Sociedad | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
El testeo con animales en pruebas cosméticas los expone a productos tóxicos que les resultan muy dolorosos.
Sociedad

Colombia prohíbe pruebas cosméticas en animales

La Ley 2047, que pone fin al testeo con animales en la industria cosmética, fue sancionada por Iván Duque y entrará en vigencia en cuatro años.

El Estado colombiano determina que los animales son seres sintientes y no cosas, por lo tanto deben protegerse del dolor y el sufrimiento, sobre todo, el ocasionado por humanos. En consonancia con la norma que penaliza el maltrato animal en el país, el presidente de la República, Iván Duque, sancionó la Ley 2047, que pone fin al uso de animales en pruebas cosméticas.

La Ley entrará en vigencia dentro de cuatro años mientras la Nación adopta medidas para su cumplimiento de la mano de entidades como el Invima, la Superintendencia de Industria y Comercio y los ministerios que intervengan en el proceso para desarrollar una plataforma normativa que posibilite su adecuada aplicación.

Alrededor de 40 países en el mundo  han eliminado el testeo con animales de las pruebas cosméticas, siendo Reino Unido el primero en impedir estos experimentos en 1998. Le siguieron los 27 estados de la Unión Europea y otros países como India, Israel y Nueva Zelanda. En Estados Unidos actualmente es evaluada en el Congreso la Ley de Cosméticos Humanos que busca eliminar las pruebas en animales para uso cosmético.

Eduardo Peña, coordinador para Latinoamérica de Animal Defenders International (ADI) explica que cuando se habla de defensa y de leyes a favor de los animales hay que tener en cuenta también a otro tipo de animales que se han olvidado y son víctimas de un tipo de maltrato que no es público.

“Este maltrato no es evidente, no está en las calles, no es parte de un espectáculo: es un maltrato oculto que está dentro de un laboratorio”, manifiesta.

Peña explica que en estos procedimientos se les aplican a los animales productos tóxicos para observar el efecto que tienen en sus órganos, se experimenta con la inhalación de químicos o la exposición de productos en la piel para probar reacciones alérgicas y otros métodos que pueden resultar muy dolorosos. Estos procedimientos, enfatiza, son innecesarios,  pues con el avance de la tecnología existen más de 51 alternativas validadas por el Parlamento Europeo. “Todo producto, vacuna o desarrollo farmacéutico tiene que ser probado en humanos. Muchas veces las medicinas y productos que tienen un resultado en animales tienen otro totalmente diferente en las personas”.

“Voluntad política”.

 Peña resalta que la defensa se enfoca en determinados animales como perros, gatos o caballos. A pesar de aplaudir todas las iniciativas que buscan la protección de las especies señala que hay otros “menos populares” que también “tienen derecho a vivir”.

“No solamente se testea con ratones, curíes o conejos, también con primates, perros, gatos y caballos. Algo que estamos viendo con la búsqueda de la vacuna para combatir el coronavirus es que parte de esas investigaciones las hacen en animales como llamas o perros. Existen otras que prueban en animales de fauna silvestre. Pienso que la efectividad de probar en animales hay que ponerla en discusión porque todos los animales son seres sintientes”, dice Peña, quien agrega que es necesario que exista “voluntad política” para invertir y apoyar investigaciones que eliminen la crueldad contra las especies.

Juan Carlos Losada, representante a la Cámara y autor del proyecto que se convirtió en Ley, dijo a través de un comunicado que “la prohibición del testeo de cosméticos en animales enmarca un camino fundamental en el desarrollo de la legislación para la protección y defensa de todos los animales en Colombia. El uso de animales en los laboratorios es un tema que no ha tenido la atención necesaria. Son millones que están sufriendo en el mundo y Colombia”.

Para Samuel Casseres, director científico de la Fundación Batis, esta nueva ley es un avance para “romper con la cosificación de la naturaleza”.

“Lo anterior genera la necesidad de buscar alternativas que permitan de manera confiable validar los posibles efectos nocivos de estos productos para la salud humana y la de los ecosistemas a través de la investigación científica que se fomenta con esta Ley”.

Javier González, profesor de Bioética de la Universidad Javeriana y coordinador del Observatorio Animalista, explica que en 2010 la Corte identificó que en el país había un déficit relacionado con la protección animal y desde ese momento empezaron a gestarse en el Congreso proyectos para legislar en torno a este tema que desembocaron en leyes como la 1638 de 2013 —que prohíbe el uso de animales silvestres, nativos o exóticos en circos fijos e itinerantes— y la 1774 de 2016, contra el maltrato animal.

“En el historial del trámite había tres argumentos principales. Estos son las oportunidades económicas de los productos que no son testeados en animales porque en Colombia hay una cantidad de materia prima que permite hacerlo de manera segura y que implican un beneficio para el país. Como segunda medida están las posibilidades de desarrollo científico y tecnológico, puesto que al haber un cambio se crearán alternativas en la ciencia. En tercer lugar, menos animales van a sufrir. No se pone en riesgo nada, todo es ganancia”, manifiesta.

González señala “que Colombia es el primer país de la región que establece este precedente y es muy interesante que otros países puedan replicarlo”.

“Se debe garantizar el respeto del bienestar animal”

Dice la Ley. El objeto de la Ley 2047 “Prohíbe en Colombia la experimentación, importación, fabricación y comercialización de productos cosméticos, sus ingredientes o combinaciones de ellos que sean objeto de pruebas con animales”.

Señala además que las personas  naturales o jurídicas que infrinjan estas prohibiciones serán sancionadas por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) con una multa de 133 a 50.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

En el país está prohibida la crueldad animal, la caza de animales salvajes, silvestres o bravíos, el tráfico de fauna silvestre. Sin embargo, hasta que existan nuevas disposiciones de ley se permite el uso de animales para la alimentación y consumo, para la práctica de las actividades de entretenimiento y de expresiones culturales, y para la investigación en laboratorios con fines médicos y científicos. Todas estas deben garantizar el respeto del bienestar animal.

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

La Región Caribe ha sido resiliente tras la pandemia, ya se está reactivando el turismo y cambiando las formas de realizar sus fiestas y festivales.

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • animales
  • industria
  • Iván Duque
  • Protección animal
  • pruebas
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web