Últimas noticias

Muchas familias decidieron bañarse en las playas de Puerto Colombia, a pesar del cierre de la misma.
22:32

Edinson Palma, subsecretario de Gestión del Riesgo, declaró...

Nicolás Maduro
14:58

"El pueblo no come amenazas, el pueblo lo que se está...

Aficionados del Junior apoyando a su equipo en el choque del pasado jueves ante el América de Cali, en el estadio Metropolitano.
14:49

El juego entre tiburones y verdolagas estaba ...

14:44

Con la manifestación, dueños de estas mascotas buscan...

De izquierda a derecha aparecen: Jarlinson Pantano, Sergio Luis Henao, Darwin Atapuma, Rigoberto Urán, Carlos Betancur, Esteban Chaves y Nairo Quintana, durante el recorrido de la última etapa del Tour.
14:25

Rigoberto Urán fue la gran figura con su segundo lugar....

14:23

Triple A indicó que el servicio de agua potable se...

Imagen para ilustrar nota.
14:20

Esta situación, de acuerdo con Redeban, implica costos...

14:04

La reforma además incluirá un artículo en donde se favorece...

13:49

"Fue una carrera muy bonita, con un rival como Froome....

El colombiano Rigoberto Urán, el británico Chris Froome y el francés Romain Bardet en el podio del Tour de Francia.
13:12

Los ciclistas criollos completaron 16 ubicaciones entre los...

El titulo es:El Caribe le apuesta a otros festivales que engrandecen el vallenato

El Caribe le apuesta a otros festivales que engrandecen el vallenato

Francisco El Hombre, en Riohacha y Cuna de Acordeones, en Villanueva; y el Festival Bolivarense de Acordeón, de Arjona (Bolívar), fueron estudiados para la edición 36 de +negocios sobre la industria vallenata. 

Francisco El Hombre, en Riohacha y Cuna de Acordeones, en Villanueva; y el Festival Bolivarense de Acordeón, de Arjona (Bolívar), fueron estudiados para la edición 36 de +negocios sobre la industria vallenata. 

El vallenato, como género musical que identifica a la Costa Caribe y al país, ha marcado siempre las festividades municipales en distintos sectores de esta región colombiana.

En esta oportunidad +negocios (+n) ha querido resaltar tres iniciativas de gran importancia para la región, que denotan no solo el protagonismo que el género sigue teniendo en esta zona del país, sino los desafíos económicos que día a día se atraviesan en los presupuestos de quienes insisten en mantener vivas las tradiciones.

Los festivales guajiros: Francisco El Hombre, en Riohacha y Cuna de Acordeones, en Villanueva; y el Festival Bolivarense de Acordeón, de Arjona (Bolívar), fueron estudiados para esta edición sobre la industria vallenata. 

Diseño: Heiner Meriño.

Cuna de Acordeones. Emilio Salem, presidente del Festival Cuna de Acordeones, que este año llega a su versión número 39, expresa que el presupuesto para la realización del festival se ubica entre $500 millones y $600 millones, aproximadamente, recursos que provienen en su mayoría de empresas privadas.

Salem reconoce que el presupuesto se pacta teniendo en cuenta el año y los artistas a contratar, pues aunque habitualmente el Festival se ha llevado a cabo en septiembre, en ocasiones se ha hecho en junio para aprovechar la afluencia de público que llega a Villanueva y a los municipios aledaños durante la temporada de vacaciones.

El Festival Cuna de Acordeones cuenta con las categorías tradicionales de participación para los concursantes. No obstante, su presidente resalta que como innovación cuentan con una categoría denominada ‘Primaveras del ayer’, que invita a los compositores, con un rango de edad un poco más alto que el resto y que se han centrado en el vallenato romántico, a que expongan su talento.

Al evento, realizado en la Plaza Municipal de Villanueva, Guajira, asisten entre 2.000 y 3.000 personas. De estas, aproximadamente 1.000 pueden ubicarse frente a la tarima, en palcos y en silletería especial, con el fin de apreciar mejor el espectáculo. Quienes acceden a esta zona deben pagar una entrada que cuesta $50.000 en promedio.

El valor total de premiación es de $110 millones, recursos para los que vinculan empresas que pueden apoyar adoptando el reconocimiento de los ganadores de una categoría específica. Por ejemplo, en la versión más reciente una organización reconocida apostó por la categoría infantil, cuya premiación es del orden de $12 millones.

“El vallenato es la música que nos representa, por lo que tenemos que mantener esa imagen para que nos siga aportando muchísimo”, expresa

Salem y advierte que es fundamental “reforzar el tema de concursos, que son el alma de festivales, para que vayan saliendo más artistas”.

Diseño: Heiner Meriño.

Francisco, con nuevos aires. A su novena versión ha llegado el Festival Francisco El Hombre, ícono del folclor vallenato en La Guajira, y que cada año se realiza en las playas de Riohacha.

El origen de este espacio, tal como lo describe uno de sus fundadores y actual asesor, el ex gobernador de La Guajira Álvaro Cuello, se centra en “la cuenta notable de artistas guajiros, históricos y actuales de la música vallenata, para la que no había un festival que la sacara a relucir regional y nacionalmente”.

Según Cuello el factor diferenciador del Festival Francisco El Hombre, que recibe alrededor de 45.000 personas en cada versión, es el reconocimiento de la música vallenata contemporánea. “Por eso, el slogan es: Nuestra tradición con nuevos aires”, afirma y destaca que hoy la figura del cantante es preponderante a la del acordeonero.

En cuanto a las categorías de concurso y premiación, Cuello menciona que estimulan la participación juvenil y profesional de artistas que se ubican entre los 20 y 30 años.

Los concursos se dividen así: Mejor cantante, Mejor acordeonero y Mejor agrupación. Para el primero, hay un premio consolidado (en metálico y demás soportes) de $30 millones, y para los dos últimos de $20 millones cada uno.

Sin embargo, Cuello reconoce que se realizan eliminatorias en Riohacha, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, entre otras capitales, con el fin de escoger 12 aspirantes. Solo por el hecho de participar en la etapa final se les otorgan entre $8 millones y $10 millones, además del cubrimiento de su estadía, alimentación y transporte durante los días del Festival.

Un estudio realizado por la Universidad EAN, por encargo del Ministerio de Cultura, indagó por el impacto económico del Festival en 2016. En términos de impacto directo, la institución calculó que estuvo por el orden de los $342 millones; mientras que el indirecto superó con creces: $13.640 millones. Lo anterior, ofrece un panorama económico cercano a los $14.000 millones en total.

Diseño: Heiner Meriño.

Acordeones bolivarenses. Con el orgullo de llegar a la versión No.42, Julio Bossio, vocal del Festival Bolivarense de Acordeón, expresa que “este es el único festival que identifica al departamento de Bolívar”.

Este encuentro, que habitualmente se realiza en julio, requiere de un presupuesto de $350 millones. Actualmente, la Gobernación de Bolívar es el mayor aportante, junto con la Alcaldía de Arjona, un hecho que satisface a sus organizadores ya que, en palabras de Bossio, “el sector privado, especialmente, el licorero, debería vincularse más”.

La razón del Festival “es la parte concursal”, expresa y resalta que además de las categorías  tradicionales que se premian en todos los Festivales de esta estirpe, “es de la mayor importancia el concurso infantil, que explora las potencialidades de los nuevos talentos”.

Entre los montos de premiación de este año se destacan los $10 millones que recibirán el primer puesto profesional, los $6 millones para el aficionado y el de $5 millones para el infantil. En total son premiados los tres primeros lugares de cada modalidad, un ejercicio que tiene un costo total de $80 millones.

Este Festival se lleva a cabo en el Polideportivo de Arjona, Bolívar, que cuenta con capacidad para 8.000 personas. El costo total de infraestructura es el más alto en el presupuesto: $120 millones. Del espacio se reserva una zona VIP cercana a la tarima para 500 personas aproximadamente, en la que se ubican sillas y su ingreso tiene un costo entre $5.000 y $10.000. Con estos recursos “se sufragan un poco los gastos que deja el Festival”.

Cada evento aquí mencionado cuenta con un valor especial, no solo por la economía que dinamiza, sino por la preservación de la música vallenata en las nuevas generaciones, pues, de acuerdo a lo expresado por Bossio, “canciones como Río Badillo, Matilde Lina o Nido de amor las escucha usted y  las scucharán sus hijos y sus nietos”.

Lucía Avendaño, especial para +negocios. 

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Más negocio...
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
Mantener el bloqueador activado
Ya soy suscriptor web