El Heraldo
Guillermo Rubio es hincha fiel del Junior de Barranquilla. El equipo lo inspira en sus composiciones.
Archivo
Sociedad

El odontólogo que saca sonrisas con sus poesías ‘killeras’

Guillermo Rubio hacía parte de los ‘Cantores Killeros’ y crea contenido poético sobre opiniones personales y alusivas a la ciudad en redes sociales.

Un odontólogo que saca sonrisas a sus seguidores en redes sociales. Ese es Guillermo Rubio Jimeno, que curiosamente tiene como segundo nombre Amigo, resultado de la promesa que hizo un día su padre a su grupo de amistades.

“Un día uno dijo: — Pongámosle Amigo a nuestro primer hijo— y esto se convirtió en promesa, ¡qué vaina tesa!”.

El barranquillero se convirtió en el amigo de 11 mil personas que lo siguen en Twitter y más de 24 mil en Instagram. Sus pensamientos y opiniones plasmados en composiciones es el motivo por el que comparten sus videos y debaten en buenos términos en las redes sociales.

El gusto por la redacción viene desde niño cuando “le hacía carticas a las noviecitas, pero el hábito” lo adquirió hace pocos años.

Empezó siendo parte de los ‘Cantores killeros’, un grupo de amigos que salían en Halloween y pedían fritos como arepas de huevo y empanadas, mientras iban de barrio en barrio promoviendo la tradición barranquillera en recochas organizadas.

Cánticos con sabrosura reflejaban el orgullo de unos barranquilleros por su ciudad que querían pasar un rato agradable.

“Yo empecé a crear contenido con ellos y rescatábamos temas de cultura de la ciudad. Eso lo hicimos hasta el 2019. Yo era el que creaba y ellos me seguían mi locura, pero llegó un momento en el que era muy difícil reunirnos todos al mismo tiempo”, dijo a EL HERALDO.

En su clínica hay un espacio para crear contenido.
Poeta ‘killero’

De forma independiente siguió escribiéndole a Barranquilla a través de poesías que recitaba en notas de voz, mientras en un video, hecho también por él, iban apareciendo las palabras a medida que iba recitando.

“Mi ‘Quilla’ sabe a banano mezclado con aguacate, sabe a gente que trabaja con las manos y en las esquinas su vida debate. Sabe a kola, tamarindo o raspao con leche condensada, sabe a gente que dice no me rindo aunque la vaina esté pesada”.

Antes de que el rehabilitador oral se volviera tendencia en las redes sociales solía compartir con sus amistades las nuevas composiciones que creaba. Sin pensarlo, un día recitó y sus versos rimaron. A partir de ese instante supo que era algo que quería seguir haciendo. Lo reafirmó en pandemia y se convirtió en una tarea a realizar diariamente.

“Cuando se metió la pandemia yo tenía Twitter solo para ver noticias, no para interactuar con la gente. Un día entré a la red social y un amigo mío de infancia me mencionó en una publicación diciendo: —A esto Guillermo Rubio le debería hacer una poesía—. Era un debate que habían hecho los paisas con los costeños sobre el monumento de la Ventana de Campeones. Le hice una poesía rápida, la publiqué, la empezaron a retuitear y eso fue un boom”.

En ese momento, el odontólogo fue denominado el ‘Poeta de Twitter’, sus  escritos se volvieron virales en esta red social y también en Instagram. Anteriormente su contenido se enfocaba en el ambiente, las comidas, la gente y términos utilizados en Barranquilla, pero ahora sus versos también son opiniones personales sobre los sucesos que ocurren en el día a día.

“Salgamos a lo necesario, lava las manos y guarda distancia, pasemos este calvario y así pa’ todos hay ganancia. Nuestra ciudad es imparable y su gente una maravilla, y aunque el virus es indomable, unámonos todos por Barranquilla”.

El hombre de 49 años, que tiene una clínica odontológica y vive de esta, también impregna la misma responsabilidad y seriedad en sus poemas, como en su profesión. En su rutina diaria hay un tiempo establecido para escribir, recitar y grabar. De 7:30 a 9:30 a. m., en un espacio que adecuó en su trabajo, crea el contenido poético.

Superar dolores recitando

“No sé explicar el sentimiento sin que se me interprete mal, pero desde ese momento mi vida nunca fue igual”.

Con este fragmento de una poesía dedicada a su madre, Guillermo Rubio la recuerda y la celebra a la distancia. Hace 16 años que su progenitora falleció y dos años más tarde, su padre. “Con amor y nostalgia” en las redes sociales compartió el video de unos versos recitados a la mujer que le dio la vida.

“Las poesías a mis papás son las más fáciles de escribir porque es un sentimiento verdadero el que tengo por ellos y por su ausencia, pero son las más difíciles de recitar. Me quebraba mucho, lloraba y paraba, entonces dije que iba a mostrarme como soy, a desnudar esa parte que la gente encuentra tan difícil de mostrar al público, sobre todo para hacerle el homenaje a mi mamá”, indicó.

Afirma que la poesía le ha ayudado a “superar dolores terribles”, como la ausencia de su madre y en un intento por no quebrarse exalta su nombre y cuenta que no hay un día que no la extrañe.

“Yo me quería despedir y entonces le escribí una carta, yo le quería decir que me iba a hacer mucha falta. Lloramos como unos niños y de repente habló mi Rosa y me dijo con todo el cariño: siempre he estado de ti orgullosa”.

Guillermo es rehabilitador oral desde 1992.
Prosa altruista

Pese a tener miles de seguidores, Guillermo no ve sus  composiciones como alternativa de negocio, sino como un pasatiempo y hábito constante. Ha tenido ofertas para vender publicidad a través de su perfil, pero se ha negado a obtener retribución económica. Más bien tuvo la iniciativa de promover emprendimientos sin ningún tipo de interés.

“Como negocio no lo he visto en ningún momento, es un hobby que a mí me encanta. Incluso, en Twitter yo les he hecho poesías a emprendimientos que se rebuscaban vendiendo en esta red social y les ayudo de esa manera con la suma de reproducciones en mis videos, sobre todo para que les compren”.

El dentista afirma que al principio de la cuarentena empezó a “raspar el cucayo de los ahorros”, ya que se vio obligado a cerrar el consultorio 15 días antes de que iniciara el confinamiento total. Sin embargo, aunque sea una realidad que las redes sociales son una oportunidad para generar ingresos, él no las ve así, sino como una forma de hacer algo bueno por el otro.

“Yo hago las publicidades gratuitas porque me nace, para que la cosa sea más llevadera. No he cobrado ni quiero cobrar por nada de eso porque mi profesión me da para vivir y dependo exclusivamente de ella”, expresa Guillermo Amigo, el dentista que no solo diseña, sino que también saca sonrisas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • odontólogo
  • poesías
  • Cantores Killeros
  • redes sociales
  • sonrisas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.