Mascotas | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
123RF
Mascotas

Mascotas: La salud oral más allá de una buena mordida

Su dieta, la raza y la edad son factores fundamentales para entender cómo cuidar de su perro o gato cuando presenta halitosis o encías inflamadas.

La prevención en salud garantiza longevidad y esto aplica también para nuestras mascotas. Estar atentos y procurar que cuenten con una buena higiene oral debe ser parte de nuestras prioridades al ser responsables de los perros y gatos que nos hacen compañía en casa, especialmente después de haber estado compartiendo con ellos más tiempo de lo usual, lo que nos ha permitido percatarnos de sus comportamientos y necesidades.

La adecuada limpieza dental juega un papel importante en la prevención de problemas de halitosis o mal aliento, inflamación de las encías y dolor o molestias a la hora de comer.

El médico veterinario, zootecnista y cofundador de iPet, Christian Sánchez, asegura que lo primero que debemos hacer es entender que este tipo de cuidados no funcionan de la misma manera en los humanos y en los animales, incluso, en los perros y los gatos se trata de una manera diferente.

“Los dientes de los perros y gatos no tienen las mismas cualidades ni necesitan los mismos cuidados que los humanos, es decir, nosotros tenemos que cepillarnos los dientes diariamente para mantener una buena salud dental, por ejemplo, en los perros esto no ocurre necesariamente. Sus dientes están hechos, hasta cierto punto, para poder soportar varios días sin tener que lavárselos todo el tiempo, pues ellos mismos los limpian mientras muerden huesos o cosas duras”.

El experto señala que los perros callejeros pueden llegar a lucir dentaduras más blancas que algunos caseros que la tienen amarilla porque en su diario vivir los primeros muerden más objetos duros que los ayudan a limarse y quitarse el mugre de los dientes.

Sánchez enfatiza en que está totalmente contraindicado el uso de cremas dentales humanas en animales porque la concentración de flúor presente en estos productos es tóxica para ellos. Puntualiza que existen pastas dentales que están hechas especialmente para el uso en perros y gatos. Además, manifiesta que al cepillarles los dientes diariamente, con pastas dentales para humanos o con bicarbonato de sodio, se puede llegar a malgastar el esmalte normal del diente y se pueden dar afecciones como la displasia dental, que causa huecos en la dentadura por dicho malgaste o debilidad.

El sarro puede ser entendido como el primer síntoma de una higiene bucal deficiente. Este consiste en la calcificación de la placa bacteriana, la cual se endurece y calcifica al estar mucho tiempo sobre la superficie del diente.

El veterinario Miguel Mendoza explica que el tipo de dieta que lleve el animal, sea con concentrado o comidas caseras, influye directamente en el desarrollo de placa bacteriana, pues el sarro se va pegando a los dientes molares y premolares, principalmente, lo que causa una enfermedad periodontal.

Debido a eso, los dientes cambian de tono, “se van poniendo más amarillentos, luego marrones cuando se presenta una capa de placa”. También manifiesta que las encías se pueden llegar a ver más rojas a causa de gingivitis y halitosis.

“El problema es que el animal empieza a perder piezas dentales, se presenta la maloclusión (mal alineamiento de los dientes) que no permite que se cierre bien la boca y dificultad para masticar. También se pueden presentar cardiopatías o enfermedades del sistema digestivo.

Cuidado de la higiene oral en los perros

El veterinario Mendoza destaca que hay dos factores principales que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de higiene oral en canes: la raza y la edad.

“Las razas pequeñas como el Yorkshire pueden presentar polidontia, que ocurre cuando los dientes de leche no se caen y al salir los permanentes se quedan todos en la boca. Además, sus dientes suelen ser más grandes que el tamaño de su boca y por eso son más propensos a que se les agregue placa bacteriana.

Por otro lado, hay razas como el bulldog que es braquiocefálico, lo que indica que el diente es más pequeño y la encía “sobrecrece”. Ellos son propensos a lesionarse las encías al masticar y también presentan maloclusión porque su mandíbula inferior está más hacia afuera que la superior”.

Sobre los perros de avanzada edad dice que presentan problemas porque ya tienen un desgaste en la superficie masticatoria y son más propensos a que acumulen sarro.

Varios expertos recomiendan que lo mejor es educar al perro desde cachorro para que el cepillado de sus dientes forme parte de los juegos y cariños que reciba, y a medida que vaya creciendo sea más fácil llevar a cabo esta tarea.

El veterinario Christian Sánchez manifiesta que en los primeros seis meses de vida del perro tal vez no sea necesario limpiarle los dientes porque estos son los de leche, y que no es sino hasta el quinto o séptimo mes, más o menos, que cambian de dentadura.

“Cuando ya tiene sus dientes definitivos hay que mantenerlo con juguetes o huesos duros para que él pueda masticarlos y mantenga sus dientes limpios”.

Con el tiempo, según explica la página web de Greenies — un snack dental 100% natural que combate el sarro y refresca el aliento de los perros—, el sarro también puede causar otras complicaciones que van más allá de la boca del perro: pérdida de piezas dentales y molestias asociadas, gingivitis y/o periodontitis, infecciones que atacan las encías y que pueden producir mucho dolor y provocar, incluso, que el perro deje de comer; infecciones en órganos vitales como el riñón o el corazón. En este aspecto si la infección producida por el sarro se transmite por torrente sanguíneo a órganos vitales el perro puede ver gravemente comprometida su salud.

Sánchez indica que hay muchos productos que dicen que quitan la placa de sarro, pero que en todos sus años de experiencia no ha visto el primero que lo logre totalmente.

Sobre la periodicidad en la que se le deben limpiar los dientes a los canes asegura que cada uno de los productos que se utilizan para esta labor tiene sus propias indicaciones.

“Hay un gel hecho en Estados Unidos, por ejemplo, que dice que durante el primer mes de uso se debe aplicar una vez al día y luego lavarle los dientes al perro una o dos veces a la semana. Hay otros para cada 8 o 15 días. Yo siempre recomiendo que el perro muerda cosas duras que lo ayude a irse limando el sarro dental”.

Por otro lado, el veterinario y zootecnista es consciente de que hay perros que no les gusta jugar con huesos ni objetos duros; sin embargo, ellos si comen y van acumulando sarro. En estos casos recomienda una profilaxis, la cual se hace cada vez que el perro lo necesite, “puede tomar semanas, meses o años, depende del cuidado que tenga en casa”.

Cuidado de la higiene oral en los gatos

“El gato es totalmente carnívoro y por eso no necesita de tanto cuidado de los dientes como los perros”, dice el veterinario Christian Sánchez.

Señala que los gatos que salen a la calle tienden a mordisquear muchas cosas o pelear con otros gatos y por eso suelen presentar infecciones en la boca. Sin embargo, cuenta que a lo largo de su carrera ha realizado muy pocas limpiezas rutinarias o profilaxis a felinos.

El especialista indica que en los gatos los juguetes de materiales duros también sirven, y explica que deben ser pequeños y que les llamen la atención para que interactúen con el objeto y se vayan limpiando los dientes.

“El perro tiene una disposición diferente de su dentadura y por ello hay que estar muy pendientes cada seis o siete meses para llevarlo al veterinario y que se le realice una profilaxis si es necesaria. A los gatos se les pega mucho menos el mugre”, señala.

Por otro lado, Sánchez indica que el desgaste de la dentadura felina se hace visible después de muchos años y que si esta condición se llega a presentar en un gato joven, puede ser producto de una enfermedad secundaria como la leucemia felina que causa disminución del  sistema inmunológico, razón por la cual le salen peladuras en la boca, por ejemplo.

En cuanto a la halitosis o mal aliento en los felinos, expertos señalan que naturalmente la boca del gato presenta un olor fuerte y que se debe estar alerta en caso de que presente un olor como a podrido o más fuerte de lo normal, pues puede indicar una enfermedad secundaria o infecciones bucales graves.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Cuidado de mascotas
  • gatos
  • gatos mascotas
  • Perros
  • perros mascotas
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web