El Heraldo
Daniela Botero asegura que desde el modelaje ha explorado el mundo de la moda, campo que la ha llevado a descubrir su estilo propio.
Alessandra Fiorini
Mujer M

“En el modelaje y la actuación no negocio mi dignidad y mi tranquilidad”

La modelo y actriz Daniela Botero hace un repaso de su trayectoria profesional en sus dos carreras.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Sin buscarlo llegó. El destino engranó las piezas y la oportunidad se presentó. Así referencia su vida profesional la caleña Daniela Botero, quien nunca pensó que al llegar a París (Francia), para iniciar sus estudios en Comunicación Social y Periodismo, sus pasos se direccionarían hacia el camino del modelaje y posteriormente a la actuación. 

A manera de anécdota, recuerda que en su primer año de universidad, justo cuando se encontraba comiendo en un restaurante en la Ciudad de la Luz, fue vista por un scout de la agencia Women Management.

“Él me detuvo y me preguntó que si quería trabajar como modelo. Al mismo tiempo me dijo que si quería ir a la agencia para que me conocieran. Accedí y fui. Estando allá firmé contrato y luego se dieron los castings y un gran número de  campañas. Con el paso de los años logré hacer muchas fotos, fui modelo de diferentes marcas y pude participar en las pasarelas de Azzaro, Sonia Rikyel, Roberto Cavalli, Moschino y Girbaud, entre otras (…) Al transcurrir dos años decidí que quería estudiar Actuación, así que llegué a Nueva York (Estados Unidos) para formarme en dicho campo”.

Antes de culminar su segunda carrera quedó embarazada de su hija Ilana Felton. Con la llegada de su primogénita se dedicó durante un corto tiempo a su maternidad y posteriormente decidió asistir al Festival Internacional de Cine de Morelia, a la premier de Pablo Neruda, donde logró conocer a varios directores de cine y de series.

Las conexiones que logró en aquel encuentro fueron vitales para labrar su experiencia en la actuación. Fue así como grabó en la segunda temporada de la serie de televisión La hermandad. Luego hizo parte del reparto de la producción Betty en NY y de la serie Run Coyote Run. Después —manifiesta— se le abrió campo en la serie 100 días para enamorarnos y al mismo tiempo comenzó a grabar la película Guerra de Likes.

“Esas dos últimas son las más recientes de mi carrera. En Guerra de Likes personifiqué a una reportera y aunque fue un personaje muy pequeño, lo recuerdo con mucho amor. Las escenas las grabé durante toda una noche, es decir, llegué a México al mediodía y empezamos a las 6:00 p.m. y terminamos de grabar a las 7:00 a.m. del día siguiente (…) Sobre mi personaje de Lorena, en 100 días para enamorarnos, tengo que decir que es una mujer segura de sí misma, independiente y exitosa. Ella conoce a Emiliano y entran en el juego de no enamorarse, aunque Lorena termina loca de amor, pese a que tiene claro que Emiliano sigue enamorado de Remedios. Es un personaje que le toca tener mucha inteligencia emocional”. 

 

De la actuación, la caleña disfruta interactuar con muchas personas y aprender de los actores con recorrido. Fotos cortesía de Studio F y

Una combinación “perfecta”

Para Daniela la actuación y el modelaje guardan relación entre sí. De hecho —asegura— es esto lo que le ha permitido permanecer en ambas sin descuidar ninguna.

“Hoy día muchas actrices son modelos, de hecho, la mayoría de personas que vemos en los covers de las revistas son actrices, así que me atrevo a decir que ambas profesiones guardan relación (…) En el modelaje debemos tener manejo de las cámaras, del escenario, ser más extrovertidas, y la actuación nos da las herramientas para lograrlo”.

De las artes escénicas disfruta el hecho de interactuar con muchas personas y aprender de sus compañeros de trabajo, especialmente de quienes cuentan con una vasta experiencia. A su vez —del modelaje— encuentra fascinación en la moda, un campo que a través de los años la ha llevado a definir su estilo.

Para permanecer en estas dos industrias declara que ha tenido que sacrificar lo más valioso para ella: el tiempo con su hija. Es así como los viajes por trabajo en su momento llegaron a ser los causantes de que se perdiera algunos instantes del crecimiento de Ilana, hoy día de nueve años.

“Eso ha sido lo más duro para mí, pese a que los fines de semana trataba de dedicárselos. Ahorita que se vino la pandemia pude compartir mucho más con ella, apoyarla a nivel emocional y conocerla mucho más; es decir, fue el tiempo idóneo para reconectarnos por completo. Y sigo aprovechando el tiempo que me queda libre para disfrutarlo a su lado (…) A ella le encanta la música, así que ahora le estoy buscando a un profesor que la ayude a explorar su talento en el canto”.

En las dos industrias no negocia su tranquilidad, su dignidad, su amor propio y el respeto hacia su cuerpo, así que tiene claro que lo que gane en la vida debe venir como fruto de su trabajo. Hace un llamado a los hogares, manifestando que es necesario que desde el núcleo familiar las niñas aprendan a quererse a sí mismas, a respetarse, entendiendo que “el cuerpo es un  templo, pues de esta manera crecerán seguras y sabrán tomar decisiones asertivas a  futuro”. 

“Uno siempre tiene que preguntarse: ¿Seré feliz? ¿Me van a respetar? ¿Voy a estar bien? Para mí es importante la seguridad que se gana en casa porque quien no la trabaja de pequeño al llegar a la adolescencia, influenciado por las redes sociales, se encuentra con personas “perfectas” que después lo llevan a compararse y finalmente a experimentar sentimientos negativos”.

Frente a la sexualización de la mujer en la industria de la actuación, Daniela estima que “en estos tiempos no se ve marcado”. Por el contrario —afirma— “hoy vemos que no eligen a la más linda ni a la que tiene las medidas perfectas, sino a la más talentosa”. En cuanto al modelaje también explica que sucede igual, es decir, “hoy vemos cómo se les da la oportunidad a muchas mujeres plus size y a mayores de 50 años, intentando mostrar la belleza más global”.

El sueño más grande de Daniela es hacer una película en Hollywood. Fotos cortesía de Studio F

Proyectos

Aunque en las artes escénicas de momento no tiene nada concreto, con muchas expectativas, desde Miami (Estados Unidos) —donde reside— asegura que se encuentra presentando castings. Asimismo le apuesta a la creación de una línea de productos de skin care, que planea lanzar a finales de este año o en el próximo.

Daniela se define como una mujer trabajadora, apasionada, familiar, con valores estructurados, con carácter fuerte y con metas claras a nivel emocional y profesional. A su vez —dice— se caracteriza por ser una mujer que ha logrado lo que ha querido y que siente una pasión vehemente por la moda y el arte. También le gusta trazarse metas y tener la visión clara de lo que quiere alcanzar. 

Su tiempo libre lo invierte en viajar, visitar restaurantes y tiendas diferentes, hacer ejercicio, leer novelas y textos informativos, pasar tiempo con su hija y visitar el mar. 

Su fuerza interior señala que la encuentra en lo espiritual y en su fe. Cree en el karma y estima que los seres humanos llegan al mundo a cumplir un propósito de vida y a ayudar a la gente. 

Para ella es importante ser una persona leal, honesta, que siempre haga el bien. Sus creencias religiosas transitan entre el judaísmo y el catolicismo, pero también encuentra su lugar en la meditación. En cuanto a su sueño más grande dice que tiene muchos, pero sin duda lleva la batuta hacer algún día una película de acción en Hollywood.

 

Es necesario que desde el núcleo familiar las niñas aprendan a quererse a sí mismas, a respetarse, entendiendo que el cuerpo es un templo, pues de esta manera crecerán seguras
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Entrevista
  • Portada Miércoles
  • mujer miércoles
  • Bellas Mujeres
  • Modelaje
  • actuacion
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.