“Mi hijo se tiró por la ventanilla y murió en mis brazos ...

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Suscríbete a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

00:00

Un total de 45 personas conforman los núcleos familiares...

Repudio generó que la Alcaldía ordenara borrar un mural de alto valor cultural de la fachada del Concejo municipal para reparar una pared.
00:00

El caso que investiga la Contraloría se relaciona con la...

Los disputados del Atlántico al inicio de una de las sesiones de la Asamblea.
00:00

La Asamblea Departamental aprobó en tercer debate los...

00:00

El cuádruple vencedor del Tour de Francia dejó el pasado...

00:00

Aunque el ministerio de Minas y Energía aumentó nuevamente...

00:00

El ya procesado y sancionado exgobernador de Córdoba,...

20:08

Conciliados los proyectos del asbesto, las leyes inútiles,...

20:06

El ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, señaló en la...

19:36

La alcaldesa de Lorica, Nancy Jattin, es investigada por la...

19:16

El mandatario se presentó ante miles de seguidores que...

“Mi hijo se tiró por la ventanilla y murió en mis brazos”: padre de víctima

Testimonio de Jhonny Varón, padre de uno de los niños que murió calcinado. Nelson Tapias perdió seis primos.
Juan Carlos Rueda
Juan Carlos Rueda
Uno de los familiares de los menores muertos recibe ayuda psicológica en el hospital. Juan Carlos Rueda

Temas tratados

Testimonio de Jhonny Varón, padre de uno de los niños que murió calcinado. Nelson Tapias perdió seis primos.

Cuando la canícula estaba en su punto máximo, a las doce del día, todo el pueblo de Fundación se conmocionó y salió de las casas o establecimientos comerciales donde se protegían de los 42 grados de calor para volcarse en masa hacia la salida a Valledupar, exactamente frente al estadio municipal, en el barrio Altamira, donde estaban los restos humeantes de una vieja buseta, con capacidad para veinte pasajeros, que minutos antes transportaba cuarenta niños y dos adultos luego de una actividad religiosa realizada en la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, a dos cuadras del lugar de los hechos.

Uno de los primeros que llegó al lugar fue Johnny Varón, un humilde lavador de motos que reside en una invasión llamada Cordobita, ubicada a menos de un kilómetro. Lo hizo justo cuando el menor de sus seis hijos, Johnny Jr., de seis años, se lanzaba en llamas por una de las ventanillas. En medio del dolor, que se mantiene en su punto máximo seis horas después, cuenta lo sucedido.

“Yo vi la humareda desde mi casa y tuve un presentimiento fatal pero nunca pensé que fuera algo tan terrible. Cuando me dijeron que era el bus que llevaba los niños de la iglesia, salí corriendo y no sé en qué momento logré correr las cinco cuadras desde mi casa hasta donde estaba el carro prendido. En medio del desespero vi cómo mi hijo se tiraba por la ventanilla y enseguida lo alcé pensando en llevarlo al hospital pero cuando buscaba una moto o un carro, sentí que se me murió en mis brazos. No pensé sino en llevármelo para la casa. Cuando llegué allá y lo puse sobre una cama me di cuenta de que estaba convertido en una masa de carbón”, finaliza con el último hálito de voz que le queda, mientras se abraza con un familiar y se lamenta de no volver a oír a su hijo cantar las alabanzas aprendidas en la iglesia.

Perdí seis familiares. Los habitantes de esta población tienen su atención concentrada en la más grande tragedia ocurrida aquí en toda la historia: treinta  y un niños incinerados en una buseta por la irresponsabilidad de un conductor que alimentaba de gasolina al vehículo con una improvisada caneca o pimpina que, además, era sostenida por uno de los infantes que iba a bordo, según cuentan testigos del terrible accidente.

Nelson Tapias, un curtido obrero de 63 años que no sabe a cuál de sus seis familiares llorar más. “Todos eran primos míos; unos más cercanos que otros pero todos llevaban mi sangre. Nadie se imagina lo que es esto. Las lágrimas no alcanzan para llorarlos a todos. No sé cuánto tiempo tendrá que pasar  para dejar de oír sus risas o imaginarlos corriendo y jugando. En momentos así es que uno quisiera morirse” dice mientras recibe abrazos y voces de apoyo de sus amigos.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Magdalena
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí