Últimas noticias

15:45

Usuarios de la línea Wasapea a EL HERALDO han compartido...

The Weeknd,  Simon Konecki y Adele.
15:34

La ganadora de 15 premios Grammy lo dio a conocer a...

La volqueta que protagonizó el hecho y la víctima (en el recuadro) tendida en la vía, junto a la moto.
15:31

El hombre se desplazaba cerca del puente del barrio...

15:04

La ceremonia comenzó con una basílica de San Pedro del...

14:57

Los salvavidas también encontraron 32 menores en la...

14:15

Alias ‘José menor’ tiene anotaciones por delitos de...

14:10

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres...

13:45

El hombre estaba dormido y en estado de embriaguez en los...

12:52

La ‘Vecchia Signora’ llegó a su octavo título seguido, tras...

Tomás Tobías Sotello Cogollo.
12:28

A un desacato a las normas de tránsito atribuyeron las...

El titulo es:Alberto Lleras volvió al sitio donde hace 49 años el tren le arrebató a su familia

Alberto Lleras volvió al sitio donde hace 49 años el tren le arrebató a su familia

Con EL HERALDO uno de los sobrevivientes recorrió el punto de la vía férrea en donde el ‘Expreso del Sol’ destrozó el bus en que se transportaba y en el que murieron 36 personas,  24 de su familia, en Mamatoco. 

José Puente Sobrino
José Puente Sobrino
Alberto Lleras se quebró al llegar al sitio del siniestro, ocurrido en Mamatoco, Santa Marta, el 11 de enero de 1970. José Puente Sobrino
Por: Agustín Iguarán @AgustinIguaran

Temas tratados

Con EL HERALDO uno de los sobrevivientes recorrió el punto de la vía férrea en donde el ‘Expreso del Sol’ destrozó el bus en que se transportaba y en el que murieron 36 personas,  24 de su familia, en Mamatoco. 

Una mañana de domingo del 11 de enero de 1970, los  Lleras - Noriega  organizaron un paseo en bus desde Barranquilla a Santa Marta con el fin de agasajar a los Vengoechea, familiares que los visitaron desde Bogotá. Al medio día, y luego de bañarse en las  aguas del río Bonda, decidieron irse para El Rodadero, donde era su destino inicial y el cual cambiaron en el decurso del viaje.

 A Bonda llegaron después de las 10 a.m. Los recibieron las corrientes frías del río, los insectos y las piedras del afluente que impidieron que el disfrute fuera pleno. Por eso decidieron trasladarse a El Rodadero, que a la postre era el anhelo de todos, aunque nadie entendió por qué se modificó la ruta del paseo.

A las 12:15 del mediodía, rumbo al balneario turístico, el bus con 50 personas cruzaba la línea férrea en Mamatoco y, como un fantasma, apareció el ‘Expreso del Sol’: un tren gigantesco de pasajeros que movilizaba turistas desde el centro del país. El impacto causó 36 muertos, entre los cuales 24 eran miembros de los Lleras, y tres, de los seis, eran Vengoechea. El tren se descarriló dejando a varios de sus ocupantes heridos.

En el sitio

 Alberto Luis Lleras-Noriega Hernández, uno de los sobrevivientes y quien el día del siniestro cumplía 12 años, llegó al lugar del accidente, después de 49 años de aquel luctuoso suceso que conmocionó a todo el país, especialmente al Caribe. Lo hizo acompañado de su esposa Cristina Abadía y de EL HERALDO.

Observó que allí algunas cosas han cambiado, por ejemplo, que no hay tanto monte como en aquel entonces. La línea del tren ya no está paralela a la carretera;  ahora hay un paso nivel elevado, construido justamente para evitar el peligro que para los transportadores representaba  ese punto de la vía que de Santa Marta conduce a La Guajira.

Silente, caminó sobre la vía férrea, se sentó sobre un montículo en concreto a un costado de la misma  y con la mirada fija hasta donde  los rieles se pierden de vista, suspirando y absorto, evocó el  horrendo momento. Acto seguido se  puso de pie, sacó un pañuelo y secó sus ojos humedecidos.  “¡Uffff!”, se le escuchó.

No era para menos, en ese accidente  había perdido media familia… A su padre Segismundo,  a sus hermanas Omaira y Marbel Luz, también tíos y primos. Pero el sino trágico no se detuvo en Santa Marta, la abuela Gregoria falleció en Barranquilla, de un infarto, luego de enterarse por la radio de la infausta noticia. El nombre de su hijo (Segismundo) fue el primero en ser mencionado por el locutor al momento de leer la lista de víctimas fatales. 

Alberto Luis Lleras, quien sufrió fracturas en una de sus piernas, quemones en la piel y raspones, dijo que así como el tren se llevó a toda mi familia, “hoy regreso al sitio para decir que vivo con la esperanza de que mis seres queridos  resurjan a través de todos los que hemos quedado vivos”.  “Soy mucho más que mis cicatrices”, precisó.

‘Beto’–como por cariño le llaman– es de los que opina que si una persona nunca ha experimentado la verdadera fatalidad, envejecerá sin saber cómo evaluar su lugar en la vida. “Es que la adversidad se derrota con la fuerza del corazón”, dijo.

 

Alberto Lleras señala el sitio del accidente y recordó que el paisaje ha cambiado mucho 49 años después.
Alberto Lleras señala el sitio del accidente y recordó que el paisaje ha cambiado mucho 49 años después. José Puente Sobrino

Recuerdos imborrables

 Muchas imágenes están aún vivas en sus sentidos, las del antes, durante y después  del siniestro. La de una de sus hermanas muerta recostada a un árbol, el llanto lastimero de los pasajeros, la sangre esparcida que se asemejaba a una alfombra negra (no era roja),  también la pila de cuerpos que vio en el pasillo del hospital San Juan de Dios, adonde fue conducido malherido.

Tiene grabada en su memoria la alegría de sus primas y hermanas que desde el asiento trasero del bus cantaban bajo los acordes de una canción de Nelson y sus Estrellas.

“Ay caracolito del río, caracolito del mar, anda y dile al amor mío que canto por no llorar…”.

Recuerda, además,  que ‘el Turpial’, un joven flaco con dientes protuberantes, apodado así por su costumbre de comer leche y pan, lo invitó  a sentarse a su lado, pero fue su primo Isaac quien habilidosamente le ganó de mano el lugar. A ‘Beto’ le tocó conformarse con ubicarse en otro extremo  de la silla. ‘El Turpial’ e Isaac fallecieron.

Confesó que poco después del siniestro tuvo un resentimiento muy grande con Dios, y se preguntaba: ¿por qué teniendo el poder que tiene no demoró el tren siquiera 10 segundos para que el bus pasara?.

“Después de muchos años me di cuenta que Dios no tuvo nada que ver en esto, que la tragedia ocurrió porque ese era el destino y entendí la esencia de Dios en la historia del hombre, pero también que las tragedias son humanas”, dijo.

Tragedia advertida

 El suceso fue primera plana en todos los diarios del país, los que desplazaron hacia Santa Marta sus periodistas. EL HERALDO, El Tiempo, El Espectador y el Diario del Caribe no se quedaron en el mero relato del hecho, sino que recogieron detalles posteriores al suceso.

Se supo, por ejemplo, que Germán López, quien era el jefe de la estación de los ferrocarriles en la Zona Bananera y quien viajaba en el tren, anotó que  la máquina alcanzó a tocar el silbato llegando al paso nivel, pero “el bus iba a toda velocidad y sobrecargado”. “Alcancé a ver el brazo de un pasajero que lo movía pidiendo la reducción de la velocidad, pero el tren no pudo hacerlo”.

Desde finales de 1967 se había previsto el riesgo que representaba ese punto de la vía férrea. Lo advirtió el dirigente cívico Jorge Jiménez Fandiño en carta que envió en septiembre de ese año a Ferrocarriles Nacionales de Colombia.

Por este hecho, la Alcaldía de Santa Marta, regentada en ese entonces por Álvaro Dávila Barreneche, decretó tres días de duelo y la bandera de Colombia a media asta en la sede del Palacio Municipal.

Gossaín y el libro

 El escritor y periodista Juan Gossaín recuerda que el día de los que denomina “hechos inolvidables” estaba de turno en la sala de redacción de El Espectador, en la avenida Jiménez, de Bogotá.

“Tuve que apersonarme del cubrimiento periodístico de lo que sería conocido durante muchos años como la tragedia del tren de Santa Marta”, comentó.

Es Gossaín el prologuista del libro que, con el título El hombre que derrotó al destino, Alberto Lleras – Noriega Hernández (Beto) escribió y del cual el periodista cordobés sostiene que “cualquiera que lo lea podría pensar que se trata de una emocionante novela, cargada de imaginación y de aventuras”.

 “Volver ahora a reconstruir esos hechos tan terribles, al leer este hermoso y desgarrador relato de Alberto Lleras Noriega pudo haberme resultado una experiencia dolorosa, reviviendo y removiendo los restos de aquellos recuerdos. Sin embargo, el sentimiento que ha inundado mi corazón, mientras paso y repaso los papeles originales de este libro, es el de la victoria del ser humano sobre la adversidad”, precisó.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Magdalena
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Compra combo home cut WAHL a precio de locura con EL HERALDO