Ley del Montes | El efecto Comesaña

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Luis Zúñiga (izq.)  y David Santacruz sueñan con llegar a la NBA.
03:00

Los chicos de 14 años se destacan en el torneo de...

Gabriela Bolle ganó el oro en los Juegos Centroamericano y del Caribe Barranquilla 2018.
00:48

La bicicrosista del registro del Atlántico ...

Acción de uno de los partidos del torneo de rugby.
00:45

Zorros A lidera el torneo en la rama masculina con 14...

Real Betulia, actual campeón.
00:40

 Jhon Flórez lideró la victoria 2-1 de los actuales...

Jair Rojas, Gabriel ‘Tanaka’ Quintero, el brasilero Alex Leme y Roy Mathews, presidente de la Liga de Jiu-jitsu.
00:33

Desde las 8 p.m.,los asistentes podrán ver cinco combates....

Vista de uno de los espacios de la cancha de arena de los alrededores del Jardín Botánico.
00:13

Director de la Agencia señaló que el uso de estos espacios...

Imagen de referencia.
20:09

Un consumo elevado de azúcar puede aumentar el riesgo de...

19:38

La Superintendencia de Servicios no ha podido girar los...

19:30

El fusarium raza 4 tropical (Foct R4T) marchita las plantas...

19:09

“Ustedes hicieron historia para siempre”, les...

Julio Avelino Comesaña, director técnico de Junior.
Julio Avelino Comesaña, director técnico de Junior.
Julio Avelino Comesaña, director técnico de Junior. Foto: César Bolívar

Ley del Montes | El efecto Comesaña

¿Qué hay detrás del éxito del Junior, equipo favorito para coronarse bicampeón del fútbol colombiano?

¿Qué hay detrás del éxito del Junior, equipo favorito para coronarse bicampeón del fútbol colombiano?

Julio Avelino Comesaña es un barranquillero que nació en Montevideo, Uruguay. Camina, habla y piensa como si hubiera crecido en Cevillar, en el barrio Abajo o en el mismísimo Prado. A Comesaña lo quiere toda Barranquilla y ahora que el Junior está peleando el título contra el Pasto lo quieren mucho más. Pero a Comesaña también lo odia Barranquilla cuando el Junior va de último en la tabla, pierde la Copa Suramericana o lo eliminan de La Libertadores. Si el Junior es la “querida” de los barranquilleros, como dijo el inolvidable Álvaro Cepeda Samudio, Comesaña es el amor eterno de Barranquilla. Eterno en serio: él es como esos novios que se van o los echan, pero vuelven, una y otra y otra y otra vez. Comesaña se ha ido ocho veces de la dirección técnica del Junior -¡ocho veces!- y ha vuelto nueve. Bajo su conducción el equipo ha sido campeón dos veces: en 1993 y en 2018. Dudo que algún equipo en el mundo haya contratado a un mismo técnico para que lo dirija en nueve oportunidades. Por cuenta de sus idas y vueltas, Comesaña y Junior hacen parte del Récord Guinnes.

Pero vale la pena hacer una pausa para analizar este último regreso -o mejor: el más reciente- de Comesaña al Junior. Se fue como triunfador, después de alcanzar la octava estrella para el equipo, y regresó luego de fracasar con Colón de Santa Fe, Argentina. Partió en Diciembre de 2018 y regresó en mayo de este año. A la Argentina se fue por la puerta grande y a Barranquilla regresó por la ventana.

El Junior que encontró Comesaña fue un equipo desmotivado y carente de eso que los amantes del fútbol llaman “fuego sagrado”. Es decir, deseos de ganar siempre, de dejarlo todo en la cancha hasta la última gota de sudor, de pelear todos los balones, de correr y nunca cansarse. Deseos de -exagero, obviamente- hacerse matar si es necesario por esa camiseta rojiblanca. Comesaña encontró un equipo de jugadores aburguesados, tanto los consagrados, como Teo Gutiérrez y Sebastián Viera, como los más jóvenes, como Lucho Díaz, Víctor Cantillo y Gabriel Fuentes. Aquellos aburguesados, porque han ganado todo y estos aburguesados, porque no han ganado nada.

El equipo que Comesaña recibió de Luis Fernando Suárez estaba cuarto en la tabla de posiciones, eliminado de la Libertadores y con muy poca motivación para defender el título que había obtenido el año pasado. Era cuarto pero parecía último. La afición -tan exigente como injusta- le cobró a los jugadores su desidia y no volvió al Metropolitano Roberto Meléndez. En las tribunas estaban los mismos de siempre, insultando a los mismos de siempre. Ese fue el panorama que encontró Comesaña cuando pisó una vez más el suelo de curramba.

Y para sorpresa de la larga lista de incrédulos y desencantados -inclúyanme, por favor- lo primero que dijo Comesaña, cuando los periodistas le preguntaron por el equipo que recibía, fue: “Este equipo será finalista”.

¿Cuál equipo? Nos miramos todos, aturdidos y desconcertados. ¿Este equipo? El de Teo aburrido, el de Viera miope, el de Lucho Díaz que se cree Ronaldinho, el del “rojo” Fuentes. ¿Este Junior que sufre de empatitis crónica? ¿Este Junior que se asusta con Jaguares y Rionegro? ¡Nooo, Comesaña no habla en serio!

Y resulta que este Junior de Comesaña es finalista, “pelo e burra” tenía razón. ¿Qué hizo? Lo único que hizo fue creer en él y en los jugadores. Y logró que los jugadores también creyeran en ellos. Comesaña los convenció de que la cancha -como diría Jorge Valdano- “es el espacio perfecto para conocernos mejor”. Y por eso no solo se conocen mejor, sino que se divierten: Teo volvió a hacer tacos, Viera volvió a ser figura, Lucho Díaz volvió a soñar con la Selección Colombia, a Fuentes no lo volvieron a expulsar. Y hoy Junior sueña, como sueña Comesaña y Barranquilla entera, con lucir el próximo semestre la estrella nueve en su escudo. Todo gracias al efecto Comesaña, el barranquillero que nació en Montevideo, que con su trabajo y dedicación nos revivió la ilusión que creíamos perdida. ¿Cuáles son los secretos del efecto Comesaña?

Creer, creer, creer

Muchas personas piensan que el fútbol se juega con los pies. Falso. El fútbol se juega con la cabeza. Los pies ejecutan las órdenes que nacen del cerebro. Si el cerebro no funciona, los pies tampoco. Si la cabeza está mal, los pies están peor.

El buen director técnico debe tener una gran dosis de psicólogo y la paciencia de un padre de familia. ¿Por qué los jugadores del Junior solo juegan con Comesaña? Quizás porque Comesaña es para ellos un buen psicólogo y un excelente padre de familia. La técnica, la fundamentación, el despliegue físico y la entrega, son cualidades que tienen la inmensa mayoría de los futbolistas profesionales. Aunque son características muy importantes, no es ahí dónde está la diferencia entre los que triunfan y los que fracasan.

El secreto está en la mente. Mentalizar a un deportista de alto rendimiento de que si es posible alcanzar el éxito y la gloria, es sin duda la labor más exigente de todo entrenador. “Desde que llegamos a México, todos sabíamos que seríamos campeones”, declaró Maradona, al recordar el título de 1986 con la Selección Argentina, dirigida por Carlos Salvador Bilardo. Mientras que con Suárez los jugadores jamás estuvieron convencidos de que podían defender el título alcanzando otra estrella, con Comesaña saben que pueden cumplir esa meta.

Conocer el alma barranquillera

Cuando Comesaña empezó a llamarse “pelo ’e burra”, comenzó a ganarse el corazón de Barranquilla. No hay currambero sin apodo. Comesaña se goza la ciudad. Ya hay media Arenosa ofreciéndole sus parques, rotondas y esquinas para que Christian Daes le levante el monumento que le ofreció si salía campeón.

Comesaña conoce muy bien el alma barranquillera, empezando por la familia Char -dueña del Junior- que cada vez que se está hundiendo el barco algunos de sus miembros salen presurosos a buscar al capitán capaz de sacarlo a flote. Comesaña sabe muy bien lo que significa el Junior para la ciudad y lo que representan sus triunfos y fracasos para el estado de ánimo de sus habitantes. No es que el Junior sea lo más importante, pero si es muy importante. Al igual que el Carnaval.

Ahí radica también buena parte del éxito de la relación de Comesaña con Barranquilla. En medio de tantas dificultades y penurias, el Junior significa una tabla de salvación y una bocanada de oxígeno para buena parte de los habitantes de la ciudad. Es el circo, dicen muchos. Y puede que tengan razón: es el circo que nos hace reír y nos hace llorar. Es el circo que hace que muchos hambrientos olviden por unas horas o por varios días que no hay pan en la mesa. Y eso Comesaña lo sabe.

Ídolos de la única religión que no tiene ateos

¿Cuántos títulos más podrán disputar Teo Gutiérrez y Sebastián Viera? No muchos, seguramente. Los dos son ídolos de la afición barranquillera. Ser bicampeones con Junior los pondría en un lugar de privilegio, donde muy pocos han llegado. Punto. Pero Teo y Viera son también espejos donde se miran los más jóvenes del equipo y los cientos de niños de la Región Caribe que sueñan con ser como ellos.

Teo y Viera son ídolos en un equipo que hace parte de un universo que rinde culto a la “única religión que no tiene ateos”, como diría Eduardo Galeano, que es el fútbol. Tener plena conciencia de ello es muy importante cuando se disputa un título y se busca una estrella. Junior les brindó a Teo y a Viera la oportunidad de ganarse el cariño de los hinchas tiburones, con encuentros y desencuentros, como ocurre cada vez que el equipo juega mal.

Ese es el precio que tienen que pagar por ser los máximos referentes del equipo. Pero son también los primeros que salen en la foto a la hora de alzar la copa. Son las dos caras de la misma moneda.

Apostarle a los jóvenes

Comesaña le apostó a los jóvenes. Luis Díaz, Víctor Cantillo y Gabriel Fuentes, para sólo citar a tres de los más destacados, tienen el sello de Comesaña, quien creyó en ellos desde el comienzo. Los tres están en la mira del fútbol internacional y uno de ellos -Lucho Díaz- va a disputar la Copa América con la Selección Colombia.

En términos estrictamente financieros, Junior tiene con la venta de estos tres jugadores una extraordinaria fuente de ingresos. Cuando Comesaña llegó al Junior como jugador en 1973, venía de ser campeón con Millonarios de la mano del médico Gabriel Ochoa Uribe, quien también creyó en los jóvenes.

De modo que con la experiencia de algunos y la juventud de otros, Comesaña conformó un equipo que en muy pocos meses pasó del infierno al cielo. Un equipo que encontró descuadernado y que hoy está peleando el bicampeonato, algo en lo que hasta hace algunas semanas muy pocos creían. O creíamos, inclúyanme por favor.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Política
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí