Últimas noticias

El presidente Duque destaca la entrada en funcionamiento de la nueva sede del Sena.
13:30

El director general del Sena, Carlos Mario Estrada, aseguró...

Extranjero ahogado en cabañas de Buritaca.
13:24

El cadáver fue localizado en una empalizada de las Cabañas...

El alcalde de Malambo, Efraín Bello, durante el consejo de seguridad.
13:23

Destacó que por la rápida reacción de la fuerza...

13:18

También se presentó avance de otras instituciones que...

12:44

El subastador estima en 7.500 euros el precio de salida de...

Entrada de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ubicada en el municipio de Soledad.
12:43

El joven que se prepara en la institución de Soledad fue...

El menor herido es atendido en la Clínica Campbell de la calle 30.
12:39

Los hechos ocurrieron a las 6:00 de la mañana de este...

El presidente Iván Dque en la apertura de la carrera 38.
12:35

Una apretada agenda cumple a esta hora el presidente de la...

Ministra de Transporte, junto al gerente de Transmetro Ricardo Restrepo.
11:59

Propuesta del Gobierno Nacional es que la vía pase por...

Néstor Humberto Martínez Neira, fiscal general de la Nación.
11:54

El representante de los verdes, Mauricio Toro, pidió la...

El titulo es:Análisis Ley del Montes | El autogol de la SIC

Análisis Ley del Montes | El autogol de la SIC

La investigación por la reventa de las boletas de la Selección Colombia dejó como gran damnificada a Tecnoglass, una de las empresas símbolo de Barranquilla, que ahora exige la reparación a su buen nombre.

El superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, y el director operativo de Tecnoglass, Christian Daes.

La investigación por la reventa de las boletas de la Selección Colombia dejó como gran damnificada a Tecnoglass, una de las empresas símbolo de Barranquilla, que ahora exige la reparación a su buen nombre.

En la última semana de julio, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) hizo un anuncio que era esperado desde hacía varios meses y que tenía en vilo no solo al país deportivo, sino -sobre todo- al mundo empresarial en especial de Barranquilla, pues comprometía el prestigio, la reputación y el buen nombre de una de las empresas emblemáticas de la Región Caribe: Tecnoglass.

En efecto, el superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, develó ante los medios de comunicación los pormenores de la investigación que por más de 10 meses adelantó con el fin de identificar a los responsables de la reventa y el desvío masivo de boletas para ver partidos de la Selección Colombia en Barranquilla. Se esperaba que de esta forma la SIC cerrara el capítulo más devastador que ha tenido que sufrir Tecnoglass desde el momento de su creación en 1994.

¿Por qué era tan importante el anuncio del superintendente Robledo? Porque al revelar a los verdaderos culpables del desvío y reventa de las boletas de la Selección Colombia, salvaba de esa responsabilidad a Tecnoglass, empresa que vinculó a dicha actividad fraudulenta el 14 de septiembre de 2017, cuando allanó sus instalaciones con la pretensión de encontrar pruebas que demostraran la presunta culpabilidad de la compañía en la operación delictiva.

En aquella oportunidad, el allanamiento de Tecnoglass por parte de la SIC tuvo amplio despliegue en los medios de comunicación, tanto locales, como nacionales e internacionales. En Barranquilla, sin embargo, influyentes sectores empresariales recibieron la noticia con escepticismo y hasta con incredulidad, pues conocen la visión comercial de los hermanos Christian y Jose Manuel Daes, así como su dedicación absoluta a la tarea de abrirle todos los días nuevos mercados a su principal actividad: la venta de vidrios templados y ventanas de aluminio en todas sus diversas gamas, tanto en Estados Unidos como en varios países de Europa.

Reconocidos empresarios de la ciudad, así como socios y clientes de Tecnoglass, no podían entender cómo la única empresa colombiana que cotiza en Nasdaq desde 2013 y que en 2016 -un año antes del allanamiento- tuvo exportaciones por 202 millones de dólares, se viera envuelta en la reventa de boletas de la Selección Colombia, una actividad no solo ilegal, sino ajena por completo a su naturaleza industrial.

No obstante, el hecho de que el funcionario que estuviera detrás de las investigaciones fuera el superintendente Robledo, reconocido por sus denuncias contra los “carteles del cemento y el papel higiénico”, entre otros, sirvió para que algunos medios de comunicación dieran validez a las pesquisas.

De acuerdo con Robledo, detrás de la reventa de las boletas existió el propósito de “direccionar” de forma fraudulenta el contrato de la venta de la boletería de la Selección Colombia hacia Ticketshop, empresa que a su vez la desvió hacia otra compañía llamada Ticket Ya, que fue la que se encargó de la reventa masiva. Para Robledo, Tecnoglass no solo tenía vínculos comerciales con Ticket Ya, sino que habría participado del multimillonario negocio de la reventa de boletas.

¿Qué hizo Tecnoglass para que su nombre apareciera como protagonista de la historia? Comprar boletas a Ticket Ya para repartirlas entre sus clientes, amigos y empleados de la compañía, que es exactamente lo mismo que hacen decenas de empresas colombianas con las boletas de la Selección Colombia. Los nombres de dichas empresas aparecen en los registros y los archivos de la SIC, sin embargo, la entidad no se refiere a ninguna de ellas como “revendedora de boletas”.

En el caso de Tecnoglass, todas las boletas fueron adquiridas a precio nominal, ninguna fue comprada a un precio superior al permitido, así lo sostiene Christian Daes, quien viene librando una verdadera batalla para que el nombre de su compañía -que genera 5.723 empleos directos y beneficia a centenares de familias a través de la Fundación Tecnoglass- sea retirado de manera definitiva de la actividad ilegal denunciada e investigada por la SIC, en cabeza del superintendente Robledo, algo que aún no ha sucedido, en los términos en que Daes, como cabeza visible de la compañía, espera.

“Ninguna boleta, ni una sola -sostiene Daes- fue adquirida por un precio superior al establecido, como consta en los documentos que tiene en su poder la SIC, donde figuran las cuentas, los montos, los números de los cheques. Todo, absolutamente todo, está debidamente registrado y legalizado. No hay un solo peso que no esté soportado. No hay una sola prueba que permita a Robledo inferir que Tecnoglass tuvo que ver con la reventa de boletas, o con cualquier otra actividad ilegal relacionada. Ni las compró revendidas, ni mucho menos las revendió. Eso es una vil mentira. Pero él no lo dice, como debe decirlo, ni lo reconoce públicamente”.

Tanto los dueños de Tecnoglass, como sus clientes y empleados, esperan el resarcimiento del daño causado, algo que ni siquiera ocurrió en los últimos días de julio, cuando la SIC elevó pliego de cargos a directivos de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), la Dimayor, Ticketshop y Ticket Ya, entre otros, por su presunta responsabilidad en la reventa de las boletas.

Al vincular el nombre de Tecnoglass con una actividad ilegal, sin tener pruebas, como se demostró 10 meses después, la SIC causó un enorme perjuicio a la empresa barranquillera, pues afectó su mayor activo: su reputación y su buen nombre. Para una compañía que cotiza en Bolsa lo más importante es la confianza inversionista, que resultó muy averiada con el escándalo propiciado por la SIC. Un solo botón sirve de muestra del daño causado: en pleno escándalo, Tecnoglass pasó de vender 60.000 acciones diarias a tan solo 10.000. Y ello es así porque ningún inversionista quiere meter su plata en una empresa señalada de actividades ilegales. Pese a las dificultades, hoy Tecnoglass muestra un incremento significativo en el llamado “volumen de la acción”. ¿Qué fue lo que ocurrió en realidad con la reventa de las boletas? ¿Quiénes son los verdaderos culpables de la operación fraudulenta?

“Estamos entablando denuncia penal en EEUU contra Robledo”: Daes

En recientes declaraciones a la revista Semana, al ser indagado sobre si Tecnoglass financió o no la operación de la reventa de las boletas de los partidos de la Selección Colombia en Barranquilla, el superintendente Robledo afirmó: “No, Tecnoglass no financió la operación de reventa masiva, pero su nombre aparece mencionado en los documentos que muestran en manos de quien quedaron boletas revendidas. Es decir, le compraron boletas revendidas a Ticket Ya - Elías Yamhure, a precios de reventa. Nuestro deber era investigar eso y determinar si eran socios o no de todo este entramado del direccionamiento masivo o si eran clientes. Obvio tienen algunas facturas de Ticketshop a precio de taquilla porque a ese precio nominal había que darlas de baja del sistema y hacer facturas, pero lo que pagaron a Ticket Ya es otra cosa”. Esta afirmación es desmentida de forma categórica y contundente por Christian Daes: “Da tristeza cómo un funcionario público miente sabiendo que está mintiendo. Y lo invito a que muestre la evidencia. Es un cínico. Todo lo que dice es falso y estamos entablando una denuncia en Estados Unidos por eso”. La lucha de Daes es por limpiar el nombre de su empresa y por demostrar que el superintendente Robledo ha faltado a la verdad desde el momento mismo en que vinculó a Tecnoglass con la reventa de boletas de la Selección Colombia. Punto. Y en el cumplimiento de ese propósito está dispuesto a llevar el pleito hasta las últimas consecuencias.

El entramado de Ticketshop con Ticket Ya

De acuerdo con la SIC, desde antes de anunciar la licitación para la venta de la boletería de la Selección Colombia, ya tenían todo preparado para que ganara Ticketshop, que a su vez había arreglado con Ticket Ya, para que fuera el verdadero beneficiario del negocio. El cerebro de la operación habría sido Rodrigo Rendón, expresidente del Real Cartagena, persona que se habría encargado de contactar a directivos de Ticketshop para que se prestaran para el negocio ilegal a cambio de recibir un dinero por ello. Directivos de Ticketshop admitieron su responsabilidad y están colaborando con la SIC y la Fiscalía. La primera fase de la operación fraudulenta se materializó con la adjudicación del contrato por parte del Comité Ejecutivo de la FCF, a Ticketshop sin importar que -de acuerdo con las condiciones del pliego- no cumplía con los requisitos. De acuerdo con la SIC, la propuesta de Ticketshop era “abiertamente irracional desde el punto de vista económico”, debido a que solo permitiría el retorno de la inversión y el cubrimiento de los gastos del contratista, con un promedio de ocupación del 80% del estadio durante los 9 partidos de la Selección.

Y la Federación de Fútbol, ¿qué?

Los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol, a los que se les abrió pliego de cargos, entre ellos Ramón Jesurun, Álvaro González y Jorge Perdomo, entre otros, sostienen que ellos recibieron el pago completo por parte del operador y que eso no significa ninguna ilegalidad. No obstante, para la SIC dicho pago solo se pudo hacer mediante la reventa masiva de las boletas, alterando así el mercado y afectando a miles de aficionados. La modalidad de “compra en firme” (propuesta ganadora de Ticketshop) le permitía a esta empresa -si vendían todas las boletas de los 9 partidos- recibir unos $55.000 millones por taquillas, pero ofertaron por $44.000 millones. Es decir, ofertaron perdiendo plata, pero lo hicieron sabiendo que con la reventa de una parte de la boletería, el negocio les resultaba lo suficientemente lucrativo. El superintendente Robledo sostiene que los revendedores pudieron ganar más de $21.000, sumados la totalidad de los partidos.

¿SIC violó la reserva y suministró información confidencial?

A la historia de la reventa de las boletas de la Selección Colombia le faltan algunos capítulos. El propio superintendente Robledo y algunos funcionarios de la SIC afrontan una investigación de la Procuraduría General por supuesta filtración de información reservada en una indagación preliminar, lo que constituiría una falta disciplinaria. El Ministerio Público indaga si violaron la reserva que protege las investigaciones, al permitir que terceras personas tuvieran acceso a ellas. La denuncia tiene que ver con información que habría sido obtenida por la SIC durante el allanamiento a las instalaciones de Tecnoglass el 14 de septiembre del año pasado y que fue publicada por el portal Primera Página, el 21 de ese mismo mes, pese a que tenía el amparo de la reserva, así como el carácter de “confidencial”.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Política
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1