El titulo es:100 años vitales de la Niña Ceci

Últimas noticias

Niños participan del evento junto a sus padres.
00:00

El evento “Con amor todo es mejor” se hizo en seis ciudades...

Personas de diferente orientación sexual sostienen  bandera del Orgullo Lgbtiq.
00:00

La organización cambió el término a “incongruencia de...

Los jugadores colombianos eufóricos tras el triunfo.
00:00

La Amarilla se mide hoy a Senegal, a las   ...

El atleta colombiano Bernardo Baloyes Navas, nacido el 6 de enero de 1994, en su diálogo con EL HERALDO.
00:00

El nacido en Isla Fuerte, Bolívar, es una de las esperanzas...

Diomedes Díaz nació un 26 de mayo de 1957, en Carrizal, La Guajira.
00:00

Hoy que se celebra el natalicio del Cacique de La Junta,...

00:00

¿Quiénes ganan y quiénes pierden en el choque de poderes...

Julio Avelino Comesaña.
00:00

El técnico de Junior confía en traerse los tres puntos de...

Imagen del multitudinario adiós que le dieron familiares y amigos a la pequeña María José Ortega, en el cementerio Calancala.
00:00

Tras la captura de Gimmy Chapman, salieron a relucir...

Osvaldo y Rosa durante la audiencia que se realizó en la Inspección 14 de la ciudad de Barranquilla.
00:00

Dos mujeres, residentes de un edificio en el norte de...

Por

Columnas de opinión
Actualizado hace 6 años

100 años vitales de la Niña Ceci

El treinta de este mes llega a la cumbre de los cien años doña Cecilia Caballero de López, la Niña Ceci, una de las primeras damas que con mayor admiración aprecian los colombianos.

Soporte infranqueable del ‘compañero jefe’ Alfonso López Michelsen conformaron un matrimonio, ese sí indisoluble, que arrancó en 1938 en la iglesia de Bojacá y que solo vino a romperse con la muerte  del expresidente en julio del 2007.

Inteligente, culta, políglota (habla inglés, francés y alemán), se compenetró como pocas primeras damas con el alma nacional. Recorrió muchas veces el país, acompañando a su esposo en todas sus faenas políticas.

Ella recuerda con especial devoción la etapa del MRL, durante la cual siguió a López por toda Colombia, habituándose a comidas, costumbres y culturas de cada uno de sus pueblos, ciudades y rincones.

Conversar con ella es un verdadero deleite intelectual. Son muchas las fotos en que aparece en los afiches de campaña, bien en las primeras etapas del Movimiento Revolucionario Liberal, o en las de 1974, cuando un López victorioso  conquistó la Presidencia con una de las votaciones más altas en la historia del país, enarbolando las banderas del “mandato claro”.

Su belleza poco usual, su desbordante simpatía y su delicioso sentido del humor la convirtieron en la ideal compañera del político e intelectual que fue López Michelsen.

Los líderes liberales de las regiones  y el país mismo no la conocían como la primera dama, sino como la Niña Ceci.

Durante el mandato de su esposo cumplió su papel de primera dama con tino, discreción, inteligencia, sin interferencias indebidas en el ejercicio del poder.

Nunca admitió ser  vocera de intereses burocráticos frente al Jefe del Estado. Estaba ahí siempre, pero sin hacerse notar. Asumió las campañas en defensa de la infancia y juventud de los desvalidos, en la misma forma en que lo hizo antes en fundaciones por ella dirigidas.

Ha tenido siempre una gran sensibilidad social para defender esas causas.

Fue soporte en todas las etapas de la vida del gran jefe, particularmente en los momentos en que este se encontraba, como solía decir, “en los peladeros de la oposición”, o en la derrota como candidato presidencial en 1982, cuando una división liberal facilitó el triunfo del candidato conservador Belisario Betancur.

El centenario de su nacimiento es, entonces, ocasión propicia para que toda Colombia vuelva a recordar con cariño a esta dama de singular valía, inscrita, por derecho propio, con el título cariñoso de ‘la Niña Ceci’, en la galería de las mujeres que han dado lustre y prestigio a toda la sociedad colombiana, sin distingos.

Al fin y al cabo, la vida de seres ejemplares como la de la Niña Ceci, no precisamente abundantes en los tiempos convulsionados que nos han correspondido a los colombianos durante los últimos años, aparte de su intrínseco valor, han contribuido a determinar, casi siempre con precisión y fortuna ese destino de bien andar y bienestar que la nación ha pretendido lograr en un empeño que todavía continúa y que como todos esperamos, habrá se hacerse realidad muy pronto.

Por  Alfonso Gómez M.
@GOMEZMENDEZA

Imagen de Anónimo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web