Descripcion de la foto
Por: AFP Agencia

En Croacia hay tristeza y orgullo

Los jugadores serán recibidos hoy en Zagreb.

Una muchedumbre congregada en el centro de Zagreb festejó con cánticos, petardos y aplausos los logros de su selección, pese a que fue derrotada 4-2 por Francia en la final del Mundial de Rusia-2018.

“Para nosotros, el segundo puesto es maravilloso, los franceses eran mejores, felicitaciones. Os damos cita dentro de 20 años”, comentaba Goran en una calle cercana a la plaza Jelacic, abarrotada de aficionados vestidos con la camiseta de a cuadros blancos y rojos. Una alusión a las semifinales del Mundial de 1998, que le valió a Francia su primera estrella.

“Nuestros jugadores dieron todo hasta el último átomo de su energía, el partido de hoy (ayer) fue espectacular, la nación dijo gracias, todavía están orgullosos de ellos, lucharon como leones”, dijo Kristian Krnic, de 22 años.

Con algo de amargura, señaló que fue “una oportunidad para que Croacia hiciera historia, pero a pesar de todo este equipo sigue siendo un equipo de oro”. 

“Estoy muy decepcionado, merecimos ganar porque dimos todo durante el juego, pero logramos el segundo lugar, y mañana celebraremos el regreso de nuestros héroes”, dijo Aurora, una madre. “Estoy muy triste por nuestros jóvenes, porque el rendimiento del equipo croata les dio mucho entusiasmo para vivir en nuestro país” pese a la crisis económica que atraviesa.

En Moscú, la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, que asistió a la final del Mundial, dio un cálido abrazo a cada uno de los jugadores croatas, así como a los franceses, visiblemente conmovidos. 

La presidenta croata, que muestra su pasión por el fútbol y ha asistido a varios partidos de la selección balcánica durante la Copa del Mundo, los recibirá hoy en la presidencia. 

El equipo croata se espera hoy por la tarde en Zagreb, donde también deben ir a Ban Jelacic Square. 

“Croacia puede estar orgullosa. Tenemos que aplaudir a nuestros chicos”, afirmó el comentarista de la HRT justo antes del pitazo final.

“Una gran nación de fútbol ha sido más astuta, con un juego pragmático (...) Francia sigue siendo un quebradero de cabeza para Croacia”, añadió, 20 años después de la derrota en las semifinales de Francia-1998.