El Heraldo
Orlando Amador
Millennials

La mariposa que voló después de vencer el cáncer

Tras superar la enfermedad, Diandra Iguarán decidió buscar su felicidad y escribir un libro en el que relata todo el proceso que vivió. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Después de amamantar a su bebé de cuatro meses Diandra Iguarán Guerra quiso seguir extrayéndose  su leche materna y se encontró con un “bulto” en uno de sus senos. Automáticamente su alarma se activó y decidió realizarse un autoexamen en el que siguió percibiendo la masa en su seno derecho.

A partir de ese momento Diandra decidió consultar un ginecólogo para descartar cualquier posibilidad de un diagnóstico maligno y aunque en el proceso le realizaron una biopsia no hubo un resultado claro. Un mes después decidió acudir a una mastóloga que la sometió a varios exámenes que finalmente arrojaron que padecía un carcinoma ductal infiltrante, grado III/IV, con compromiso metastásico en ganglios en la axila derecha.

“La vida me puso una prueba bastante difícil a mis 34 años, mi bebé apenas tenía cuatro meses de nacido y fui diagnosticada con cáncer de mama. Me tocó asumir ese diagnóstico y vivir la maternidad, pero a pesar que era muy difícil, ese fue mi motor y la  rueda que me ayudó avanzar en esa circunstancia de la vida”.

En marzo de 2017 la guajira recibió aquel diagnostico desalentador que no solo la afectaba a ella sino también a su esposo Frank Pacheco, a su hija mayor Luciana que para aquel entonces tenía tres años, pero principalmente al pequeño Martín, pues ya su madre no podría amamantarlo como venía haciéndolo desde su primer día de nacido.

 “Uno de los momentos más duros de todo mi proceso fue cuando me dijeron —tienes que parar de darle leche materna a tu hijo— porque yo venía alimentándolo exclusivamente con lactancia materna. Fue muy duro, pero muy lindo, porque pensamos que eso sería difícil para él porque no sabía que era un biberón, pero lo asumió muy bien y por eso siempre digo que él es mi angelito porque si no hubiese sido por él, no me hubiese enterado que tenía cáncer”.

Las siguientes semanas se volvieron cruciales en la vida de Diandra. Entre la angustia y algunos pensamientos negativos, pero con “fe y esperanza”, decidió indagar más sobre su nueva condición de salud y buscar ayuda especializada en Bogotá, en donde inició todo su tratamiento por un año, lo que también implicó que su familia se trasladara a la capital del país.

“Hice mi proceso de quimioterapias, radioterapias y pasé por una cirugía. Me fui a vivir a Bogotá un año. Me tocó prácticamente renunciar a mi casa, a mi trabajo, a muchas cosas por mi sanidad. En todo el proceso yo me despertaba en las madrugadas a atender a mi bebé. Siempre fui una mamá presente, nunca me ausenté y eso fue lo que a mí me alentó y me dio las bases para entender que la enfermedad también es un estado de la mente”.

Diandra logró vencer una enfermedad que desde el primer momento le dijeron que tendría que mentalizarse a vivir con ella toda la vida porque “no tenía cura”. Aunque vivió momentos difíciles como la pérdida de su cabello y   de peso, logró convertirlos en su fortaleza y trasformar el cáncer en un “nuevo despertar”.

“Yo siempre digo que el diagnóstico lo puede decir un médico pero el pronóstico viene de Dios. Nadie puede dictaminar tu vida ni sentenciarte. Dios tiene un propósito de vida para cada quién, yo fui entendiendo poco a poco el mío y siempre lo comparo con todo el proceso de trasformación que vive la mariposa, que es doloroso pero al final es el momento en el que abre sus alas para volar y tal cual eso fue lo que viví yo”.

Un nuevo despertar
En su libro ‘Tengo cáncer’ Diandra habla de “resiliencia, fe y amor propio” . Orlando Amador

En medio de su proceso la administradora de negocios, además de llevar su tratamiento médico convencional consultó la medicina alternativa, encontrándose con un bioenergético que le hizo la pregunta que cambió su vida: “¿Qué te hace feliz?”.

“Cuando me hizo la pregunta me dijo: no me digas que tus hijos, tu esposo, sino lo que te hace feliz a ti como mujer. Todos los días me hacía esa pregunta porque yo sabía que si vibraba en esa frecuencia era todo mucho más fácil, porque cuando tú eres una persona feliz le das muy poca cabida a la enfermedad y todos los días empecé hacer algo que me hiciera feliz”.

Con la firme decisión de encontrar la felicidad Diandra empezó a escribir en un blog y a estudiar cómo coach de vida, aun en medio de su tratamiento. Dejando atrás muchos estereotipos que tenía en su cabeza. 

“A partir de ahí fui conectando con esa parte que estaba en mí dormida y si no hubiera sido por la enfermedad quizás no me hubiese dado la oportunidad de despertar. Muchas personas pensarán que todo lo de la nutrición o lo del coach de vida surgió a raíz de la enfermedad, pero en realidad era algo que siempre me había llamado la atención y siempre me había gustado, pero a veces es la vida la que te pone esas circunstancias para que tú te encuentres con tu propósito”.

Diandra se encargó de convertir su diagnóstico,  en un despertar que la enseñó a vencer muchos desafíos, como el de escribir su propio libro, Tengo Cáncer, en donde no solo describe todo su proceso sino también entrega tips para tener “un viaje de sanación en cuerpo, mente y alma”.

Diandra hoy solo lleva el cáncer en su signo zodiacal y se describe como una mujer feliz, agradecida con Dios por la vida y por su familia. Entre sus planes está seguir empoderando mujeres, continuar brindado asesorías en bienestar integral, culminar una especialización en hormonas y seguir haciendo crecer todos sus proyectos profesionales que están enfocados en el bienestar físico, mental y espiritual.

En la actualidad
Orlando Amador

Diandra es ‘coach’ de vida y en Salud Holística del Instituto de Nutrición Integrativa de Nueva York. Desde su experiencia se ha encargado de trabajar con mujeres que en su mayoría son madres que están atravesando por la misma enfermedad y que a veces no entienden por qué les tocó pasar por una situación tan compleja.

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • coach
  • Cáncer
  • Cáncer de mama
  • Día de las Madres
  • Superación
  • Tips saludables
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.