Últimas noticias

20:16

Este índice departamental de innovación evalúa las...

20:05

Este jueves fue radicada la ponencia y se prevé que se...

Julio Comesaña, técnico de Junior.
19:33

El entrenador asegura que Junior ahora solo piensa en la...

Ángela María Orozco, ministra de transporte.
19:27

El anuncio lo hizo la ministra de transporte, Ángela...

19:18

El hecho se presentó hacia las 7 de la noche de este jueves...

El plantel del Junior de Barranquilla, antes de partir a Brasil.
19:17

El guajiro habló luego de regresar de Brasil, donde el...

Julio Comesaña junto a Luis Grau, José Pazo y Luis Amaranto Perea.
19:13

El conjunto rojiblanco estuvieron descansando en la mañana...

18:55

Policía francesa mata al presunto atacante del mercado...

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
18:54

Tras una serie de revelaciones embarazosas, varios...

18:39

La cantante expresó su felicidad a través de...

Alberto Mishaan (centro) junto a su esposa Susie, y sus hijos: Jonathan, Moris, Verónica y Andrés.
Alberto Mishaan (centro) junto a su esposa Susie, y sus hijos: Jonathan, Moris, Verónica y Andrés.

Entrevista Alberto Mishaan

“Tenía que concentrarme todos los días en sobrevivir”: Alberto Mishaan

El titulo es:“Tenía que concentrarme todos los días en sobrevivir”: Alberto Mishaan
Por: Estefanía Fajardo De la Espriella @Estefaniafd

Alberto Mishaan escribió un libro en el que narra su lucha contra el síndrome de Guillain-Barré y cómo anuló un triste diagnóstico médico.

“El amor vence todo, el amor cura, el amor ayuda”, esa aunque puede parecer obvia, para otros cursi, es la frase de Alberto Mishaan para definir aquel sentimiento que comparte con su familia. Aquel que le sirvió de gasolina y medicina para dar la lucha en una enfermedad que no conocía, superar los encuentros con la muerte y reestructurar las prioridades de su vida. 

Podríamos comenzar por definir el síndrome de Guillain-Barré (SGB) o por la fortuna de que Mishaan pueda, después de tener solo tres meses de esperanza de vida y únicamente comunicarse a través de sus pupilas, contestar el teléfono en Estados Unidos y dialogar con EL HERALDO.

Pero tal como es el objetivo del empresario bogotano de 63 años con su libro Mañana te espero de pie, cuyas ventas serán destinadas a una fundación en Cartagena que trabaja con enfermos de SGB, es prioridad dar a conocer lo que significa este síndrome. 

La Organización Mundial de la Salud lo define como una afección rara en la que el sistema inmunitario del paciente ataca los nervios periféricos y puede ser mortal.

A Mishaan le dio uno de los más agresivos. En 24 horas lo dejó paralizado completamente y con un pronóstico desalentador. Nunca perdió la cordura, y fue esa justamente la que le permitió salir adelante al escoger luchar, aceptar el destino y no rendirse.

 

P. Nunca perdió la cordura en este proceso. ¿Cómo lo logró?

R.

Mi mente estaba perfectamente bien, el resto del cuerpo estaba disfuncional. En Estados Unidos para lidiar con los pacientes que tienen el tipo que me dio a mí usualmente les dan morfina. Los especialistas le preguntan a uno que de uno a 10 cuánto dolor tiene, usted dice que tiene cinco y la aplican. Una persona que me visitó me dijo que lo peor fue la adicción a eso. Fue entonces cuando decidí que con la mente lo lograría. Manejé toda la enfermedad sin contar con la morfina o drogas para evitar dolor.

P. ¿Era muy fuerte?

R.

Era inmenso. Me dolía todo el cuerpo. Cada vez que me rotaban cada órgano era como una gelatina. Tenía que concentrarme todos los días de ese primer año en sobrevivir. 

P. La meditación fue clave en su recuperación, pero Dios también aparece en su relato…

R.

No soy muy religioso, pero sí practicante. Cuando me enfermé y sentía que no tenía más fuerza o energía le pedía fuerza y de algún lado la sacaba. He practicado durante muchos años una meditación que se llama Chi Kung, y esa me ayudó a concentrarme en cada órgano cuando tenía que hacerlo, poder aguantar y sanarlos. 

P. ¿Cuáles eran las prioridades del Alberto antes del SGB y el de ahora?

R.

Cambiaron totalmente. Antes siempre estaba preocupado por el trabajo para vivir bien. Después venía mi familia y seguía yo. Ahora me doy cuenta que si no hay salud uno no tiene nada. Mi prioridad número uno ahora es mi salud, porque con ella me estoy cuidando y puedo dedicarme a mi familia, que al final es la bendición más grande que se tiene. Lo tercero es el trabajo y todo lo material. Ahora disfruto cuando me siento, puedo respirar, puedo tragar, puedo ver el sol, hacer ciertas cosas. 

P. En el libro comenta que todo es un día a la vez, creando metas a corto plazo que pueda cumplir. ¿Cuál es la de ahora?

R.

Mi meta a corto plazo es poder caminar. Mi hijo menor se va a casar el 25 de mayo del año entrante y me gustaría para ese entonces poder caminar. Hoy lo hago con un caminador, pero me gustaría, si es posible, sin ayuda.

P. Hay un capítulo llamado ‘Sonreír con el corazón’, ¿cómo se logra?

R.

Se basa en sentir, soltar, y sonreír con el corazón. Cuando uno lo logra da energía positiva, que es lo que sana. Además usted, como la gente que está alrededor, recibe esa energía positiva porque uno, así como dice el libro, está sonriendo desde el corazón.

P. El positivismo y actitud suya y de su familia fue fundamental…

R.

Lo que hacen los doctores es mantenerlo a uno con vida. Pero todo esto va de acuerdo a la disposición que uno tenga de curarse o no. El diagnóstico que daban era que yo iba a sobrevivir tres meses. Todos estábamos en contra de ese diagnóstico, especialmente mi esposa, y esa era la lucha. 

P. Su esposa Susie Millán es un capítulo aparte. Ella se entregó en cuerpo y alma a usted en este proceso…

R.

El amor vence todo. El amor cura, el amor ayuda. Estoy totalmente enamorado, ahora más que nunca. Me doy cuenta que realmente por ella me salvé. Por su inquietud, su insistencia, ella fue enfermera, doctora, asistente, psicóloga, de todo. 

P. ¿Ayudó un poquito la actitud frente a la vida por ser costeña, esa que refleja en el libro?

R.

Totalmente. Yo soy el de Bogotá, cachaco. Ella (de Cartagena) es una persona muy alegre, siempre está sonriendo. Y esa combinación de ser totalmente diferentes es lo que nos ha mantenido juntos en 36 años felizmente casados. 

P. Un día a la vez, dice. Cada día trae una enseñanza, ¿cuál fue la de hoy?

R.

Hoy hice terapia en la piscina y me di cuenta que adelanté muchísimo. Podía caminar en el agua con más facilidad, y eso para mí es alegría, estoy avanzando. Es otra cosa de esta enfermedad, la única manera que uno puede volver a la normalidad es haciendo terapia a diario, ser persistente. Todos los días me digo que tengo que estar con buena energía, alegre y dedicarme a mi terapia.

P. Los jóvenes tendemos a vivir la vida rápido, a apresurarnos y no disfrutar los detalles del día a día. ¿Cuál es su consejo ahora?

R.

Los jóvenes están viviendo y más que todo lo que buscan es experiencias de todo tipo, estoy totalmente de acuerdo con todo eso. Pero también uno tiene que ser persistente en el trabajo, ser leal, fiel y mucha gente joven piensa que se van a tapar de plata, van a tener esto o lo otro y no es así... Hay que trabajar las cosas. No se debe ir de trabajo en trabajo ni de novio en novio, que es lo que hoy en día se está haciendo.

P. El doctor dice que su recuperación fue un milagro. ¿Cree en los milagros?

R.

Honestamente sí. En tres o cuatro ocasiones vi la muerte frente a mí. En una me dieron una sobredosis de unos medicamentos al corazón, me bajó el ritmo cardíaco totalmente, ahí vi la muerte. Me despedí de mi familia y dije que no me iba a entregar, finalmente llegaron los doctores. Fueron varias ocasiones de código azul en los hospitales donde llegaban  con los equipos para revivir a los pacientes... Yo sí creo en los milagros.

P. Sus hijos decían que usted era el piloto de su equipo de Fórmula 1, ¿cómo quedó esa carrera?

R.

Mis hijos (Jonathan, Moris, Verónica y Andrés) vivían en Colombia y yo estaba internado en Estados Unidos. Cada semana venía uno a Miami y me acompañaba de noche y de día. Me hablaban, me hacían terapia física, me tenían con la mente pensando en otras cosas. El equipo ganó en el sentido de que salí con vida del hospital.

P. Sus nietos son ahora su motivación…

R.

Totalmente. Yo supe que iba a nacer mi primer nieto, Jonás, en enero, prácticamente cuando entré al hospital. Cuando me dieron la noticia dije que tenía que vivir para poder ver a mis nietos crecer. Yo soy hebreo, a los 13 años reciben una primera comunión, el Bar Mitzvá, y dije que tenía que estar ahí. Los nietos son una bendición de Dios y es lo que me llena el corazón.

P. ¿Y la música qué es en su vida?

R.

Me gusta mucho la música. La música latina me gusta porque tiene mucho significado. Las palabras de la música tienen su historia, tienen alguna lección. Me gusta la música clásica, el jazz, y todo lo que es música para meditar.

P. ¿Cómo decide escribir el libro?

R.

Decido escribirlo porque el hijo de un amigo mío tuvo un problema un tumor en el cerebro. Lo operaron, le hicieron quimio y le salió un segundo, no quiso operarse y con medicina alterna pudo sobrevivir y escribió un libro con la idea de ayudar a la gente. Cuando mi amigo me dice esto, yo pensé que esta enfermedad mía tiene un propósito y es el de ayudar a la gente. Muchos no saben cómo reaccionar cuando enfrentan esto, entonces decidí escribirlo y realmente es una lección de vida para ayudar a quienes estén en casos similares, o incluso a gente del común.

Toda la plata del libro la voy a donar a una fundación en Cartagena que se llama Granitos de paz, específicamente para gente que tuvo enfermedades similares a la mía.

P. ¿Le han escrito desde la publicación?

R.

Una señora de Medellín me dijo que su esposo hace 27 años, cuando tenía 23, murió de Guillain Barré y le gusta que esté difundiendo la enfermedad para que la gente sepa que existe. También me han llamado para asesorarlos y ayudarlos.

P. Antes convivió con cáncer también y lo operaron, ¿eso lo preparó en algún sentido para el SGB?

R.

El cáncer me preparó en la mente. Me tuvieron que operar en dos ocasiones, pero el cáncer muchas veces da metástasis, y si uno piensa que no se sanó y le va a dar de nuevo, así puede ser. Yo siempre pensé que no me daría más. Me dediqué a la medicina alterna, llevo 20 años asistiendo donde Santiago Rojas, simplemente con la idea de programarme en la mente a tener salud y no pensar en esas enfermedades.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Salud
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Aumenta tus posibilidades de ganar, suscríbete a EL HERALDO desde $30.000
Cocina sin aceite, ¡Compra Air Fryer digital a precio de locura, solo con EL HERALDO!
Tu música en todas partes, COMPRA el nuevo Sound Bar Slim bluetooth con radio FM y ranura para SD
Dale color a tu cocina, COMPRA YA set de cuchillos con cubierta antibacteriana + pelador de ceramica