El Heraldo
Los cerros en Santa Marta están habitados y se han convertido en una bomba de tiempo que se evidenció con el reciente alud.
Hansel Vásquez
Magdalena

Cerros de Santa Marta, un complejo problema que se salió de control

99 construcciones en riesgo e irregulares se encontraron en tres cerros, según  un informe operativo reciente que se conoció.

El deslizamiento en Cerro Ancón, que el domingo pasado dejó una persona muerta y 61 casas afectadas en el norte de Santa Marta, fue considerado por las autoridades como “el anuncio de una catástrofe que puede ser peor”.

¿La razón? Las montañas urbanas vienen siendo intervenidas sin control ni especificaciones técnicas por invasores profesionales.

Las imágenes impactantes del alud que cae sobre las viviendas levantadas en las faldas del cerro llevaron a la decisión gubernamental de actuar con firmeza y mano dura contra quienes construyen y deforestan estas colinas.

Sin embargo, Rafael Antonio Mesa, uno de los damnificados por el deslizamiento, dijo que mientras haya pobreza este será un gran problema para la ciudad.

Una de las personas damnificadas por la tragedia. Hansel Vásquez

“Soy vendedor de fritos y tengo 15 años de vivir en San Martín. No tengo para dónde ir, por tanto tendré que seguir en este lugar de riesgo”, señaló.

La directora del Departamento Administrativo para la Sostenibilidad Ambiental de Santa Marta, Dadsa, Carmen Patricia Caicedo, dijo que durante muchos años los cerros de la ciudad han sido socavados para construir viviendas y en otros casos para ampliarlas ensanchando los patios.

“En esta tarea inapropiada les quitaron la capa vegetal para urbanizar sin ningún tipo de conocimiento técnico”, precisó.

Añadió que, además, “estas construcciones generan un problema de estética para el paisaje citadino”.

En la construcción cerca de los cerros no hay control. Hansel Vásquez

Refugio de bandas

La funcionaria del gobierno distrital reveló que a la problemática por deforestación y construcciones antitécnicas se suma un hecho grave descubierto por las autoridades policiales: muchas de estas casas son utilizadas como refugio de delincuentes.

“Hemos encontrado integrantes de bandas delincuenciales que construyen ranchos en los cerros para guardar armas, motos y para expender drogas (microtráfico)”, anotó Carmen Patricia Caicedo.

Aseguró que incluso hay quienes afirman ser dueños de los cerros, “es un patrimonio familiar”, argumentan, y los venden sectorizados a precios que van entre los $500 mil y $1 millón.

Hay casas de madera, pero también de cemento. Hansel Vásquez
“Según el Dadsa, en los cerros se divisan ranchos de madera, pero también de dos niveles construidas en cemento”.

Identificación

Con acompañamiento de autoridades policivas y dependencias de la Alcaldía, se adelantan acciones de identificación y control en los cerros del Distrito.

Estos son: La Virgen (Gaira); Tres Cruces, La Llorona, San Fernando, Ziruma, Luis R. Calvo, La Quemada, (Gaira); Los Cardonales, Altos Delicias, Colinas del Pando, Villa Belén, Pastrana, 20 de Enero, Zuca y La Gloria, entre otros.

En estas montañas se localizan tugurios (ranchos), casas en mampostería o prefabricadas. También viviendas de hasta dos niveles (con estructura) y de más de dos plantas.

Las casas construidas en suelos de conservación y preservación ambiental suman aproximadamente 3.392, de las cuales el mayor número se concentra en los cerros La Llorona y Tres Cruces.

En el más reciente informe operativo de censo en cerros (8 de septiembre), se determinó que solo en Tres Cruces, El Yucal Sur y San Pablo - Ziruma existen 99 construcciones irregulares en inminente riesgo.

Una de las edificaciones encima de un cerro. Hansel Vásquez

El análisis determina que el 61% están construidas en ladrillo y bloque, en su mayoría con techo de eternit o zinc; el 93% están expuestas al riesgo de deslizamientos, 81% ocupadas por arrendatarios y sin documentos de legalidad sobre el predio.

“Estas construcciones irregulares son habitadas en un 49% por colombianos, el 15% venezolanos, y un 36% con nacionalidad indeterminada”, reveló Jaime Avendaño, director en Santa Marta de la Oficina para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático, Ogricc.

Agregó que el 23% de los moradores de estos cerros están en condición de desempleo, lo que representa una ocupación del 40% por adultos y 36 % por niños (correspondiente a 85 menores de edad y 56 adultos mayores). “El 7% de los habitantes presenta condición de discapacidad”, comunicó.

El ingeniero Luis Eduardo Caicedo, subdirector de gestión ambiental del Dadsa, reportó que en Santa Marta se pueden asumir grandes bloques de paisaje urbano.

Describió el perceptible en la zona comprendida entre los cerros norte (Pescadito) y sur de San Fernando y La Llorona; el litoral costero por el oeste y el valle, sobre la Troncal del Caribe, abierto hacia el este.

“La articulación del tejido urbano con el medio natural es débil, en la medida que la ocupación del área de contacto entre ambos es de baja calidad, y los espacios viales y públicos no se relacionan en debida forma con el espacio natural”, precisó el funcionario.

Uno de los cerros que son objeto de control. Hansel Vásquez

Propuestas

Como resultado de los operativos de vigilancia y control realizados por la autoridad ambiental para controlar la degradación en los cerros urbanos, se identificaron varias propuestas de solución. Se planteó crear una unidad especial permanente encargada de la vigilancia, compuesta por diferentes autoridades, con la finalidad de que tengan la disponibilidad y la potestad de evitar más construcciones de viviendas.

Igualmente se determinó dar cumplimiento a las disposiciones contenidas en los planes de desarrollo referentes a la protección de cerros urbanos.

También incorporar en los planes de desarrollo proyectos de viviendas para reubicar a las personas que se encuentran invadiendo los cerros.

Además, establecer los procedimientos administrativos para que las autoridades distritales competentes, como la Secretaría de Gobierno, tengan la facultad de hacer los desalojos de manera inmediata. Finalmente implementar estrategias de reforestación y recuperación ambiental del paisaje en los cerros.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.