El titulo es:La Barranquilla de ayer y la de hoy

Últimas noticias

20:04

Juan Camilo Matamoros fue víctima de un atraco en la...

18:20

Uno fue absuelto por falta de pruebas. Se les judicializó...

Un perito de la Policía toma evidencias en la zona del estallido.
18:14

La institución reportó un total de 26 heridos, dos civiles...

18:13

El teléfono de Hitler, encontrado en su búnker tras la...

Los dos candidatos, Lenin Moreno y Guillermo Lasso, en una publicación del periódico El Universo de Ecuador.
18:06

Moreno alcanzó 39,4 % de los votos en Ecuador y opositor...

17:55

Daniel Moreno aprovechó el desorden de la defensa local...

El general Jorge Nieto, director de la Policía Nacional, habla con uno de los policías heridos.
17:44

El general Nieto, director de la Policía, indicó que por...

17:26

Con un gol al minuto 92, Juan David Ríos puso a...

En este estacionamiento a cielo abierto, a un lado de la carrera 51B, fueron atracados los seis estudiantes.
16:52

El robo se registró la tarde de este sábado. Dos...

Jann Gutiérrez, Carlos Beltrán y Álvaro Pájaro.
16:40

En diferentes operativos, las autoridades capturaron a tres...

Cartas de los lectores
03 Mayo 2013

La Barranquilla de ayer y la de hoy

Los minibuses Volkswagen de color verde que transitaban por la carrera 38 y muchos barrios más, los litros de leche en botella de vidrio con su tapa plateada, los árboles de pino que estaban sembrados a lo largo de la Avenida Olaya Herrera, los serenos que cuidaban las casas y calles de Barranquilla con un arma no mayor que un palo y una capa para guarecerse de las inclemencias del frío, los zapatos blancos tenis Croydon, los luminosos avisos especialmente el de una foca en la carrera 46 con calle 72; aquel estadero tan elegante para la época (año 1965), como era el Chop Suey, luego almacenes Ley calle 72, ocupó su lugar; los teatros al aire libre como el Doña Maruja, San Jorge, Mogador, Coliseo, San Carlos, Delicias, etc; la música que invadía todo el cuerpo y deleitaba los oídos, el aeropuerto anterior, donde imperaban más los viajes nacionales que internacionales, las playas de Salgar y Pradomar, únicos sitios para disfrutar un domingo en el mar.

El supermercado Fortuna, “qué fortuna de supermercado”, el tiri- jale a las 12 del día para coger el bus en el Centro, donde este parecía una lata de sardinas de lo atiborrado que estaba; gente con unos canastos repletos de compras, muchachos colgándose en la parte de atrás del bus; el único ‘Westinghouse’ del bus era el medio aire que entraba por las ventanas; las personas poniendo el brazo por encima de la gente, el bus más sucio que limpio, una tertulia en voz alta entre dos conocidos; el bus que se resistía a arrancar de lo viejo que era… Ya eso es historia en Barranquilla.

Ahora transitan buses modernos, hay guardias de seguridad bien equipados, hay buenos restaurantes, pizzerías, casinos, teatros con la última película del ‘momento’. Zapatos al gusto de cada usuario, leche en bolsa sin problemas de quebrarse, diversidad de playas, aeropuerto internacional; esos condumios en el Centro desaparecieron; sofisticadas tecnologías en los avisos,en fin volviendo la mirada atrás y viendo la actual Barranquilla, permítanme anexarme a la gente que esté de acuerdo conmigo: “Cualquier tiempo pasado, fue mejor”…

NUBIA ESTER MENDOZA MARTÍNEZ

Imagen de Anónimo