El Heraldo
Mujer e Igualdad

Equidad de género: los retos continúan en este nuevo año

Tres organizaciones feministas del país ponen sobre la mesa algunos temas pendientes en la agenda. La despenalización del aborto es uno de los puntos en los que coinciden.

Luego de dos años pandémicos donde la humanidad ha vivido una montaña rusa de emociones por hechos que han marcado su curso en diferentes aspectos, hay algunos temas que están a media marcha.

La igualdad de género parece que se convirtió en uno de ellos.

Evitar los retrocesos es el principal objetivo de los colectivos que en su cometido de alzar la voz de las mujeres piden respuestas al Estado. La empleabilidad, por ejemplo, es uno de los puntos de mayor importancia.

En un informe de la Cepal del año pasado se evidenció que la crisis generada por la pandemia de la covid-19 impactó negativamente en la ocupación y en las condiciones laborales de las mujeres en América Latina y el Caribe, generando “un retroceso de más de una década en los avances logrados en materia de participación laboral”.

Según datos del Dane, en Colombia la tasa de desempleo en noviembre de 2021 se ubicó en el 14,5 % para mujeres y en el 8,3 % para hombres, lo que evidencia una brecha de desempleo del 6,2 %, cifra que se ubica 2,2 puntos porcentuales por debajo para el mismo periodo del 2020, en el que se registraba un 8,4 %.

Aunque el aborto, la empleabilidad, la garantía de derechos y la participación política de las mujeres son temas que hoy se debaten y están en la agenda pública del país, aún hay tela por cortar.

Así las cosas, EL HERALDO dialogó con líderes de tres organizaciones a favor de los derechos de la mujer en Colombia, y estas expusieron las deudas que esperan sean saldadas este 2022 en materia de equidad de género.

Despenalización del aborto

Son más de 466 días los que han pasado desde que el movimiento Causa Justa presentó una demanda ante la Corte Constitucional para buscar eliminar el delito de aborto del Código Penal para lograr la verdadera libertad y autonomía de las mujeres.

 Hasta el momento no se ha llegado al acuerdo final.

De acuerdo con Catalina Martínez, vocera de Causa Justa, las barreras para que las mujeres accedan al aborto en el país siguen presentes, y que el hecho de que el aborto siga apareciendo en el Código Penal seguirá generando un gran estigma.

“Esto afecta directamente a las niñas que viven en zonas rurales y de bajos recursos”, relató.

El aborto en Colombia solo es permitido bajo tres causales: cuando existe peligro para la salud física o mental de la mujer; grave malformación del feto que haga inviable su vida extrauterina; y en caso de acceso carnal violento, transferencia de óvulo fecundado o inseminación artificial no consentida.

El mayor reto, cuenta Martínez, es regular el aborto a través de iniciativas sanitarias. Si se da la despenalización entonces “ya las mujeres no serían perseguidas”.

“Lo que demuestran los estudios que hemos venido haciendo es que la mayoría de las denuncias en contra de estas mujeres se generan en el sector salud, es un efecto muy perverso”. Parte de los objetivos es ayudar también al personal que atienda los casos para que no tenga repercusión alguna hacia ellos.

El núcleo esencial de la lucha por el derecho al aborto es la posibilidad de que las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos según su propia creencia y moral.

Aunque debían volver a los tribunales el pasado diciembre para continuar con los debates, no fue así. Sin embargo, se está a la espera del debido proceso y a partir de ahí se consolidarán los planes en cuanto a la implementación de la decisión.

Tareas de cuidado

Paola Silva, economista con maestría en Políticas Públicas y cofundadora del colectivo feminista Siete Polas, considera que las brechas se mantienen, especialmente en el campo laboral. Recuerda que el desempleo femenino en el país aumentó en la pandemia y obligó a las mujeres a dedicarse al trabajo de cuidado no remunerado.

“Hay mucho trabajo por hacer en temas de reconocimiento de las tareas de cuidado de las mujeres. Hoy 90 % de ellas participan en actividades de trabajo no remunerado frente al 73,4 % de los hombres”, detalló.

Para la activista, a lo que se debe apuntar es a cambiar políticas que permitan un mercado más equitativo y apostarle a una reestructuración de esas tareas de cuidado. “Para esto es necesario hablar de la redistribución para que la responsabilidad de ese trabajo no recaiga sobre una sola persona”.

Por otro lado, Silva señaló que aún falta unir esfuerzos en términos de educación sexual. “De ahí parte el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, conocer nuestro propio cuerpo (…) El rol de los docentes es romper ese tabú y no invisibilizarlo. Es un tema que hay que tratar desde la educación y desde las políticas públicas”.

A propósito de este año de elecciones, la líder de Siete Polas mencionó que la paridad es una conversación necesaria entre los partidos políticos. “En los últimos dos períodos electorales del Congreso no hemos aumentado las curules, sino al revés, en las últimas elecciones disminuimos las curules de las mujeres y hoy está en un 20 % de participación. En la última reforma que se hizo al Código Electoral se logró incluir un capítulo de paridad”.

El tema de las violencias es algo que no sale de la agenda. “No pasaron los primeros dos días del año y ya había dos feminicidios en Colombia. Es un reto que nos toca afrontar, tristemente, y no está saldado, igual que el tema de la despenalización del aborto”, finalizó Silva.

¡No más violencia!

 “Para habitar el mundo necesitamos la vida. El reto para 2022 es la defensa por la vida de las mujeres. Hay que bajar las tasas de feminicidio en Colombia, porque terminamos el 2021 con más de 600 feminicidios, y mirar hacia el alto porcentaje de impunidad por parte de la justicia”, destacó Gina Borré, politóloga maestra en Derechos Humanos y directora de la Fundación Dos Latinas Colombia.

A su vez, sostiene que hay una gran deuda con el aborto, que ha ocasionado la interrupción de embarazos inseguros en niñas, jóvenes y mujeres colombianas, dejando en evidencia la brecha social y económica.

También hace énfasis en las tareas de cuidado no remuneradas basándose en cifras del Dane, y añade que las mujeres destinan siete horas 46 minutos diarios a estas labores frente a los hombres, que solo dedican tres horas y seis minutos. “Aquí tiene que ver mucho los estereotipos de género, porque hay roles culturalmente asignados a la feminidad”.

Para Borré otros de los retos que hay que trazar está relacionado con la promoción de las rutas de atención, ya que considera que debe hacerse un trabajo pedagógico a nivel institucional con perspectiva de género porque no hay personal capacitado, y lo que causa es desconfianza en las instituciones.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.