La Guajira | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
La Guajira

En video | Camarones, con acueducto de $12 mil millones y se muere de sed

La obra, calificada por la Contraloría General como un ‘elefante blanco’, no ha funcionado por falta de operador.

La presencia de un carrotanque que abastece de agua potable a Camarones, corregimiento de Riohacha, es motivo de una celebración casi festiva para sus habitantes que desde hace 40 años padecen la falta de este servicio público esencial.

“¡El agua, el agua, el agua!”, gritan con entusiasmo cuando divisan el vehículo, y salen a la calle a esperar su llegada. Camarones cuenta con 4.500 habitantes, y tiene uno de los atractivos  turísticos más visitados en La Guajira: el santuario flora y fauna Los Flamencos Rosados.

“Llegó el agua, pero eso sí, tienen que comprarla”, dice un camaronero que ha padecido toda su vida la falta del líquido. “$700 cuesta la pimpina”, agrega.

En los andenes de las casas las familias ponen baldes, tanques y cualquier tipo de recipiente para abastecerse  hasta el siguiente viaje del carrotanque.

Por fortuna en estos días de lluvias frecuentes, el agua les cae como maná del cielo. “A falta de carrotanques, buena es la lluvia”, afirma Byron Barros Mejía, administrador de empresas  y líder social en Camarones.

Algunos de estos vehículos los envía la administración distrital, pero la mayoría de las veces son particulares que tienen este negocio, por lo tanto solo el que tiene los $700 para la pimpina tiene derecho a comprarla.

Lo malo con los aguaceros de los últimos días, es que el carrotanque no puede recorrer todas las calles por el riesgo de quedarse atascado. “Necesitamos que se ponga a operar el acueducto que se construyó, que nunca ha funcionado porque no hay operador y está sin transformador”, explica el líder. El acueducto fue inaugurado en 2014 con una inversión de $12.102 millones provenientes de recursos de regalías, una obra que aplaudieron a rabiar. 

De eso ya han pasado siete años, pero no han podido disfrutar de su funcionamiento oficial. “En estos momentos el acueducto no tiene operador, el vigilante es quien prende las turbinas y el fontanero abre las llaves para que el agua pase a una alberca y llegue a las casas”, explica Byron.

Sin embargo, el agua no tiene ningún tipo de tratamiento, por lo que escasamente les sirve para lavar la ropa y labores de aseo doméstico. “Ni siquiera para regar las matas porque las seca”, afirma otro camaronero que no quiso identificarse “porque a veces no se puede hablar de lo malo que pasa en el pueblo”, dice.

El encargado del acueducto es Eduard Barros, quien en diálogo con EL HERALDO reconoce que se necesita una empresa que maneje el acueducto y pueda mantener el sistema estable.

“El agua llegaba un día de por medio, de 7 de la mañana a 3 de la tarde, pero ahora no está llegando nada por el daño eléctrico”, explicó.

Lleva tres auditorías

La Contraloría General de la República ha realizado tres auditorías a la obra del acueducto de Camarones, y en la más reciente afirma que la infraestructura se encuentra “abandonada e inoperante”. Según el ente fiscal hay fallas en la planeación, formulación, viabilización y aprobación del proyecto que pueden deducir una presunta irregularidad administrativa, disciplinaria, fiscal y penal, del orden de los $11.837 millones, equivalentes a la totalidad de los $10.858 millones pagados al contratista, y los $979 millones pagados al interventor.

“La Contraloría se ha excedido”

El alcalde que firmó el contrato para la construcción del acueducto fue Rafael Ceballos Sierra y lo hizo con el consorcio Aguas para mi Pueblo por $10 mil millones, incluyendo la interventoría y la revisión.

Este contrato, el 033 del 2013, contemplaba la construcción de una planta de tratamiento, un tanque y redes de distribución, acometidas domiciliarias, sistema de bombeo, planta de captación subterránea y planta potabilizadora de agua. En diálogo con EL HERALDO el exmandatario (2012 y 2015) explica en que la primera de las auditorías, en 2015, hubo hallazgos fiscales como debilidades en la planeación.

“Estos hallazgos fueron trasladados al área correspondiente de la entidad y esas averiguaciones fueron archivadas mediante auto 0274/ del 2018, pues no se logró establecer, en definitiva, una materialización de una defraudación al erario, entre ellas las que tiene que ver con mi gestión”, indicó.

Esta actuación fue trasladada a la Fiscalía que imputó sin que se aplicaran medidas para ninguno de los vinculados, y hoy cursa el correspondiente proceso ante el juez competente.

El segundo proceso fue en 2019, esta vez en la modalidad de Actuación Especial por medio de la Unidad de Seguimiento y Auditoría de las Regalías – Atlántico, por encargo de la Contraloría Sectorial de Regalías de Bogotá. “Llama la atención que en el año 2020 se presenta el informe AT No. 23 de 2020 también respecto al Sistema Nacional de regalías, y de forma incompresible, se señalan hallazgos sobre la misma obra auditada”, dice Ceballos.

Agrega que “nuestra preocupación se centra en cómo se han elaborado tres informes de auditorías o actuaciones especiales sobre esta obra, en donde los hallazgos, en su núcleo esencial han sido los mismos, pero, además, con un archivo en firme y ejecutoriado (auto 0274 de 2018). Pienso que estamos frente a una flagrante vulneración a los derechos fundamentales”.  

En lo que sí coincide el exmandatario con la Contraloría es con los hallazgos que hacen referencia a la falta de mantenimiento y operación del acueducto y alcantarillado de Camarones, lo cual quedo establecido como Hallazgo en la Auditoria CGR-CMI-USAR N° 038 con informe de Julio de 2020.

“Eso es totalmente cierto y evidente, pues la propia Contraloría el día 20 de agosto de 2019 firmó con la Alcaldía Distrital de Riohacha el denominado Compromiso Colombia, con el fin de que se buscara un operador  para el acueducto y alcantarillado con plazo hasta el 30 de noviembre de 2019. Ni en esa fecha, ni para el momento de visita de la última auditoría, ni hasta el día de hoy, ese compromiso se ha cumplido”, asegura.

Esto quiere decir que las intenciones del ente de control en buscar una solución y un operador que maneje el acueducto, fueron desconocidas por la anterior y la actual administración de Riohacha, la cual no quiso pronunciarse sobre este tema, a pesar de que fue consultada en varias oportunidades.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • acueducto
  • blanco
  • elefantes
  • La Guajira
  • obras
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web