El Heraldo
Archivo
Libros

‘Esa bella música de acordeón’, el nuevo libro de Fausto Pérez

Hoy es el lanzamiento de la obra a través de Facebook Live. La investigación reúne 17 textos sobre artistas vallenatos.

Este viernes es la presentación, a las 7:00 p.m. del libro Esa bella música de acordeón, del docente, investigador y periodista barranquillero Fausto Pérez Villareal, a través de un Facebook Live dentro del espacio denominado Encuentros María Mulata.

La obra publicada por Santa Bárbara Ediciones reúne 16 textos sobre los más destacados representantes de la música vallenata, entre los que se encuentran compositores, acordeonistas y cantautores de este importante género musical.

El contenido alberga piezas como “Pacho Rada, el último juglar”, “Abel Antonio Villa: ‘Me gana la muerte o me la gano yo’”; “Manuel Vega, el triunfo de la constancia”; “Leandro Díaz, en el esplendor de la sombra”; “Calixto Ochoa y sus recuerdos”; “Aníbal Velásquez, ‘El Mago del Acordeón’”; “Andrés Landero: ‘Mi apellido es Landero, sin ‘ese’ al final’”; “El reencuentro musical de Alfredo Gutiérrez y Adolfo Pacheco”; “‘La celosa’, el paseo que graduó como compositor a Sergio Moya Molina”; “Las metas, los sueños y las obsesiones de Julián Rojas”; “Así es la vida, ‘Colacho’”; “Rubén Darío Salcedo: ¡Esta sí es la fiesta buena!”, entre otros.

Con este son ya 17 los libros que ha publicado Pérez Villarreal, entre los que cabe mencionar Su majestad el nocaut, Alfredo Gutiérrez, la leyenda viva, Nelson Pinedo, el almirante del ritmo, Juan Piña, al fondo de su alma y Aníbal Velásquez, el mago del acordeón, entre otros.

Pérez Villarreal, que ha colaborado con EL HERALDO, ha recibido el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en dos ocasiones, (2004 y 2006) y el Premio Nacional de Periodismo Ernesto McCausland a la Mejor Crónica del Carnaval (2016 y 2017).

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Josefina Villarreal
Judicial

Ladrones dejan sin acordeones a la escuela Talentos del Futuro

El digitador Juan Sajona denunció que se llevaron 10 instrumentos. El hurto asciende a 35 millones de pesos.

 

A mano armada ladrones ingresaron a la sede de la escuela de música de acordeón Talentos del Futuro y se llevaron 10 acordeones. El hurto según denunció el actual Rey del Festival Mar de Acordeones de Santa Marta, Juan Sajona, asciende a los 35 millones de pesos.

El hecho ocurrió alrededor de las 6:50 p.m. En la academia musical ubicada en la carrera 44 con calle 76. Allí según narró Sajona quien representó al Atlántico en la reciente edición del Festival Vallenato, los antisociales los intimidaron, los amarraron y los dejaron sin un solo instrumento.

“A mi me robaron cuatro acordeones profesionales y se llevaron las de los niños, esas son las que más duelen porque por aquí se han formado más de tres mil niños en 16 años de historia que tiene la escuela. Nos han dejado sin acordeones, no tengo una ni para hacer este video. Gracias a Dios no los hicieron daño y lo material se recupera”, dijo el estudiante de último año de derecho de la Unilibre.

Sajona quien en el video que compartió por Instagram aún se nota algo nervioso, pidió el apoyo de la Alcaldia de Barranquilla y la Gobernación del Atlántico para que los apoyen en este duro momento. “Quedamos sin nada y por aquí hemos formado Grandes acordeoneros, solo se llevaron los acordeones, no tomaron dinero en efectivo, nos amordazaron y se llevaron los instrumentos”, agregó con gran indignación el también ganador de diferentes festivales costeños.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía.
Sociedad

Cinco años sin Calixto Ochoa, un pícaro juglar

Una mirada a la vida y obra de este genio que con su creatividad convirtió situaciones cotidianas en canciones cargadas de humor.

Este miércoles se conmemora el primer lustro sin la presencia física del juglar Calixto Antonio Ochoa Campo, cuya obra artística y legado musical sigue vigente. Lo anterior se puede evidenciar al encender el televisor todas las noches cuando suena El pirulino, tema que ameniza la telenovela Pedro el escamoso, que se emite por las noches en el Canal Caracol.

Sus canciones también son ligadas con hechos que ocurren en nuestra sociedad, las cuales son vistas como una especie de premoniciones. Así ocurrió con La empanadita, la cual protagonizó todo tipo de memes en febrero del año pasado cuando un joven fue multado con $883.324 en Bogotá por comerse una empanada en vía pública.

Por esto y más este acordeonero, compositor y cantante, es recordado de manera recurrente. A propósito de las evocaciones que genera este músico oriundo del corregimiento de Valencia de Jesús (Valledupar), se debe mencionar que su sepelio ha sido uno de los más multitudinarios y extensos del país, debido a que tras su deceso en Sincelejo el 18 de noviembre de 2015, recorrió 317 kilómetros para llegar a la Plaza Alfonso López, donde su cuerpo fue puesto en Cámara ardiente para ser despedido por sus seguidores.

El cadáver del hombre de 81 años partió de la capital sucreña el 19 de noviembre a las 5:00 a. m. y arribó a tierra vallenata hacia las 2:30 p. m., siendo ovacionado por moradores de los municipios de Sucre, Bolívar, Magdalena y Cesar, quienes sacaron pañuelos blancos. Sus nueve hijos cumplieron su voluntad y lo sepultaron en su natal Valencia de Jesús, donde el 20 de noviembre sus paisanos en medio del llanto entonaron al unísono clásicos como Lirio rojo, Los sabanales, Por eso gozo (La Plata), entre otros temas para darle cristiana sepultura.

Desde los cuatro aires del vallenato, hasta porros, rancheras, charangas, paseaítos y boleros, este narrador de crónicas costumbristas,  que plasmó en más de 1.400 canciones, logró ser reconocido internacionalmente con temas como El Africano, interpretado por el merenguero Wilfrido Vargas.

El también fallecido Diomedes Díaz se encargó de dar a conocer sus letras por distintos rincones, ya que debido a la picaresca que poseía se convirtió en su compositor favorito, al que le grabó más de 30 éxitos como La plata, El mundo, Capullito, Chispitas de oro, Los sabanales, entre otros.

Omar Barrios, especialista en música vallenata, contó que el recorrido musical de Calixto Ochoa se remonta a 1954 y, la cima de su fama fue sin duda su ingreso a Los Corraleros de Majagual en 1962, iniciativa del visionario Antonio Fuentes.

Su éxito estuvo enmarcado por sus creaciones geniales cargadas de buen humor como: La ombligona, El pirulino, El dentista, El amigo Chan y Remanga. También le escribió a las cosas buenas de la vida. Era un enamorado de los bellos paisajes de las sabanas de Sucre, eso lo reflejó en Los Sabanales y Playas Marinas. En temas como El dentista se evidencia la picardía a flor de piel que poseía este juglar. Esto lo llevó a pasearse con su conjunto por México, Ecuador, Panamá y Estados Unidos”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Bolívar

En video | Dau condecora a rey vallenato a ritmo de acordeón

Manuel Vega, quien logró la corona en el reciente Festival Vallenato recibió la medalla cívica y le dedicó unos versos al alcalde distrital.

El nuevo Rey Vallenato 2020, Manuel Vega Vásquez, recibió este jueves la Medalla Cívica del alcalde de Cartagena, William Dau, quien destacó el aporte que el artista ha hecho a la cultura de la ciudad.

Vega acaba de ganar la nueva corona en la reciente edición #53 que de manera virtual se cumplió desde la capital del Cesar.

Durante el homenaje, la Alcaldía destacó de Vega Vásquez que “es un ejemplo de perseverancia, de disciplina e invaluable talento, reconocido como un versátil en la ejecución del acordeón, un ser humano excepcional que siempre ha honrado a la Heroica Cartagena en los más grandes eventos por su proeza musical, ganador de un sinnúmero de festivales”.

Vega ha sido  Rey del Festival Bolivarense del Acordeón en cinco oportunidades, Rey del Festival de la Hamaca Grande, Rey del Festival Sabanero del Acordeón, y Rey del Primer Festival Internacional de Juglares de Miami Florida 2016.

También incursionó en la actuación cuando interpretó el papel protagónico en la película El Viaje del Acordeón en 2009, ganadora del premio Bavaria a la película favorita del público en el Festival Internacional de Cine de Cartagena 2013. 

El nuevo rey Vallenato ha realizado varios trabajos discográficos con su agrupación “Los Hermanos Vega”.

Dau Chamat destacó que la perseverancia de Vega es lo que hoy lo tienen ostentando el título de Rey de la Leyenda Vallenata. “Eres un orgullo para Cartagena”, le dijo.

Vega fue beneficiario de la convocatoria de Circulación 2020 del programa Fomento al Arte y la Cultura para la Vida y la Paz, estímulo con el cualpudo participar en el Festival.  

Para Saia Vergara Jaime, directora de Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, este nuevo triunfo de Vega “es motivo de alegría para los cartageneros”.

Al final el nuevo rey Vallenato agarró su acordeón yle dedicó unos versos al mandatario distrital.

“Cartagena y William Dau, vamos a echá pa´lante”, le cantó, entre otras estrofas.

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Opinión

Jazz, ese dulce lamento

En realidad, nadie sabe bien qué quiere decir la palabra «jazz».

Cuenta Gabo que una noche irrepetible de 1968, mientras viajaban a Praga en tren desde París, a Carlos Fuentes le dio por preguntarle a Julio Cortázar acerca de la introducción del piano en la orquesta de jazz. «La pregunta era casual y no pretendía conocer nada más que una fecha y un nombre, pero la respuesta fue una cátedra deslumbrante que se prolongó hasta el amanecer, entre enormes vasos de cerveza y salchichas de perro con papas heladas». Cortázar, es bien sabido, conocía como pocos la estética del jazz, tocaba la trompeta y había publicado El perseguidor, un extenso relato inspirado en el mítico saxofonista afroamericano Charlie Parker.

Me gusta imaginar que ya en el terruño de Kafka, en algún bar de la ciudad vieja, Gabo y Fuentes cobraron su venganza con un plato frío de sabihondas disertaciones sobre música de acordeón y corridos mexicanos. En todo caso, la música que apasionaba a Cortázar es la misma que por estos días se toma, como en el cuento, las casas barranquilleras: el jazz, «el creado por los negros, y único que merece tal nombre».

En realidad, nadie sabe bien qué quiere decir la palabra «jazz». Cada supuesto conocedor improvisa una hipótesis. En algo coinciden: como magnífica expresión de la resistencia negra, el jazz se abrió paso desde los bajos fondos de Nueva Orleans, desde el caldo multicultural que hervía con fervor a orillas del Misisipi hasta la cúspide del mundo.

Supongo que para quienes ven en el jazz un signo de sofisticación, sería preferible no recordar sus orígenes violentos y marginales. Lo siento por ellos, les pasa igual con el tango, que nació en los burdeles del arrabal. Pero tranquilos, el jazz es mucho más que eso: es lamento dulce de creación inagotable, tradición y talento individual, ritmo que deambula por la piel, sensualidad que se incorpora a la sangre, melodía de Moebius, nostálgica y festiva,  que arracima el legado ancestral de África, de América, de Europa, del Caribe, desde el aquí y el ahora de sus improvisaciones magistrales e irrepetibles, el jazz mira al pasado y al futuro, es tristeza y desarraigo, sin duda, pero también canto de libertad, de esperanza, de inquebrantable rebeldía, de optimismo frente a la opresión, es la búsqueda feliz e incesante de una realidad «otra», de una temporalidad «otra», el jazz es viejo como el algodonal del bisabuelo negro, pero siempre nuevo, siempre reciente, siempre como pan recién horneado brotando del saxo o del clarinete del bisnieto mestizo.  

El jazz es la fruta que saborea el niño en la copa del ciruelo, la genialidad de Lucho Bermúdez, el tiempo elástico y proteico que intuye el lúcido saxofonista Johnny Carter, que vincula el piano de Thelonious Monk al de Eddie Palmieri, la trompeta de Louis Armstrong a la de Pacho Galán. «Es fácil de explicar, sabes, pero es fácil porque en realidad no es la verdadera explicación. La verdadera explicación sencillamente no se puede explicar».

Esta noche, a no dudarlo, me sentaré frente al computador con mis mejores audífonos y un Jack Daniel’s, cuya receta original debemos al esclavo Nathan Green. Brindaré por Quino y por el poderoso influjo del jazz, que no es solo musical, sino literario. Acaso porque lo literario es siempre vívidamente musical, o porque la vida misma sin música sería un error, una fatiga y un exilio, como pensaba Nietzsche. ¿O era Mafalda?

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Indalecio Dangond

2022, un año turbulento

Se metió diciembre, el último mes de un año marcado por muchas turbulencias en lo político y económico.

En lo político, el balance es bastante decepcionante. Después de tantos escándalos de corrupción en la clase política del p

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

Sorpresas en Qatar

Aunque mucho se criticó que el mundial de este año fuera en Qatar por sus límites en libertades para algunos miembros de la población, no obstante, este ha sido un encuentro futbolístico fuera de lo normal y para nada negativo.

Fue

Leer
El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

“Monche” Dávila

El génesis del administrador de empresas de la Universidad del Norte – de las primeras promociones y facultad insigne de los brillantes empresarios barranquilleros – y gerente general de la exitosa empresa Gases del Caribe, Ramón Dávila Mar

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Frío, batalla, bluyines

Leí en un diario: “Clima en Kiev: habrá un frío infernal con temperaturas por debajo de cero grados”. ¿Si es frío puede ser infernal? Blas Carrillo, B/quilla

Puede serlo. Esta es una de esas frases que aparen

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Sociedad

El coplero guameño que quiere ser Rey de la Piqueria

Para concursar en el Festival Vallenato, el llanero Yostimar Prada viajó un día desde Paz de Ariporo. Acordeoneros aficionados abrieron la contienda.

En el concurso de Piqueria de la edición 53 del Festival de la Leyenda Vallenata, que se cumplirá desde este jueves en la Escuela de Bellas Artes de Valledupar, sobresaldrá por su vestimenta un concursante. Se trata del llanero Yostimar Prada Balcarcel, quien se caracteriza por usar sombrero, pantalón, camisa manga larga, y alpargatas.

Este joven de 28 años, oriundo de la vereda Las Guamas, en el municipio de Paz de Ariporo (Casanare), es el concursante que hizo el mayor recorrido para llegar a la capital cesarense. “Me demoré 24 horas para llegar a la tierra del vallenato, salí el domingo a las seis de la tarde de mi vereda y llegué el lunes a las seis de la tarde a Valledupar. Obviamente cumpliendo todas las medidas de bioseguridad, todo el viaje fue por vía terrestre, de Las Guamas hacía Paz de Ariporo, luego hasta Yopal y de ahí hasta Bosconia, la última escala hasta mi destino final”, explicó el casanareño en diálogo con EL HERALDO.

‘El Coplero Guameño’, como es conocido a nivel nacional, se considera un “eterno enamorado” de la improvisación y por eso se ha interesado en participar en los diferentes festivales nacionales e internacionales que convocan a los verseadores.

Ha sido el Rey del contrapunteo llanero en Colombia y Venezuela, Virrey nacional de la Trova Paisa en 2018 y campeón de otros cuatro festivales internacionales realizados en los Llanos Orientales, los cuales convocan a copleros de Colombia y Venezuela. Sin embargo, le falta triunfar en uno de los festivales de mayor prestigio, el Vallenato.

“Vine el año pasado a participar y llegué a la semifinal. Este año tengo grandes aspiraciones a la corona, ya sé lo que es pararse frente a los grandes verseadores costeños y por eso mi preparación fue más exigente. Yo quiero demostrar que soy un repentista sin límites, capaz de triunfar haciendo coplas, trova o en la piqueria”, comentó.

Sobre la manera en la que se inició en el arte del repentismo, sostiene que lo hizo en la sabana, mientras acariciaba los lomos de los caballos y realizaba algunas jornadas propias del campo.

A los 16 años, decide debutar en el Festival Llanero como coplero. Desde entonces se interesó por estudiar a fondo la copla, la trova, la décima y últimamente la piqueria.

Debido a varios amigos que le recomendaron inscribirse en el Festival Vallenato, participó el año pasado, destacándose entre 70 participantes, al punto de llegar a las semifinales. “La diferencia entre costeños y llaneros radica fundamentalmente en su acento y en la velocidad. Yo puedo cantar en este ritmo de la música vallenata, pero mi acento llanero siempre lo mantengo, ese es mi sello. En el estilo llanero se hacen coplas, cantatas populares y octavillas; en cambio en la piqueria se hacen cuartetas reales, redondillas, pie forzado, dos con dos y manejo de temas”, explicó Prada, quien labora con la Gobernación de Casanare como instructor de copla y repentismo.

Para poder emprender su viaje en búsqueda de la corona que lo acredite como el Rey de la Piqueria, ‘El Coplero Guameño’ reunió 12 patrocinadores.

Hay que recordar que este año esta franja del Festival rinde homenaje al fallecido Andrés Barros, dos veces Rey del concurso de Piqueria.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Entretenimiento

Juan Sajona, el ‘pollo’ currambero que quiere reinar en el Festival

Es el actual monarca del Festival Mar de Acordeones de Santa Marta y quiere hacer historia en su tercera participación en el Festival Vallenato.

En la historia del Festival de la Leyenda Vallenata solo en una ocasión resultó ganador en la categoría de Acordeonero Profesional un barranquillero. Se trata de Alberto Pacheco Balmaceda, quien a sus 36 años, el 1 de mayo de 1971, se impuso con su nota aplomada en el santuario del folclor vallenato ante figuras de la talla de Luis Enrique Martínez y Emiliano Zuleta Baquero.

Ahora, hay un currambero que con 22 años quiere repetir esta hazaña. Él es Juan Antonio Sajona Bolaño, un joven criado entre notas de acordeones que desde los 8 años aprendió a digitar este instrumento de viento. Sajona es el único barranquillero que clasificó al grupo de los 15 acordeoneros que se medirán de manera presencial en las rondas eliminatorias de la edición 53 de este concurso.

Este año los duelos desde la capital cesarense podrán verse por redes sociales entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre. Allí Juan, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, estará acompañado de Fabián Montenegro, Rey de Reyes de la Caja del Festival ‘Francisco El Hombre’, y del guacharaquero Duván Moreno Monterrosa, que lo ha acompañado desde sus inicios en esta carrera festivalera.

La selección de los finalistas estuvo a cargo del Rey de Reyes Gonzalo Arturo ‘el Cocha’ Molina, el Rey Vallenato 2002, Navín López, e Ivo Díaz, Rey de Reyes de la Canción inédita.

“Fueron tres días de calificaciones, el jurado fue muy exigente, nos pidieron por video dos aires vallenatos (paseo y merengue), interpreté el merengue Rosita, de Luis Enrique Martínez, y Cocoliche, de Emiliano Zuleta Baquero. Hoy gran parte de las actividades se pueden hacer de manera virtual, pero eso no quiere decir que merme el nivel, por el contrario, hay que estar pilas”, dijo el joven en diálogo con EL HERALDO.

Una de las grandes motivaciones que tiene Juan Sajona con miras a obtener la corona es que viene de conquistar el Festival Mar de Acordeones de Santa Marta, contienda en la que venció a contendores de la talla de los reyes vallenatos Julián Rojas y Fernando Rangel, y del siempre favorito Manuel Vega.

“La corona del Mar de Acordeones me subió la moral, hace tiempo quería algo así, le gané a grandes maestros, creo que esto es producto de la ardua preparación que he tenido toda mi vida. Llevo tres participaciones consecutivas en la categoría Profesional en Valledupar y creo que esta puede ser la vencida. La primera vez pasé entre los 20 mejores con calificación perfecta, el año pasado estuve entre los 25 mejores, y este año me escogieron entre los 15 mejores para disputar la corona”, manifestó el joven que cursa quinto año de Derecho en la Universidad Libre.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía Festival Vallenato y Festival Mar de Acordeones.
Sociedad

Manuel Vega: 25 años de una corona esquiva

El acordeonero cartagenero es el más veterano entre los 22 inscritos este año en la categoría profesional del Festival Vallenato.

Así como el fallecido juglar magdalenense Beto Rada persistió durante 16 años para coronarse Rey Vallenato del Festival de la Leyenda Vallenata, título que obtuvo en 1993, hay un acordeonero que hace un cuarto de siglo inició la disputa en la categoría profesional de este certamen cultural y que no se rinde.

Se trata del cartagenero Manuel Eduardo Vega Vásquez, que el próximo martes 29 de septiembre cuando inicie la edición 53 del Festivallenato, que por primera vez será virtual, cumplirá 56 años.

‘Mane’, como le dicen de cariño sus amigos y seguidores, al igual que Beto Rada, tuvo su momento de felicidad en este concurso en 1993 al conquistar la categoría Aficionado. Lo logró luego de cuatros intentos fallidos. “La perseverancia ha sido la palabra clave en mi carrera, jamás he bajado los brazos, quiero ser Rey Profesional, así que me inscribí este año con el mismo entusiasmo que me caracteriza para salir en búsqueda de la corona”, dijo Vega con tono enérgico y a través de su celular en el barrio La María, de Cartagena.

En su recorrido festivalero sobresalen 10 finales disputadas en la categoría profesional, en cuatro de ellas fue el segundo mejor digitador, en otras cuatro ocupó la tercera posición, una vez fue cuarto y en otra quinto.

“La vez que estuve más cerca de la corona fue en 2006 cuando el Rey fue el cachaco Alberto Jamaica, pero la suerte no estuvo de mi lado, porque se me reventó la correa del acordeón y eso me desconcentró, pero había hecho unas eliminatorias decorosas”, rememora Mane.

En 2012, en plena ronda semifinal, le robaron uno de sus acordeones en el Coliseo de la Feria Ganadera de Valledupar. “Eso me bajó los ánimos, estaba bien preparado, pero por ese motivo no respondí como debía, me tocó cambiar la tonalidad y no fue lo mismo, así que quedé eliminado”.

En su palmarés sobresale haber sido el ganador del primer Festival Internacional de Juglares en Miami (2016), Rey del Festival Cuna de Acordeones, del Festival del Retorno, del Festival Sabanero y Rey de Reyes del Festival Bolivarense del Acordeón.

Además protagonizó la película El viaje del acordeón (2014) dirigida por el alemán Andrew Tucker y el valduparense Rey Sagbini, quienes plasmaron en la pantalla gigante su lucha incansable por convertirse en el gran monarca de la fiesta de acordeones más grande del mundo. Esta historia fue rodada entre Colombia y el país bávaro.

Su viaje hacia la capital cesarense está fijado para este domingo, por lo que pasará su cumpleaños lejos de sus tres hijos y de su esposa Carmen Castro. Es consciente de que el coronavirus no se ha marchado y por eso llevará en su maleta tapabocas, alcohol y gel antibacterial. “Habrá que cumplir con todos los protocolos, sabemos que no es fácil organizar un evento de esta magnitud y hay que aportar nuestro grano de arena”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Cortesía
Sociedad

Jeimy Arrieta le madruga a la corona

La joven es la primera inscrita para disputar el título entre las acordeoneras mayores. El Festival Vallenato dio a conocer su programación virtual oficial.

La acordeonera Jeimy Arrieta Ramos, de 23 años, oriunda de Arjona (Bolívar), le madrugó al Festival Vallenato 2020 y se convirtió en la primera inscrita en la categoría de Acordeoneras Mayores.

El año pasado hizo parte del grupo de ocho mujeres que participaron en esta categoría debutante, la cual movió mucho público en los alrededores de la plaza Alfonso López, de Valledupar. Sin embargo, este año la situación ha cambiado debido a la pandemia del coronavirus, por lo que tiene claro que las condiciones serán diferentes y desde ya toma todas sus precauciones.

“Nos informaron que solo podré viajar con mi cajero y guacharaquero, cumplir con el uso del tapabocas, el lavado de manos y el distanciamiento. Esto es algo que realmente cambia todo, porque no podrá ir mi familia que siempre me respalda. Lo que más falta hará este año será el respaldo de las barras, eso hacía el concurso más emocionante y me mantenía motivada. Así que toca acatar las recomendaciones y empacar en la maleta todo el kit de salud”, dijo la joven que reside en el barrio La Florida, en Barranquilla.

Jeimy postergó sus planes de empezar a estudiar Diseño Gráfico debido a la situación de salud que se vive a nivel global. Por ahora está dedicada por completo a afinar sus notas al lado del cajero Alberto Camacho y el guacharaquero Jorge Luis Daza Maestre, para conquistar la corona 2020 y convertirse en la sucesora de la sabanalarguera Loraine Lara.

Su talento es de familia. Su padre, Jaime Arrieta, es instructor de música vallenata hace 30 años en Arjona; mientras que su hermano Ferney ha ocupado en tres ocasiones el segundo lugar en la categoría Aficionado del Festivallenato, y su hermana Sandra es la única Reina Vallenata de la Caja, título que obtuvo en 2001.

En 2007 me convertí en la primera Reina Vallenata. Antes ninguna mujer había ganado ese título, lo hice en la categoría infantil con solo 10 años”, añade.

Desde entonces ganó renombre y ha viajado por los diferentes festivales que se realizan por el Caribe colombiano, conquistando al jurado con su sonido raizal.

Es la actual reina de la categoría profesional del Festival Bolivarense del Acordeón, también triunfó en el Festival Mar de Acordeones de Santa Marta, en Sahagún, Pasacaballos, Mahates, entre otros certámenes. “He acumulado mucha experiencia, el año pasado fui semifinalista en Valledupar y este año mi objetivo es la corona”.

“Algo de nervios”

 Enfrentar la nueva realidad para Jeimy es algo que le genera nervios. “No sabemos a ciencia cierta dónde está el virus, pero es un riesgo que vamos a tomar con todas las medidas necesarias. En cuanto al concurso siempre está la ansiedad, ya quiero estar tocando y meterme entre las mejores”, dijo la joven que en 2008 estuvo en Argentina, en un concierto para niños de Latinoamérica. Allí tocó con Alejandro Sanz, Shakira, Paulina Rubio y Calle 13.

Finalmente indicó que el vallenato ha evolucionado mucho y que hoy las mujeres están teniendo su espacio. “Antes no estaban acostumbrados a ver a una mujer siendo la protagonista de una parranda vallenata, pero ya hay quienes prefieren contratarnos”.

Definido el cronograma

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata reveló la programación de lo que será la competencia virtual que iniciará el 29 de septiembre y culminará el 3 de octubre en la capital cesarense. Se estableció que todos los concursos en sus rondas eliminatorias y semifinales podrán verse por las redes sociales de la fundación y por su web de manera gratuita.

En esta edición solo habrá una ronda eliminatoria, semifinales y la gran final, cuya transmisión será paga. Además de la definición de los nuevos monarcas, las personas podrán ver a reconocidas figuras de este género musical.

La competencia de piqueria mayor en esta versión será en homenaje al recién fallecido verseador Andrés Felipe Barros Méndez, rey de la Piqueria del Festival en 1995 y 2014.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
El Heraldo
Música

“Ahora sí me toca vivir la vida de otra manera”: Adolfo Pacheco

El juglar de los Montes de María celebra su cumpleaños 80. Recordó las veces que atentaron contra su vida y las ganas de seguir haciendo música.

El maestro Adolfo Pacheco Anillo celebra victorioso sus 80 años de vida. Pese a que hace dos meses “lo mataron” tres veces por las redes sociales, tras presentar complicaciones cardíacas y dificultades respiratorias que lo obligaron a ser internado en una clínica en la que fue sometido a una cirugía, este cantautor sanjacintero sigue meciéndose tranquilo en su “hamaca grande”.

Admite que desde que le practicaron la cirugía del corazón para despejar una de sus venas todo ha cambiado, y como reza en las estrofas de su éxito Me rindo su majestad, ahora le “toca vivir la vida de otra manera”. “Voy a dejar la vida de parrandero/Ya disfruté los años de juventud/ porque así recogido soy más sincero/y más te quiero y me quieres tú”.

El creador de icónicas piezas de nuestro folclor como La hamaca grande, El viejo Miguel, El mochuelo, El cordobés y Mercedes, solo por mencionar cinco de sus joyas musicales, sostiene que hoy prefiere celebrar en silencio y en la tranquilidad de su hogar en el norte de Barranquilla, ciudad en la que decidió radicarse hace 23 años y de la que no quiere irse “jamás”.

El HERALDO dialogó con ‘el Juglar de los Montes de María’ sobre su trayectoria musical, sus recuerdos cuando era profesor de Matemática, además de varios consejos que humildemente dio a las nuevas generaciones de músicos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Páginas

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.