizar proyectos culturales”.

“Yo estuve en Sabor Barranquilla pintando en vivo, y le regalé uno de mis cuadros al presidente. También pude trabajar de la mano con la Secretaría de Cultura e hicimos proyectos en la Feria del Libro. Pinté varios murales de forma privada y exposiciones”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.