Judicial | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Suministrada.
Judicial

Muere mujer a la que le rociaron alcohol y le prendieron fuego

Familiares de Katia Pérez aseguran que fue víctima de agresiones por parte de su compañero permanente, Mario Pedroza, quien se entregó a la Policía.

En plena época de pandemia, lo más común es ver a personas rociándose alcohol en las manos y brazos, incluso unas a otras y en todo tipo de superficie, con el fin de prevenir el contagio del nuevo coronavirus; sin embargo, muy pocos pensarían que uno de los elementos de protección personal más usados terminaría por ser clave en la muerte de una persona. Pues bien, le sucedió a Katia Elena Pérez Bello, una sanonofrina de 38 años que vivía en Cartagena cuando fue asesinada con alcohol y fuego. 

Según relató Nelder Eljach Pérez, hijo mayor de Katia, su madre convivía desde hace tres años con Mario Fidel Pedroza Cortecero, un hombre 10 años menor que ella que pasó de ser su compañero sentimental a ser el principal sospechoso del homicidio de la mujer. 

Si bien la relación entre Katia y Mario había iniciado dentro del margen de lo normal, su hijo contó a medios de comunicación que hace tres meses se acentuaron los problemas porque el hombre supuestamente tenía relaciones cercanas con otras mujeres menores que ella. 

Por otro lado, Miguel Ángel Pérez, papá de Katia, también aseguró haber sido testigo de las fuertes discusiones de la pareja, pero sobre todo del deseo de su hija de alejarse de Mario. Hasta una vecina de la pareja, Rosa Baquero, era consciente de la separación que se gestaba, entre otras cosas, porque “eran discusiones continuas con los hijos de ella”.

Pese a los evidentes problemas que tenían, sin saberlo, entre la pareja se fue cocinando una fuerte crisis que terminó por explotar violentamente el pasado 4 de agosto. 

Ese martes, según contó el hijo de Katia, el hombre llegó alrededor de las 3:30 de la tarde a la vivienda que compartían en el barrio Villas de Aranjuez, en el suroriente de Cartagena. Venía de trabajar en el sector de Mamonal y al poco tiempo de llegar se encerró en el cuarto con Katia. Allí, según Nalder, inició una fuerte discusión. 

De la habitación solo salían gritos, pero no había nadie más en la casa. Katia insistía en que lo dejaría, que ya no quería estar con él. La respuesta de Mario habría sido con amenazas, pero luego, según dijo su hijo, se habría retractado y pedido que no siguieran discutiendo porque podría hacerle daño. Sin embargo, nadie los veía. 

Lo que ocurrió después no se supo sino hasta que salieron de la habitación, un par de horas más tarde. Según reseñó la Policía, Katia salió envuelta en llamas e ingresó al baño de la vivienda para intentar apagar el fuego con agua; sin embargo, el daño ya estaba hecho. 

Mario, sin brindar una explicación más allá de que se trató de un “accidente”, llevó a Katia, junto con Nalder y la pareja de este, a la Clínica Madre Bernarda para que recibiera atención médica. 

En el centro asistencial, mientras los médicos atendían las quemaduras que tenía en gran parte de la superficie corporal, Katia contó a sus familiares y al personal de la clínica que Mario supuestamente le había lanzado una botella de alcohol y le habría prendido fuego.

“Ella estaba discutiendo con su marido y le dijo que no iba a vivir más con él; entonces le dijo que si no era para él, no era para nadie, entonces le rocío alcohol y la prendió”, recordó Miguel Pérez sobre lo que su hija le había contado. 

Desde la misma sala de urgencias de la Clínica Madre Bernarda, el personal médico activó la ruta de atención a casos de violencia de género, la cual incluyó el contacto con la Policía Metropolitana de Cartagena, cuyos investigadores iniciaron la identificación y ubicación del presunto agresor.

Así, a las 6:00 de la tarde de ese mismo trágico 4 de agosto, Mario Fidel Pedroza Cortecero llegó al CAI de Policía del barrio San Pedro de Cartagena para responder por la agresión. La Policía lo capturó administrativamente; sin embargo, en la madrugada Mario fue puesto en libertad porque no se halló en flagrancia ni había orden de captura en su contra. Eso sí, quedó vinculado al proceso judicial.

Días más tarde, todavía en la Clínica Madre Bernarda, la condición de salud de Katia empeoró y por eso fue trasladada a la Clínica Reina Catalina, en Barranquilla, donde fue atendida en la unidad especial de quemados. Sin embargo, tal era la gravedad de su condición que Katia sufrió este martes dos paros cardiacos que acabaron con su vida. 

Luego de la muerte de Katia Elena, la Fiscalía General de la Nación le imputó el delito de feminicidio agravado a Mauricio Fidel Pedroza Cortecero, presunto responsable de su muerte. Las versiones recopiladas indican que el hombre la amenazó con un arma cortopunzante y le manifestó que no le permitiría estar con otra persona, luego de lo cual le habría regado alcohol en su cuerpo y prendido fuego con un encendedor.

En las audiencias de judicialización se conoció que este sujeto se presentó ante las autoridades el mismo día de los hechos en el CAI de San Pedro en Cartagena, diciendo que lo ocurrido con su compañera sentimental se trató de un accidente, ya que ella misma se echó en su cuerpo el alcohol y en un forcejeó se prendió el encendedor.

El detenido no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía; sin embargo, la juez Primera Ambulante de La Heroica ordenó su detención en centro carcelario de la ciudad. Ante la decisión del juez, se solicitó a las autoridades penitenciarias y a las de salud revisar su estado médico para garantizar que esté en buenas condiciones para su traslado a la cárcel San Sebastián de Ternera.

Feminicidios en 2020

De acuerdo con el más reciente boletín nacional “Vivas nos queremos” del Observatorio de Feminicidios de Colombia, de la Red Feminista Antimilitarista, desde el 1 de enero y hasta el 31 de julio de este año habían sido asesinadas 291 mujeres en todo el país, registrándose el mayor número de casos en los meses de junio y julio con 54 y 50 casos respectivamente. 

De acuerdo con el informe, de los 50 casos de homicidios de mujeres en julio en el país, 7 se registraron en cinco departamentos de la Costa Caribe: Córdoba y Bolívar con 2 casos en cada departamento y Magdalena, Atlántico y Cesar con un caso en cada uno. Además, en todo el país se identificaron otros 27 feminicidios en grado de tentativa, para un total de 77 mujeres víctimas de violencia feminicida.

En cuanto a los datos recopilados por el Observatorio en un rastreo en medios de comunicación y reportes judiciales, el mayor número de víctimas son mujeres en su adultez, es decir, entre los 30 y los 50 años, con un total de 21 casos; seguidos de 9 casos de mujeres asesinadas entre los 15 y los 29 años. 

Otras 5 menores y una mujer embarazada fueron asesinadas en julio en Colombia.

Cabe destacar que, con relación al registro del observatorio sobre el sujeto feminicida, se pudo identificar que en 10 casos los homicidas fueron los compañeros permanentes y excompañeros permanentes de las mujeres víctimas.

 

Mario Pedroza, su compañero sentimental, se entregó a la Policía. Suministrada
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • agresión a mujer
  • Cartagena
  • Feminicidios
  • quemados
  • Violencia de género
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web