Descripcion de la foto
Por: AFP Agencia

El discreto retorno de Brasil tras el Mundial

Neymar no se dejó ver a su llegada a Río de Janeiro.

Solo una treintena de seguidores esperaban ayer en el aeropuerto de Río de Janeiro para recibir a una parte de los integrantes de la selección de Brasil, dos días después de su eliminación en cuartos de final del Mundial.

El vuelo proveniente de San Petersburgo hizo escala en Madrid, donde parte de los jugadores de la Seleçao que viven en Europa decidieron quedarse.

De los siete jugadores que siguieron el viaje hasta Río, solo Douglas Costa y Coutinho se acercaron a los seguidores, que les recibieron con gritos de “¡Brasil, Brasil!”.

Coutinho, uno de los pocos que salió fortalecido del Mundial, al mostrar un gran desempeño especialmente en la fase inicial, se detuvo a firmar autógrafos.

El seleccionador Tite, que debe decidir en los próximos días si acepta la propuesta de prolongar su contrato a la cabeza del equipo, también recibió una cálida bienvenida.

“Vine para acá hoy para dar un apoyo a la selección brasileña, que lo necesita. Estaría aquí en caso de victoria, entonces estoy en la derrota para dar apoyo y decirles a ellos que en 2022 van a traer esa sexta copa para la gente”, dijo David Santana, quien se acercó al lugar con su esposa, su hijo y su sobrino.

Neymar, quien según el servicio de prensa de la federación brasileña debía también arribar a Río, no fue visto en el aeropuerto.

Casemiro, por su parte, se mostró confiado: “No es el fin de una era”, dijo. “Hace dos años Brasil corría el riesgo de no clasificarse y ahora estábamos como favoritos. Hay muchas cosas buenas”, declaró.