Rincón Juniorista | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Fawcett en un partido de la Libertadores ante Gremio.
Archivo
Rincón Juniorista

“Jugar y ganar en Junior no es fácil, y yo lo hice”: César Fawcett

El exjugador barranquillero, de 35 años, revivió su pasado como rojiblanco en un extenso diálogo con EL HERALDO desde Miami, donde reside hoy en día  Habló, además, su presente en los EE.UU.

Si hubo un lateral que se ganó a pulso todo lo que vivió en Junior, ese fue César Fawcett. El jugador barranquillero, triple campeón con Junior, supo convivir entre los elogios y las críticas y al final logró protagonizar una extensa carrera como rojiblanco, que incluyó un paso por todas las categorías menores.

El lateral revivió su pasado como ‘Tiburón’ en un diálogo con EL HERALDO, desde Miami, donde reside hoy en día.

P.

¿Qué hay de la vida de César Fawcett?

R.

Bueno, estoy acá en Miami, en los Estados Unidos. Actualmente laboro en una empresa que se llama ‘TrB Mechanical’, que trabaja en la instalación de aires acondicionado y plomería. Me ha tocado, después del fútbol, hacer este tipo de actividades en este gran país. Acá uno aprende de todo, la verdad me ha sorprendido mucho este país. Sin tener mucha experiencia y los estudios necesarios me han dejado trabajar, aprender y ganar buena plata.

P.

¿Cuál es su función?

R.

Yo estoy como ayudante. Ahora mismo estamos trabajando en un hotel que está en obra negra y nuestra función es montarles a las habitaciones y a todos los pisos lo que son los aires acondicionados y la plomería.

P.

Un cambio de punta a punta en su vida…

R.

(Risas) Si, en este país uno aprende de todo. Yo estoy recién llegado y eso es lo que me ha tocado hacer, porque de pronto en la parte del fútbol, para ser coach, te exigen muchas cosas. Pero bueno, mi idea es trabajar más adelante en cuestiones de deporte y de fútbol, que es lo que me dio a mi todo.

P.

¿Está alejado 100% del fútbol?

R.

Para nada, yo sigo jugando, obviamente ya no de forma profesional, pero si como un aficionado más. Acá hay una colonia grande de barranquilleros y gracias a Dios me han acogido muy bien. Juego casi cinco días a la semana, en la noche, luego del trabajo, y los fines de semana también. Hay algunas partes donde me reconocen y como saben de mi calidad, porque eso no se pierde, se me acercan para pagarme por jugar.

P.

¿Cómo fue su vida luego del retiro?

R.

Yo tengo uno año y medio acá en Miami, pero antes de llegar acá estuve en Barranquilla trabajando en negocios personales.

 A mi realmente me dio muy duro cuando salí de Junior, no me lo esperaba. Luego de la lesión que tuve no logré recuperarme al 100% y el profesor Alexis (Mendoza) me dijo que no podía esperar a la gente y me dijo que no contaba conmigo. Luego pasé a Uniautónoma FC, pero desafortunadamente no nos fue bien y descendimos.

Ahí tomé la decisión de no jugar más, ya veía que los equipos que de pronto me querían no me ofrecían buenos sueldos, entonces decidí, sin tanto bombo y platillo, retirarme y dedicarme a mi familia y a mis negocios. Se dio la oportunidad de venirme para los EE.UU y gracias a Dios nos ha ido bien, nos ha gustado, sobre todo por lo niños, que están experimentando otro estilo de vida. Eso sí, no cambio a Barranquilla por nada del mundo, pero poco a poco me adapto a estar acá.

P.

¿Extraña el fútbol?

R.

Sí, claro. Yo veo excompañeros y amigos que tienen mi edad (35 años) y siguen jugando, y jodaaa, quisiera estar todavía ahí con ellos. Yo me siento aún jugador. Cuando veo los partidos de Junior me dan ganas de volver, pero bueno, ya uno entiende que el tiempo de uno pasó y que hay que adaptarse a otro estilo de vida. A la final el fútbol uno nunca lo va a dejar jugar, pero ya toca como aficionado.

P.

¿Qué fue lo que más le gustó del fútbol y qué fue lo que menos le agradó?

R.

Lo que más me gustó fue jugarlo (risas)... porque no todo el mundo nace para jugar al fútbol profesional. Los que logramos llegar somos unos privilegiados. A mí me tocó duro, yo jugué en Junior en todas las categorías menores, como quien dice, hice el curso completico antes de llegar a la profesional.

Eso me llena de orgullo, porque me gané las cosas apunta de esfuerzo y sacrificio. Y lo que menos me gustó fue el tiempo que dejé de compartir con mi familia en todos esos años que estuve jugando, porque el fútbol te absorbe por completo y te exige mucha disciplina, concentración y sacrificios. Pero eso sí, es la mejor profesión de todas.

P.

¿Cómo califica su paso por el equipo rojiblanco?

R.

Para mí fue excelente. Así fuera criticado por momentos, siempre me mantuve, y eso en Junior no es fácil, porque cualquiera no juega ahí. Yo daba siempre el 100%. Quizá no era el mejor jugador, pero sí era cumplidor. A mí que me saquen por malo, pero no porque no trabajé, porque no corrí, porque no la sudé. Eso fue lo que me caracterizó y por eso jugué 14 años al fútbol. Además gané tres títulos, que tampoco es fácil. Hasta hace poco era el jugador más ganador de la historia del club, pero bueno, ya me pasaron (risas). A mí nadie me regaló nada y eso me llena de orgullo.

P.

¿Se siente un histórico de Junior?

R.

Decirlo yo, no me queda bien. Eso que lo decidan los aficionados y los analistas deportivos. Pero yo sí considero que hago parte de la historia. Gané tres títulos. Logré, además, tres subtítulos y me consolidé por muchos años en el equipo, y eso no es fácil. Yo sé que estoy en la historia de Junior y eso no me lo va a quitar nadie.

P.

No es fácil sacar laterales izquierdos de las inferiores del Junior. Luego de su retiro, demoró mucho en salir otro y ahora tenemos a Gabriel Fuentes. ¿Por qué es tan difícil?

R.

Sí, no es fácil. Es una posición complicada. Además ten claro algo, no todo el mundo juega en Junior. Yo vi pasar miles y miles de jugadores en las divisiones menores, que eran excelentes y no lograban llegar. Otros que jugaban en otros equipos, les iba bien, pero llegaban a Junior y no sé qué les pasaba. No sé qué tiene esa camiseta rojiblanca, no sé si es la exigencia, la ciudad, los hinchas, pero a muchos le queda grande. Este muchacho Fuentes gracias a Dios se ha mantenido, ha tenido roce de Selección, es un buen prospecto y un excelente jugador.

P.

¿Cómo convivió usted entre los elogios y las críticas?

R.

Yo creo que mi éxito, para durar tanto tiempo, radicó en que nunca fui un jugador que cuando hacía las cosas bien me comía todos los elogios de la prensa y los hinchas y tampoco cuando jugaba mal me dejaba afectar por las críticas. Yo siempre fui recto, neutro, ni me subía mucho, ni me bajaba emocionalmente. No era mucho de redes sociales, no salía besando el escudo y esas cosas, yo demostraba mis cosas en la cancha y nadie puede dudar de lo que yo le di y amé a Junior.

P.

De los tres títulos que ganó (2004, 2010 y 2011), ¿cuál fue el más especial?

R.

Para mí el más especial fue el de 2010. Es que quedar campeón en Barranquilla, con ese estadio lleno, era el sueño de mi vida. Además jugué muy bien ese torneo, siendo titular en la gran mayoría de partidos. Fue un título inolvidable. En el de 2004 no pude estar en la cancha en esa recordada final con Nacional, pero hice parte de ese éxito. Prácticamente yo jugué todo el torneo, pero en las finales el ‘Zurdo’ (López) decidió usar a Machacón. Y en el de 2011 alternaba la titular con Juan David Valencia y él terminó jugando esas finales.

P.

¿Qué nos puede decir de ese equipo campeón de 2010?

R.

Veníamos de pelear el descenso y de perder esa dolorosa final con Once Caldas. Pero de la mano de Giovanni, Bacca y Román Torres, la ‘mole’ atrás, logramos hacer un torneo espectacular. Todo se nos dio. Éramos letales en casa y por fuera era muy raro que perdiéramos.

P.

¿Fue el mejor Junior en el que jugó?

R.

Ese de 2010 fue el mejor, es que era muy completo. También valoro el equipo del profe Quintabani, que empezó muy bien y luego se fue cayendo de a poco, pero teníamos una buena banda.

P.

¿Cómo se pierde esa inexplicable final de 2009 ante un mermado Once Caldas?

R.

Fue algo que no estaba en el libreto, nadie se imaginó que perderíamos. Nos sobramos mucho, estábamos tan convencidos que teníamos tremendo equipo, que terminamos menospreciando al rival, que además llegaba mermadísimo a esa final... sin Fano, sin Viáfara, sin Casanova, sin sus referentes. Para mí nos confiamos demasiado, ya nos creíamos campeones y se nos ‘volteó la arepa’. Es de esos partidos que ni durando 15 horas íbamos a ganar, porque el fútbol te cobra el exceso de confianza.

P.

¿Fue la final perdida que más le dolió?

R.

Esa y la de 2014 con Nacional, en Medellín, que tuvimos la estrella en el bolsillo y en el último segundo nos la arrebataron. En esa final fue que me lesioné. Diosss (…), esa nunca se me va a olvidar. Ya la gente en Medellín estaba entregada, ya el Atanasio estaba en silencio y pasó lo que pasó, vino Valoy, que yo creo que se agachó y la pelota le pegó accidentalmente en la cabeza, y metió el gol (risas). Esas son las cosas del fútbol. Yo es para que me hubiese retirado con cinco títulos de Junior (risas), pero bueno, no me puedo quejar.

P.

Usted compartió con jugadores que marcaron una época en Junior. ¿Cuál fue el que más lo sorprendió?

R.

Sin duda, Giovanni Hernández. Era un ‘Mago’. Pero también valoro mucho a Teo, Bacca, Macnelly, Vladimir Hernández. Mi respeto para todos.

P.

Y de los técnicos que tuvo, ¿cuál fue el que más lo marcó?

R.

Mi papá Julio Avelino Comesaña. (Risas) Así le digo yo. Mi papá es mi papá. Fue el que me puso a debutar, era el que me daba consejos, el que me dio continuidad. El mejor técnico que he tenido sin duda alguna, por eso me alegro mucho de los éxitos que ha tenido en los últimos años, porque ya se lo merecía después de tanta lucha y de ayudar a Junior en todas las facetas... a ganar títulos, salvarlo del descenso, ponerlo en el primer plano internacional. En fin, mi ‘papá’ lo ha hecho todo.

P.

¿Qué fue lo que más le dolió en su paso por Junior?

R.

Me dolió mi salida, porque yo no estaba recuperado 100%, pero además porque me sacó un técnico que era de la tierra, que es Alexis Mendoza, al que admiré como jugador.

A mí me dirigieron en Junior argentinos, uruguayos, paisas, cachacos, caleños, de todo, y que preciso el barranquillero sea el que te diga ‘no voy a contar contigo’ duele. Pero bueno, de pronto él tenía otros jugadores o no les gustaba mi estilo de juego. Es normal que eso pase.

No le guardo rencor, para nada, pero si me dolió salir así, no me lo esperaba. Es que yo no me lesiono en un partido X, yo me lesiono jugando una final, peleando un título. Además ese semestre de 2014 me fue muy bien. Pero bueno, son cosas que pasan. Yo la verdad me fui  agradecido con la institución.

P.

¿Se gozó esta etapa del Junior bicampeón y finalista de la Sudamericana?

R.

Como no, no solo me lo gocé, sino que me moría por estar jugando ahí. Es que yo soy hincha de Junior y ver ese estadio lleno en las dos finales le da a uno mucha nostalgia, me transporta de una al pasado. Pero bueno, yo viví lo mío y ya me toca disfrutar viendo los ‘toros detrás de la barrera’, como un hincha más. Siempre le voy a desear lo mejor a mi Junior.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¡Vuelve toda la emoción de la liga colombiana!

Haz tus predicciones, acierta los marcadores y gana puntos para ser el N°1 en la tabla.

Regístrate ó accede a tu cuenta para poder competir contra tus amigos y los expertos del fútbol colombiano.

¡Jugar ahora!

Más noticias de:

  • Junior
  • Qué hay de la Vida
  • Rincón Juniorista
  • Y qué hay de la vida de
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web