El Heraldo
Archivo Heraldo y cortesía
Sociedad

Gustavo Gutiérrez: 80 años por un ‘Camino largo’ de bohemia

El ‘Romancero del Vallenato’ celebra su día entre alegrías y tristezas  Habló del porqué ya no compone y analizó el presente del vallenato.

Desde su residencia, ubicada en el barrio Novalito, de Valledupar, el cantautor vallenato Gustavo Gutiérrez Cabello, quien celebra 80 años de vida, sigue “mirando fijamente hacia el cielo, y entre las montañas pone a volar su pensamiento”, tal como lo hizo hace tiempo para crear verdaderas joyas de nuestro folclor como Camino largo, inmortalizada por la voz de Diomedes Díaz y el acordeón de su gran amigo Colacho Mendoza, en el álbum Para mi fanaticada (1980).

Las letras del ‘Romancero del Vallenato’, debido a su riqueza lírica, están entre las favoritas de artistas como los Hermanos Zuleta, Diomedes Díaz, Jorge Oñate, Binomio de Oro, y trascendieron a otros género de la mano de Pacho Galán y la Billo’s Caracas Boys que le grabaron La espina.

En diálogo con EL HERALDO, Gutiérrez Cabello expresó tener una mezcla de sentimientos por llegar a esta instancia. “Siento una gran nostalgia por mis grandes amigos que se fueron, como Colacho Mendoza, Rafael Escalona, El Trío Malanga, que era con el que yo participaba en las parrandas; pero bueno, estoy contento porque llegué a los 80, siento que los he vivido bien, de hecho hace 20 años dejé el trago para tener un mejor estilo de vida”.

Muchos lo han catalogado de poeta o filósofo de la música; él, simple y llanamente, se considera un “romántico y soñador”.

Así como lo expresó en el tema Paisaje de sol, grabado por Jorge Oñate y Juancho Rois. “Toda la vida he sido un soñador, una persona sensible, sencilla, vivo mucho recordando cuando hacía mis canciones por todos estos caminos largos que tiene Valledupar para Patillal y Atánquez. Mi vida ha estado llena de bohemia, todas mis canciones me salían del alma, siempre me gustó la poesía y tengo la sensibilidad por los versos, yo parrandeaba mucho con Jaime Molina que era el ‘Poeta de Valledupar’, entonces mis canciones llevan ese sello, esa marca indeleble del romanticismo”, sostuvo.

Sobre la canción que más le enternece escuchar no vacila en decir que es Confidencias, su primera composición. También se deleita con La espina, Camino largo, Sin medir distancias y Mi niño se creció, dedicada a su hijo Gustavo José cuando cumplió 10 años. “Tuve cuatro hijos, uno de ellos murió hace siete años (Jaime Daniel), dos trabajan en Bogotá, Gustavo José y Evaristo Raúl, y Kike que vive conmigo, a todos los adoro”.

 Toda la vida he sido un soñador, una persona sensible, sencilla.

Criticado en sus inicios

Al preguntarle si tiene alguna observación sobre el vallenato que se realiza en la actualidad dice que no entra en objeciones y que comparte la premisa de que todo evoluciona. Incluso, manifiesta que en sus inicios también fue criticado. “Me cayeron encima en 1973 cuando empecé con versos como: “Bésame todos los días hasta la hora de la muerte y más allá de la muerte no me olvides vida mía”. Mis amigos decían que eso no era vallenato, que el vallenato era de narración y crónica. Yo creo que cada época tiene su expresión, entonces los compositores de ahora tienen muchas influencias que no tuvimos Escalona ni yo, porque en esa época apurado llegaba la señal de televisión a Valledupar (risas), no había celular y solo se escuchaban rancheras”.

“Hoy el vallenato se fusionó con otros aires, Carlos Vives lo hizo con Clásicos de la Provincia y fue un éxito, así que hay que aceptar las variaciones en el folclor, la música y hasta en la vida. Por ejemplo, en mi época uno se enamoraba y llegaba en medio de un silencio sepulcral a la ventana a cantarle boleritos a la novia. Hoy los jóvenes ni serenata dan”, agregó.

“Ya no me nace escribir una canción”

‘El Flaco de Oro’, como también lo llaman, consciente de que hay ciclos en la vida que se cumplen, dijo que hace tiempo no compone y que no contempla volver a hacerlo. “Uno cumple ciclos en la vida, soy una persona de muchos sentimientos y a mí se me fue la inspiración con la muerte de mis amigos, así que ya no me provoca componer, yo no soy compositor de encargos, a mí me tiene que salir del alma”.

En la actualidad el maestro se mantiene activo como cantante, el año pasado estuvo en México y Chile, y a nivel nacional es contratado para matrimonios y fiestas privadas. “Todavía tengo voz para cantar mis temas, en mis shows declamo con una flor en la mano, me convierto en el cómplice del novio para seguir enamorando a su esposa”.

Sobre su estado de salud manifiesta que no sufre ninguna enfermedad y lleva una vida calmada, acompañada de actividad física. “Troto en las mañanas y en las tardes me monto en la caminadora, ando bien, me siento sano. El año pasado monté chalupa y todo, pero ya me estoy recogiendo, ya no viajo en bus, ando en avión nada más, voy a seguir en los escenarios unos tres añitos más”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.