Un caso para el agente ‘Pitbull’

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

15:28

El Legislativo convirtió en ley el proyecto que reincorpora...

15:26

Se trata de David Barguil, Eloy Chichi Quintero, Eliécer...

14:45

El lateral brasileño ha publicado una foto en redes...

Gabriela Pineda Medina.
14:39

Pineda Medina viajaba en un motocarro con otras personas y...

14:39

La decisión se tomó a raíz de la carta...

14:34

El director de Hidrocarburos aseguró que el ministerio de...

14:20

Así lo anunció Carlos Felipe Córdoba al ser preguntado...

Los libretistas de La Casa de Papel durante su estadía en la isla de Barú.
14:19

Luego del estreno de la exitosa serie de Netflix, el...

En el aeropuerto Ernesto Cortissoz fueron aprehendidas divisas por valor de 28 mil dólares a un pasajero que salía del país con rumbo a Estados Unidos.
14:18

Los operativos contaron con el apoyo de la Policía Fiscal y...

14:08

“Desactivamos los chats afectados y proporcionamos a los...

Un caso para el agente ‘Pitbull’

La Fiscalía recurrió a un experimentado expolicía en 2017 para rastrear a dos delincuentes que mataban por robar celulares. El agente nos cuenta detalles de aquella misión.

Cortesía
Cortesía
Martín Caballero en un acto social, días antes de su muerte. Cortesía

La Fiscalía recurrió a un experimentado expolicía en 2017 para rastrear a dos delincuentes que mataban por robar celulares. El agente nos cuenta detalles de aquella misión.

Martin Caballero, apartó sus ojos del teléfono móvil, levantó el rostro y miró con desprecio al hombre que le apuntaba de cerca con un revólver calibre 38 largo. 

Estaba distraído chateando por su nuevo celular Samsung Galaxy S5, cuando la moto silenciosa con los dos atracadores se le estacionó al frente. Caballero había llegado muy temprano al taller Auto Hernández, donde recién consiguió empleo como mensajero. Precisamente estaba haciendo tiempo. 

Le escribió su esposa “llegué bien. Estoy esperando la primera orden de trabajo”, cuando lo sorprendieron los atracadores. Caballero, de 25 años de edad, estaba sentado en el bordillo, absorto en una conversación de texto con Lizbeth, cuando la muerte se le apareció sin previo aviso sobre una motocicleta.

El bandido, sin bajarse del vehículo, en el que iba como parrillero le gritó a Martín: “No te pongas a inventar, entrega el hijueputa  celular”. El atracador que manejaba la moto fortaleció la exigencia armada con una orden terrorífica: “Pégaselo… pégaselo”.

El dramático episodio quedó grabado en una cámara de seguridad de la calle 56D con la carrera 3A del barrio Las Gaviotas. Martín estaba sentado frente al taller Auto Hernández, donde había conseguido un nuevo empleo. 

Los delincuentes ya eran suficientemente conocidos por los vecinos de las Gaviotas. Un día antes, habían arrastrado a una joven universitaria a pocos metros de ahí, para quitarle su celular. “Los vecinos los conocen, pero tienen miedo” dijo un Policía en su reporte a la prensa.   

“Martín alto y musculoso agarró la mano armada del asesino. Era como una tenaza neumática. El bandido se desacomodó de la moto y cayó. El joven trabajador comenzó a golpear la mano que empuñaba el revolver contra el pavimento”, contó un testigo a la Policía. 

“La lucha era desigual. Caballero era un hombre de casi dos metros de estatura, musculoso y decidido”, insistió una vecina a los uniformados.  

Cuando se vio superado el delincuente comenzó a gritar. “Martín estrelló  el brazo contra el pavimento… una, dos, tres veces. El revólver rodó por el pavimento. El bandido gritaba como gato acorralado. Pero el cómplice que estaba sobre la moto se bajó, tomó el arma y le disparó por la espalda al valiente mensajero” recordó el vecino.

El mensajero se desplomó lentamente sobre el atracador. “En ese momento los vecinos comenzaron a hacer bulla y a tirarles cosas a los asesinos. Ensangrentado el atracador que recibió nuevamente su arma comenzó a hacer disparos. Solo así pudieron huir… sin llevarse el celular”, reveló otro vecino.

Eran las 8:51 a.m. del 21 de enero del 2017. Martín, quedó  consciente y pidió que le avisaran a su esposa que estaba herido. “Lo subieron a un taxi y lo trasladaron a una clínica cercana. Murió dos horas después”, dice el informe oficial.

Martín era el menor de una familia de cuatro hermanos. Todos con talla de basquetbolistas, amante de los gimnasios, estudiosos y vinculados a la cultura de los picos. Leo, Rafael, Jayson y Martín, heredaron de su padre el amor por la familia y los buenos modales.

La noticia estalló como un polvorín en los medios de comunicación. Un día antes, otro joven había sido asesinado en el sur de la ciudad  en iguales circunstancias. La ciudad parecía sitiada por la delincuencia. Los medios registraban con preocupación los asaltos continuos.      

Una hora después del dramático crimen el teléfono personal del general Mariano Botero Coy, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, sonó justo cuando preparaba con sus asistentes un pronunciamiento para la prensa.

Martín Caballero, fallecido, en un paseo familiar.
Martín Caballero, fallecido, en un paseo familiar.

Los mejores investigadores

Era el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char. Estaba evidentemente conmocionado. “Esto no puede seguir así , general. Por favor, le pido comisione a los mejores investigadores para que sacar este caso adelante. Necesitamos sacar a Barranquilla de este estado de miedo”, dijo.

Con esta orden, el coordinador del CTI echó mano de su celular y sacó de su descanso a un curtido detective que habían rescatado antes de su retiro pensional.

Sus colegas y en la scalles lo llaman el ‘Pitbull’. Conoce la ciudad como la palma de su mano. Hasta hace cinco años era el mejor detective del departamento de homicidios de la Policía Metropolitana de Barranquilla. Es un induviduo enorme, de rostro imperturbable y tono recio al hablar. 

Su apodo refleja una reputación de duro, perseverante y eficaz. Es muy raro que un delincuente se le escape. Suele sonreír y ser apacible en los pocos momentos que dedica a sus amigos, pero cuando recibe una misión, su actitud cambia y se convierte en un hombre tosco y auscultativo.

Llegó al barrio sin hacer ruido. La gente tenía miedo necesitaban ver una cara seria y confiable y comenzaron a hablar: “El tipo que iba al timón de la moto era visto con frecuencia por ahí. A lo mejor  tenía familia cerca de ese sitio. Cuando reportamos una imagen del video de seguridad, el sistema de identificación criminal de inmediato lo identificó. Era un tal Arnold Ruíz Nieves, un bandido de baja ralea que tenía otras condenas por homicidio, y robo a mano armada. Él fue el que disparó contra Caballero y lo mató”, recuerda el investigador en conversación con  EL HERALDO. Pide mantener su nombre en reserva por motivos de seguridad.

Por reconocimiento fotográfico, el sujeto que iba como parrillero fue identificado como Luis Rafael Caro Mercado, un bandido de poca monta, a quien Ruíz, su compinche, conoció en la cárcel Modelo y se volvieron inseparables. “Se conocieron en la cárcel. Ellos se cuidan y da la vida el uno por el otro. Han vivido juntos y se buscan para hacer maldades como esta. No le tienen el más mínimo aprecio a la vida”, dijo Pitbull en su informe.

Arnold Ruiz y Luis Rafael Caro.
Arnold Ruiz y Luis Rafael Caro.

Cuando los asesinos sintieron la presencia cercana de los detectives desaparecieron. “Se pellizcaron. Los bandidos, siempre juntos, se mudaron a casa de un tío de Arnold. Luego a otra casa y por último desaparecieron”, revela Pitbull.

Pitbull organizó su equipo. Agregó unidades femeninas. Disfrazados de encuestadores una pareja de detectives llegó a la casa de un informante que había manifestado conocer en detalle la vida de este asesino. “Era hermano de una amante de Arnold. El pelao es sano y quería que Arnold cayera preso porque estaba acabando con la muchacha. Lo citamos y el ciudadano estaba asustado, pidió anonimato y se lo garantizamos…comenzó a hablar”, recuerda ahora. 

Los delincuentes salieron de la caleta y se escondieron en una finca en Galapa, pero el dueño escuchó el escándalo por los medios y los echó. Los detectives motivaban al muchacho para que interrogara a su hermana,  la novia del asesino sin que ella sospechara. 

Poco después el chico llamó: “Vendieron el revólver por 300 mil pesos a un tendero. Pintaron la moto con aerosol. La moto era azul y la pintaron de negro. Le pusieron una placa falsa. Arnold es hijo de crianza de una señora en San Sebastián, jurisdicción del municipio de Zambrano, departamento de Bolívar”, contó el informante.

Se van para Venezuela

Pero el joven dijo algo muy preocupante: “Se marchan para Venezuela. Y es ya que viajan. Están apurados. Saben que ustedes van por ellos. Están en el pueblo mientras venden la moto”, les dijo el joven.

Un juez de Malambo entregó la orden de captura y un equipo de seis detectives viajó a Zambrano, y de ahí al corregimiento de San Sebastián. “Fueron a la casa de doña Elba, la mama abuela de Arnold. Ella lo crió, pero el tipo le salió muy malo. Ella tiene otros hijos y tuvo que salir de él. Siempre que él llegaba era para esconderse. Por eso le pidió que se fuera rápido”, revela el informe.

Los detectives llegaron al pueblo disfrazados de cobra-diario.  “Era un pueblo pequeño. En el primer recorrido los grabamos en video. Iban en la moto que estaban vendiendo. Pero resulta que la casa de la vieja no tiene nomenclatura y teníamos que legalizar la captura. Por eso pedimos a la ubicación por coordenadas satélitales del predio”, revela Pitbull.

Tres investigadoras disfrazadas de encuestadoras visitaron la casa. Los vieron almorzando en un kiosco del patio. También se enteraron que tenían todo listo para viajar corriendo.

“Derribamos la puerta a las cinco en punto de la mañana. La anciana salió confundida a la sala. Mi teniente le preguntó por Arnold y Luis Rafael. Y contestó, aliviada...esos dos están allá en un cuarto que está en el patio..!!!. De inmediato tumbamos la puerta de esa habitación y ahí estaban…dormidos en una cama de un solo cuerpo. Con las ropas y los zapatos puestos. Debajo de la cama dos morrales listos”, recuerda Pitbull. Lo primero que dijo Arnold a los policías que los encañonaban fue:: “Está bien, está bien. Estamos caídos. Está bien…perdimos”. 

En presencia de los policías Arnold le recriminó a Luis Rafael: “Viste marica por no viajar temprano”. En efecto, su plan era salir dos horas antes. “Nos íbamos a las tres, pero este huevon tenía sueño y dijo que mejor saliéramos a las seis. Por eso nos dormimos con la ropa puesta y las tulas listas”, confesó el asesino.

Luis Rafael Caro Mercado tenía el rostro amoratado por la golpiza que le propinó Martín. “Es un tipo despreciable, de esos que dice las cosas por decirlas sin darle valor a nada. Dijo que de no ser por su “pana”, el muchacho lo hubiera matado a trompadas”, reconoció el investigador.

Los asesinos trataron inútilmente de evadir su culpa en el proceso. Pero estaban cercados y terminaron acordando con la justicia. 

Después de revelar los más íntimos detalles del crimen de regreso a Barranquilla, terminaron aceptando los cargos y ahora enfrentan una dura condena por haber destrozado la vida de la alegre familia Caballero.

El Pitbull sonrió como pocas veces se lo hace. Nuevamente peló los dientes en el momento justo.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Judicial
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí