“Si soy presidente, Adolfo Meisel será ministro de Hacie ...

Últimas noticias

08:21

La primera ronda de las elecciones presidenciales tiene...

Guennadi Padalka
07:39

 Padalka superó el 29 de junio de 2015 el récord que...

El cantante Martín Elías se presentó en Coveñas, Sucre, el Viernes Santo sobre las 6:00 de la mañana para cerrar el concierto en el cual no figuraba inicialmente.
01:29

El cantante cerró el concierto en el que no estuvo desde el...

00:59

Esta es la segunda vez en en la que el colombiano pierde la...

Con 113 años, María Teresa Rico Martínez, es oriunda del Carmen de Bolívar. Es una de las mujeres más longevas del mundo.
00:53

“No preocuparse mucho”, uno de los consejos que da la...

Caleb Mosquera gesticula durante el diálogo que sostuvo el pastor y policía con este medio en su casa.
00:50

El intendente Caleb David Mosquera Cabrera lleva 21 años...

Canal por donde pasa el arroyo El Salao en El Edén.
00:49

Sectores registran un nivel de amenaza de deslizamientos “...

presidente del Congreso de la República
00:46

El parlamentario expone los motivos por los cuales no está...

Canal de Acceso.
00:45

La corporación asegura que la draga llegará a Barranquilla...

00:45

El 90% de los hablantes del español son de territorio...

Marco Schwartz, director general de EL HERALDO, en entrevista con Sergio Fajardo, aspirante presidencial.
Marco Schwartz, director general de EL HERALDO, en entrevista con Sergio Fajardo, aspirante presidencial.

Entrevista con el Precandidato presidencial

“Si soy presidente, Adolfo Meisel será ministro de Hacienda”: Sergio Fajardo

El titulo es:“Si soy presidente, Adolfo Meisel será ministro de Hacienda”: Sergio Fajardo

“De esta región se ha hecho una caricatura irrespetuosa cuando se afirma que las elecciones se ganan con la compra de votos”.

En su visita a la ciudad de Barranquilla, el aspirante presidencial habló sobre su pasado político, los planteamientos base de su proyecto electoral, las posibles alianzas en su camino a la Presidencia y, como anuncio particular, el nombramiento que haría a Adolfo Meisel Roca como ministro de Hacienda en caso de que fuera presidente. 

P. ¿Para qué quiere ser presidente de Colombia, un país tan complejo?

R.

Bueno, es cierto. Es complejo y cada vez se complica más. Pero lo hago porque tengo la convicción profunda de que podemos vivir de otra manera, que podemos construir una sociedad diferente, que nos podemos dar una oportunidad para aportarle a Colombia principios, ideales y sueños. Cuando yo entré a la política en el año 2000, a los 43 años, con cero probabilidades y cero experiencia, el propósito siempre fue ese: vamos a organizarnos, vamos a participar en elecciones, vamos a llegar al poder y vamos a transformar la sociedad. Hoy en día ese sigue siendo el propósito. 

P. ¿Cuál es la diferencia entre hacer campaña en ese entonces y hacer campaña en la política actual?

R.

La experiencia. Yo no había militado en ningún partido ni había estado en mi vida en una campaña electoral. Y arrancamos en Medellín con un esquema muy básico y muy elemental. Pero siempre con el propósito de llegarle al mayor número de personas posibles de manera directa. ¿Cómo lo hicimos? Salíamos a caminar, a buscar a la gente en los espacios públicos, entregando volantes donde compartíamos nuestras ideas y nuestros principios básicos . Hoy nos mantenemos igual. Nosotros no compramos un voto ni compramos  a ningún líder.

P. ¿Y el país es el mismo?

R.

Completamente distinto…

P. ¿En qué sentido?

R.

En muchísimos sentidos. Cuando nosotros salimos por primera vez a una calle en Medellín, el tema del narcotráfico seguía vigente en diferentes dimensiones. Recuerde que ese 2000 era el año de las negociaciones del Caguán, en el momento de la hecatombe de esa negociación; Medellín tenía todavía una marca pesada sobre la violencia; estaban las autodefensas; era un país, en los términos habituales de Colombia, como tantas veces hemos dicho en nuestro país, al borde del abismo. Ese era el país en ese momento. Hoy ya es muy distinto caminar por distintas zonas de Colombia. Sin embargo, fíjese usted que la situación actual también es supremamente compleja. Si antes los problemas eran una especie de “externos” al Estado, a la institucionalidad: el narcotráfico, las guerrillas; el problema de Colombia hoy es desde adentro: la polarización asociada al tema Uribe – Santos, el plebiscito, los acuerdos de paz y la indignación que surge del caso Odebrecht, que fue la gota que hizo que se derramara la copa. Colombia está en esa circunstancia que yo personalmente nunca  había sentido así. Esto es en el establecimiento, muy distinto al narcotráfico o las guerrillas. Esa es la situación de Colombia hoy y es muy compleja.

 

P. ¿Usted cómo se define, o de qué se siente más cerca? Unos dicen que está más cerca de las tesis de Uribe y otros de las de Santos.

R.

Varias cosas al respecto. La primera es ese afán habitual, probablemente en Colombia, de estar poniendo categorías para poder entender: es Uribe o es Santos. ¿Dígame, uribista o  antiuribista, santista o anisantista, dónde están? Esa es una inseguridad en Colombia. Yo he dicho: no soy uribista ni antiuribista. Eso supone que el mundo está dividido en dos pedazos. Nosotros no aceptamos estar precisamente clasificados en una casilla para poder ser parte de esta sociedad. Nosotros somos un conjunto de principios. Somos los problemas que estamos enfrentando, somos una forma de pensar los problemas, una forma de actuar en política, eso es lo que nosotros somos. Entonces no resistimos esas clasificaciones.

P. ¿Entonces del lado de quién no le molesta estar? ¿Con quién se siente más a gusto?

R.

Pregúnteme mejor con quién he conversado en el último año: Con Álvaro Uribe, con Gustavo Petro, con Iván Duque, con Iván Cepeda, con Marta Lucía Ramírez, con Claudia López, con Humberto de la Calle, con tantas personas. Yo me siento a gusto con las personas en el sentido de que nosotros podemos pensar diferente y nos podemos tratar con respeto. Entonces no es sentirme a gusto en términos de personales, sino de qué manera conversamos, de qué manera tramitamos las diferencias de nuestra sociedad.

 

P. Hablemos entonces de las propuestas. ¿En economía, por ejemplo, qué modelo de país usted ve?

R.

Voy a responder parcialmente y le voy a decir porqué. Nosotros hemos hecho un recorrido político: Alcaldía en Medellín, Gobernación en Antioquia y campaña presidencial con Antanas Mockus. Hoy, en este momento, estamos en una etapa particular. Y es la de escuchar y deliberar. Yo soy un matemático y siempre digo que antes de resolver un problema toca entenderlo. Antes de hablar, hay que pensar. Entonces estamos escuchando para preparar las propuestas. Sin embargo  le voy a ilustrar nuestros planteamientos base de la siguiente forma: pensemos en un cuaderno con una página llena que tiene arriba el título “violencia  y destrucción en Colombia” a la cual no le cabe una letra más. Nuestro reto es pasar esa página de tal forma que quede una hoja en blanco para que podamos escribir  cosas nuevas. Para pasar la página de la violencia y evitar que se devuelva, requerimos de la reconciliación, la cual se basa en tres cosas. Primero, culminar con éxito el proceso de paz con el Eln  y cumplir con rigor y transparencia los acuerdos con las Farc. Segundo, incentivar un proyecto de cultura ciudadana para el país que se base en la convivencia y en la cultura de la legalidad.Por último, dentro de esa reconciliación, requerimos de la seguridad ciudadana. No podemos ignorar las condiciones de la seguridad ciudadana hoy día y que se nos convierta en otro problema de violencia en el país. 

P. ¿Cómo ve usted a la Costa?

R.

Yo creo que de la Costa han hecho una caricatura que es irrespetuosa: en la Costa se ganan las elecciones con plata. Es una caricatura porque se menosprecia a la Costa cuando se asocia con ese poder político que no es de liderazgo, de expresión de la creatividad, del conocimiento, sino que es un poder político asociado con el clientelismo y la compra de votos. Lo digo con todo el rigor y con toda la seriedad.  El reto que tiene la región, es un reto  de liderazgo político. Aquí hay muchas personas que tienen el conocimiento y la capacidad, la calidad de los argumentos y de los sueños. Adolfo Meisel Roca, por ejemplo, que yo lo leí siempre que estuvo en el Banco de la República. Desde ahora mismo puedo anunciar que si gano la Presidencia, lo nombraré ministro de Hacienda.

P. La anterior campaña presidencial tuvo que ver mucho con el proceso de paz. Esta definitivamente será la campaña de en contra de la corrupción. ¿Qué tiene de diferente Fajardo con respecto a los otros candidatos?

R.

Varias cosas. Yo creo que el tema de la paz también va a estar en esta campaña y no solamente la corrupción. Hay que ser diferente. Tenemos detrás la experiencia de que hemos gobernado y que obtuvimos resultados. Manejamos billones de pesos y miles de personas. Es algo muy distinto de alguien que no ha gobernado. Nosotros sacamos las mejores notas en Colombia: primer puesto en el índice  gobierno abierto de la Procuraduría de la República desde que yo fui gobernador de Antioquía. Primer puesto en transparencia internacional. 

P. ¿En camino hacia la campaña con quién haría usted alianzas?

R.

Yo les digo condiciones. Una primera condición para empezar a hablar de una alianza es la lucha contra la corrupción y contra el clientelismo. En ese contexto, con las personas con las que hemos hablado de una eventual posibilidad de  juntarnos están, Claudia López y Antonio Navarro del partido Verde y Jorge Robledo del Polo Democrático. Son las personas con las que me he sentado físicamente y hemos discutido en ese sentido. Tenemos ese punto en común. Es importante porque podemos tener una conversación sobre una posible alianza. Eso significa que  se abren las puertas, pero de ahí a que hagamos una alianza requiere del trabajo de decidir qué le vamos a proponer al país. Nosotros no pensamos lo mismo, entonces debemos sentar a mirar qué es lo que vamos a proponer. Ahí vamos. 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Política
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!