Bersani afirmó ayer que asume la responsabilidad que le han otorgado las urnas.

Los gobiernos y las instituciones europeas pidieron ayer a los partidos políticos italianos que dialoguen y que pongan remedio a la inestabilidad surgida tras las elecciones.

El vocablo “estabilidad” fue uno de los más empleados ayer por los políticos europeos una vez conocidos los resultados de las elecciones en Italia, pero también “austeridad”, por la influencia que puedan tener en las políticas llevadas a cabo en la UE.

En interés de Italia y de Europa “lo decisivo” es que se llegue a una “estabilidad” política y a la formación de “un gobierno con capacidad de gestión”, dijo el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle.

Para Francia, en cambio, lo sucedido en Italia es una advertencia al resto de Europa y a las políticas de austeridad, porque, según el ministro de Reconstrucción Productiva, Arnaud Montebourg, los italianos han rechazado “la política impuesta por los mercados”.

“Los pueblos no están dispuestos a pasar por el aro”, señaló Montebourg, quien subrayó que “las consecuencias de un voto soberano no deberían siquiera cuestionarse”.

La canciller alemana, Angela Merkel, “no puede dirigir ella sola Europa” y fijar la cotización de la moneda única porque es “una decisión colectiva”, advirtió Montebourg.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, fue el único alto representante de una institución de la UE que opinó ayer sobre los resultados en Italia, y lo hizo sobre todo para resaltar la necesidad de aceptar la voluntad democrática de la ciudadanía.

“Se necesita una situación de estabilidad en el país. El diálogo es posible”, señaló, para decir que “cada elección es un mensaje en el que los ciudadanos se expresan a través del voto”.

“Mi consejo a todos es que respeten el resultado de las elecciones democráticas. Ahora tienen un mandato democrático. Hay que vivir con el resultado de las elecciones”, agregó en su declaración a los medios en la sede del PE en Bruselas.

Schulz, miembro de la socialdemocracia alemana, había hecho, al igual que otros políticos de su país, un llamamiento antes de los comicios para que se votara con la fuerza de la razón y se rechazara a Berlusconi, al que acusó de ser culpable de la crisis económica de Italia.

Por eso, la vuelta de Berlusconi al escenario político italiano ha sorprendido sobre todo en Alemania, cabeza visible de las políticas de austeridad en la UE.

En España también existe preocupación, según el ministro español, José Manuel García Margallo, por los resultados electorales, que son “un salto hacia ninguna parte que no augura consecuencias buenas para nadie, ni para Italia ni para el resto de Europa”. Efe 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.