El “pequeño Messi afgano” pasa del sueño a la pesadilla

El pequeño es conocido en todo el mundo, en 2016, por portar la camiseta hecha en bolsa plástica del astro argentino.  

AFP
El pequeño Murtaza Ahmadi junto a su madre. AFP
Más contenidos
Mundo

El pequeño es conocido en todo el mundo, en 2016, por portar la camiseta hecha en bolsa plástica del astro argentino.  

La historia de Murtaza Ahmadi, el “pequeño Messi afgano” emocionó a todo el mundo en 2016. Pero tras el sueño de haber conocido a la estrella de fútbol, el niño comparte hoy la pesadilla de los innumerables desplazados por el conflicto con los talibanes.

La imagen inundó los medios y las redes sociales. Murtaza, de 6 años, portaba una camiseta de fútbol hecho de bolsas de plástico con rayas celestes y blancas, los colores de la selección argentina. En el dorso, el nombre de la estrella del FC Barcelona y su famoso número 10, escrito con rotulador.

Su súbita popularidad le permitió a Murtaza conocer a su ídolo en 2016 en Catar, durante un partido amistoso del Barça, y de entrar al campo de la mano de Messi.

El argentino le ofreció luego el uniforme completo del FC Barcelona, una camiseta dedicada por toda la selección albiceleste y un balón.

Pero este momento de pasajera felicidad quedó rápidamente disipado. Su familia fue obligada a huir en noviembre del distrito de Jaghori, ante la ofensiva de los talibanes en la provincia de Ghazni, al sur de la capital afgana.

La AFP ha visto a esta familia en Kabul, donde se ha refugiado y vive en una habitación alquilada de una casa compartida.

Salvar “nuestras vidas”

La madre de Murtaza relata la precipitada huida tras haber escuchado disparos.

“No pudimos llevarnos nada, sólo salvar nuestras vidas” recuerda Shafiqa, con el rostro medio cubierto por un velo.

La familia Ahmadi pertenece a la etnia hazara, de confesión chiita. En Jaghori, los talibanes, sunitas, llevaron a cabo una operación militar contra algunas milicias hazara, obligando a huir a unas 4.000 familias, según la ONU.

Fueron días de combates y de “absoluto terror”, según testimonios recogidos por la AFP, que causaron la muerte de centenares de soldados, insurgentes, milicianos y civiles.

El miedo fue aún mayor para la familia Ahmadi, que afirma que los insurgentes buscaban a Murtaza.

“No sé por qué los talibanes lo detestan desde que se hizo famoso. Dijeron que lo iban a capturar, que lo cortarían en pedazos”, asegura Shafiqa, aterrada.

Bajo el régimen talibán, de 1996 a 2001, el deporte era apenas tolerado y el estadio de fútbol de Kabul fue un lugar notorio de lapidaciones y ejecuciones.

Durante su huida, Shafiqa cuenta que escondía el rostro de su hijo para que no fuera reconocido.

Entre las cosas que tuvieron que abandonar, están los regalos de Leo Messi, que el padre, que permanece en Jaghori, conserva preciosamente.

“Quiero ser como Messi”

Aunque las fuerzas de seguridad repelieron la ofensiva talibán, los  Ahmadi no se sienten seguros.

En efecto, incluso antes de huir de la amenaza talibán, Shafiqa relata el “miedo” de perder a su hijo. “Había gánsters que creían que Messi nos había dado mucho dinero y amenazaban con secuestrar a Murtaza”, se lamenta su madre.

La familia había huido al vecino Pakistán para pedir asilo “en cualquier país seguro”, pero tuvo que retornar a Jaghori pues no había “ni dinero ni trabajo en Pakistán”.

Murtaza dejó de ir al colegio, por temor a que lo secuestraran. “Por la noche, veíamos a veces a desconocidos que vigilaban nuestra casa. Y había llamadas telefónicas”, dice Shafiqa.

Murtaza forma parte ahora de los más de 300.000 desplazados, de los cuales 58% tiene menos de 18 años, que han huido de sus casas desde el inicio del año debido al conflicto con los talibanes, según un recuente recuento de la ONU.

Por su lado, Murtaza, quiere volver a recuperar su uniforme y su balón de fútbol, para “jugar con él”.

“Extraño a Messi. Cuando lo vea, le diré ‘Salam’ y ‘¿cómo estás?’. Él me contestará: ‘estoy bien’ y ‘sé prudente’. Luego lo acompañaré al campo de fútbol y lo veré jugar” dice Murtaza, con sus palabras de niño.

“Lo que quiero es estar cerca de él, que me ayude a salir de este lugar”, añade. “Cuando sea grande quiero ser como Messi”, afirma.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Mundo
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web