La risa de los delincuentes, ¿una burla contra las autoridades?

Desde 2016 a la fecha, en siete casos, señalados delincuentes han sacado su mejor perfil para posar ante el lente de la autoridad. Sicólogo explica el comportamiento. 

Archivo
Archivo
Más contenidos
Por: William Colina Páez @WicoPaez

Desde 2016 a la fecha, en siete casos, señalados delincuentes han sacado su mejor perfil para posar ante el lente de la autoridad. Sicólogo explica el comportamiento. 

Desde mayo de 2016 a la fecha, la Policía Metropolitana de Barranquilla ha capturado a un vasto número de presuntos delincuentes.

Sin embargo, de esas capturas llama la atención las de seis hombres y una mujer que, sin vergüenza alguna, sonrieron para la fotografía de registro policial. El primer caso fue el de Jessica Lopera Bolívar que, junto a otra mujer y un hombre, atracaron a un taxista en el barrio Los Andes.

Tras la aprehensión, la mujer sonrió e inclusive posó para el patrullero encargado de la fotografía. Pese a que Jessica Lopera y sus cómplices aceptaron cargos por hurto calificado y agravado, el juez consideró que “no eran un peligro para la sociedad” y ordenó ponerlos en libertad.

En noviembre del mismo año la mujer fue capturada y enviada a prisión, señalada del homicidio de su novio John Mario Álvarez Giraldo, ocurrido el 19 de junio de 2016.

El pasado 4 de mayo Lopera Bolívar se fugó del Centro de Reclusión Femenino El Buen Pastor, pero 48 horas después fue recapturada y nuevamente volvió a sonreir para la cámara fotográfica.

En marzo pasado la Policía capturó a Fernando Morales Osorio uno de los 19 delincuentes más buscados en Barranquilla y el área metropolitana.

Alias el Fen fue capturado en Soledad y al momento de ser fotografiado, el presunto delincuente bajó la cabeza y sonrió.

Otros casos

 Jhonanderson Racedo Ramírez fue arrestado en febrero pasado con una granada de fragmentación en su poder y un revólver calibre 22 sin permiso para porte. Un juez le dictó medida domiciliaria y el 19 de julio fue asesinado a tiros en el barrio Carrizal.

El día de su captura, ‘el Poeta’, como era conocida la víctima, sonrió para la cámara de registro policial.

En marzo pasado fueron capturados Osvaldo  Pedroza Martínez, de 22 Años; y Óscar Villa Colón, de 18, señalados de haber cometido un robo mediante intimidación con un arma neumática a los comensales de un restaurante. 

Tras ser capturados, los dos salieron sonrientes y sin ningún reparo de culpa en la fotografía.

El 16 de octubre pasado fue asesinado de siete tiros Jesús Alberto De la Cruz Pérez, alias ‘el Coti’. Por el hecho ocurrido en el barrio La Chinita la Policía capturó a Yeferson de Jesús Zúñiga Cotray.

El joven de 18 años también sonrió para la cámara.

El caso más reciente sucedió el pasado 22 de octubre en la carrera 36 con calle 41, centro de la ciudad. Allí fue asesinado con pico de botella el indigente Alides Jesús Tete Pacheco.

La Policía arrestó a Hamilton Ahumada Hernández, señalado como el responsable del hecho, quien al igual que los anteriores, sonrió para la cámara.

¿A qué se debe?

 Para el sicólogo social de la Universidad del Norte, magíster en desarrollo social y profesor de la universidad Simón Bolívar, Juan Carlos Marín Escobar, El comportamiento del delincuente, en especial el del que es reincidente, el tema se centra en las conductas sociopáticas o sicopáticas.

En concepto del experto, su estructura está desconectada de lo que representa la culpabilidad o el daño que pueda causar.

“Son conductas que disocian el comportamiento que han tenido con lo que para la sociedad significa, un delincuente, una persona que de manera reiterada no siente culpa, no siente remordimiento, en muchas ocasiones lo que siente es satisfacción por lo que ha hecho”, dijo el sicólogo social.

Para el experto, una persona que comete un delito siendo normal, no sociopática o no sicopática, porque de pronto se vio avocado a ello por una presión social o una situación económica muy difícil, no actúa en contra de la ley, y al ser sorprendidas la reacción que muestran es de  temor, angustia, miedo y hasta arrepentimiento.

“En cambio las personas sociopáticas o sicopáticas no siente pena por él, ni por la sociedad ni por lo que puedan pensar, en muchas ocasiones hay hasta una complacencia”, explicó el sicólogo social Juan Carlos Marín Escobar.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web