Descripcion de la foto
Por: AFP Agencia

Sentry, una tecnología innovadora para salvarse de los ataques aéreos

Se trata de un sistema usado en Siria que lanza alertas a través de aplicaciones gratuitas en celulares, capaz de calcular y localizar el posible blanco de ataque de los aviones, lo que permite que los ciudadanos se resguarden. 

Jaled y su hermano tuvieron el tiempo justo para subirse a la moto y marcharse a toda prisa. Gracias a un sistema de alerta, se salvaron de un ataque aéreo que destruyó la casa de unos vecinos en la provincia siria de Idlib.

Este periodista ciudadano de 23 años y su hermano podrían haber muerto si no hubieran sido alertados minutos antes a través del teléfono móvil de un ataque inminente contra su barrio de Maaret al Shurin, en la provincia de Idlib, último bastión de la insurgencia amenazado por una ofensiva del régimen sirio y de Rusia, su aliado.

Se salvaron gracias al sistema Sentry, lanzado hace dos años por dos estadounidenses y un programador sirio. En esta provincia del noroeste del país en guerra, el mecanismo podría desempeñar un papel esencial en caso de ataque.

Cuando los aviones de combate sirios o rusos despegan, Sentry calcula y localiza el posible blanco del ataque analizando las trayectorias de los vuelos a partir de datos suministrados por personas en el terreno que ejercen de observadores y por una red de sensores.

El sistema lanza alertas que los usuarios reciben a través de aplicaciones gratuitas en sus teléfonos móviles, sobre todo vía Telegram, lo que les deja unos minutos para ponerse a resguardo. 

El día del ataque Jaled estaba en casa para recoger unos enseres que había dejado tras huir de un primer bombardeo. "Recibí una alerta en Telegram, diciéndome que otro avión había despegado y se dirigía al mismo sector", cuenta a la AFP.

Entonces se fue a todo correr con su hermano. "Ese día solo resultaron heridos tres niños" en el ataque.

Frecuencia de uso

Según sus creadores, el dispositivo de alerta lanzado en agosto de 2016 beneficia a unos dos millones de personas en Siria, la mayoría de ellas en Idlib.

La iniciativa resultó ser eficaz, aseguran los creadores, incluso durante la ofensiva de este año contra el bastión rebelde de Guta oriental, donde los bombardeos, principalmente aéreos, causaron más de 1.700 muertos, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una oenegé con una red de fuentes en el terreno.

"Hemos observado que el uso (del sistema) alcanzó un punto máximo durante esta campaña" militar, afirmó a la AFP John Jaeger, cofundador de la compañía Hala Systems que desarrolló Sentry.

Este apasionado de la informática y exdiplomático quería desarrollar medios que salvaran vidas de civiles en Siria. Lo creó con el apoyo del empresario estadounidense Dave Levin y un codificador sirio cuya identidad se mantiene en secreto.

Es difícil obtener estadísticas fiables, pero el análisis de los datos muestra que el uso de Sentry reduce en un 27% el número de personas muertas en ataques, afirma Jaeger.

El sistema, financiado según él por el Reino Unido, Canadá, Holanda y Dinamarca, necesita una red humana en el terreno para vigilar las zonas e instalar sensores.

Ocho minutos

En cuanto reciben la advertencia por las redes sociales, las radios locales o las sirenas de alerta activadas a distancia por Hala Systems, los residentes disponen de un promedio de ocho minutos para encontrar un refugio, según el cofundador de la compañía.

Los socorristas en las zonas rebeldes, llamados cascos blancos, lo usan con frecuencia.

"Los técnicos de defensa civil intentan que los civiles sin conexión a internet puedan acceder al servicio", afirmó a la AFP el coordinador del sistema de alerta en el norte de Siria, Ibrahim Abu Laith.

En las últimas semanas se impartieron casi 200 sesiones de formación para enseñar a la gente a usar el sistema mediante internet, asegura el coordinador.

Según el OSDH, entre las más de 350.000 personas muertas desde el comienzo de la guerra en 2011, 33.000 civiles perdieron la vida en ataques sirios o rusos.

"Intentamos prevenir el mayor número de muertos posible", dice Jaeger, quien reconoce que a veces no se consigue el resultado deseado.