Últimas noticias

00:23

El presidente de Junior explicó que Alberto Gamero sale de...

Roberto ‘Tico’ Bruno, asistente técnico de la Selección Colombia, con la camiseta de la leyenda brasilera.
00:08

El estratega barranquillero es el asistente técnico de la...

El tenista barranquillero José Bendeck.
00:03

El barranquillero cayó en segunda ronda del torneo Futuro (...

00:00

Cerca de dos tercios de los cánceres están causados por...

Un funcionario de la Defensoría del Pueblo en Docordó, Chocó.
21:33

La matanza ocurrió este sábado en el caserío Carrá,...

Sitio donde ocurrió el atentado este domingo.
21:11

El hecho criminal se registró en la tarde del sábado....

Julio Avelino Comesaña volvería a dirigir al conjunto barranquillero tras la salida de Alberto Gamero.
20:45

El colombo-uruguayo es el candidato más firme para...

Jaider Rafael Valencia Granados, presunto agresor de Nancy Guzmán Urina.
20:44

Policía le halló un revólver en su poder.

Votaciones realizadas este domingo en Cajamarca, Tolima.
20:41

Habitantes de Cajamarca fueron convocados a elecciones por...

Imágenes del video que circuló por redes sociales y que, según autoridades, ocurrió en un centro asistencial de Cartagena.
18:57

En un video que trascendió por redes sociales se observa a...

El titulo es:El error de ir sin boleta al estadio

El error de ir sin boleta al estadio

Relato de una periodista que en su condición de hincha de Junior no pudo entrar al partido contra el Once Caldas por fallas en la logística de taquilla.

Cortesía
Cortesía
La gente se aglomeró en la entrada de la tribuna occidental sin poder ingresar. Cortesía

Temas tratados

Relato de una periodista que en su condición de hincha de Junior no pudo entrar al partido contra el Once Caldas por fallas en la logística de taquilla.

No siempre cuento con tiempo, por trabajo, para agendarme y comprar boletas de un evento con anticipación, por eso me aventuré a llegar al parqueadero de occidental del Metropolitano y conseguir la entrada allá para ver a 'Jujú' jugar. Llevaba 4 meses sin jugar aquí, y decían que la cancha estaba linda, tenía que comprobarlo. Error.

Al llegar, vi a un mar de gente sin entrar. Como yo, esas personas querían ver al Tiburón anotar esos tres goles en vivo y en directo. Gritar y cantar de nuevo "Junior tu papá...". Agitar la camiseta, o lo que tuviera en mano, con cada anotación desde la grada. Pero no fue así. Ninguno de nosotros pudo. ¿El problema? No había boletas. El partido comenzaba y mucha gente seguía afuera.

Resulta que los encargados de vender las boletas, pensando que serían pocas las personas en ingresar, imprimieron una limitada cantidad de tiquetes. Por ende, no había impresas en la 'taquilla' improvisada. Ustedes se preguntarán, ¿un estadio, con cancha nueva "al nivel de una europea", con taquilla improvisada? Pues sí, era improvisada. Una mujer con un computador a un lado de la puerta era la señalada para vender las entradas en ese acceso de occidental, donde no las pudo expender y cobrar al no tener fluído eléctrico para efectuar su impresión. Se fue la luz en el estadio durante un rato. 

La hinchada tuvo que esperar. Pasó lo mismo en las otras tribunas. La solución de los responsables de la boletería fue pedirlas a su punto físico en el norte de la ciudad. Entretanto, el partido continuaba. Cuando por fin llegaron los tiquetes, el primer tiempo había culminado. Aún así querían venderlas a su precio original: 80 mil pesos colombianos.

"¡Ya no queremos entrar, ya no queremos entrar!", se escuchó por parte de algunos. Entendible, ¿quién quiere pagar una boleta a su  valor 'full' para ver medio juego al que no ha podido entrar por negligencia y falta de organización de los vendedores? Seguro que nadie. Al menos yo no.

Por supuesto, había revendedores. Pero ellos pretendían venderlas en 70 mil. Tampoco lo lograron. Luego, una bulla se escuchó desde el interior del estadio. Había iniciado el segundo tiempo. Esto hizo que todos los que esperaban afuera se aglomeraran en la entrada, supuestamente dejarían entrar gratis. Falso. Las boletas serian vendidas en 40 mil. La gente no pagó, y, antes de que cerraran la puerta, se sintió: ¡gol! Mi primer gol de Junior vivido desde afuera. Horrible.

No tuve otro remedio que terminar de ver el partido en el billar de enfrente. Ahí vi, salté y grité los otros dos goles. Y bueno, al menos Junior ganó. Pero me quedó el sinsabor. ¿Será que el Metro sí es un estadio al estilo europeo? Yo, honestamente, no lo creo. Con el tema de la boletería no.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Rincón Juni...
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!