Últimas noticias

Gobernadores de la Costa en reciente reunión.
00:01

La presentación de los 16 proyectos será el próximo 28 de...

08:52

La campaña de Caribe Afirmativo hace parte de las...

08:41

Ésta sería la segunda vez que la Corte le solicita al...

Héctor Arboleda, alias el Enfermero.
08:35

Héctor Arboleda debe comparecer por los delitos...

El presidente Juan Manuel Santos durante su intervención este jueves.
08:32

El mandatario de los colombianos cumple con una agenda en...

Momentos de la llegada a Montería anoche de María Fátima Bechara.
08:12

El traslado a Montería se da previo a la etapa del juicio....

07:59

España acoge y celebra con orgullo a los LGBT del mundo a...

Organismos de socorro atienden la emergencia.
07:45

Socorristas de diversas compañ...

07:26

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una...

Trifulca entre jugadores del Shanghai SIPG y el Guangzhou R&F mientras Oscar está tendido en el suelo.
07:20

La decisión fue tomada este jueves por la Asociaci...

El titulo es:Familia denuncia muerte de vigilante por escopolamina

Familia denuncia muerte de vigilante por escopolamina

A Julio Villegas lo hallaron muerto en el Hospital Barranquilla . Entre 2 y 3 casos de intoxicados con esta sustancia atienden en centros de salud locales.
Giovanny Escudero
Giovanny Escudero
Según familiares, el vigilante fue llevado a la urgencia del Hospital de Barranquilla. Giovanny Escudero
A Julio Villegas lo hallaron muerto en el Hospital Barranquilla . Entre 2 y 3 casos de intoxicados con esta sustancia atienden en centros de salud locales.

Como no era costumbre que Julio César Villegas Perea pasara la noche fuera de casa, su esposa se alarmó y dio aviso a sus familiares sobre su ausencia. Al día siguiente se enteraron de que había muerto, víctima de una ataque con escopolamina.

El hombre de 44 años, que residía en Galapa y trabajaba para una empresa de vigilancia, estuvo descanso el viernes pasado y lo aprovechó para ir a visitar a su mamá en Barranquilla.

Aseguran sus familiares* que, en efecto, estuvo allí con  ella, almorzó y se fue a la 1:30 de la tarde sin decir hacia dónde se dirigía. Desde ese momento no volvieron a verlo con vida.

El sábado en la mañana, cuando la esposa llamó a la suegra para preguntar si Villegas se había quedado en su casa, porque aparte de que no había ido a dormir tenía el teléfono apagado, tampoco encontró respuestas acerca de su paradero. “Le dije a mi mamá que a lo mejor se había quedado a tomarse unas cervezas con amigos, que no se preocupara; además, uno jamás se va a imaginar lo peor”, dijo una hermana del vigilante.

A las 9 de la mañana, recuerda la familiar, y en vista de que el celular del vigilante seguía apagado, decidieron salir a buscarlo inicialmente en hospitales y clínicas.

La esposa llegó al hospital Barranquilla donde le mostraron una fotografía en la que confirmó que había encontrado a su compañero sentimental, pero sin vida.

En el centro asistencial le informaron que Villegas Perea había sido llevado al hospital por dos policías que lo hallaran inconsciente y tendido en el piso en un sector del centro de la ciudad.

Pese a que ingresó con vida a las 6 de la mañana a la sala de traumas del hospital, el vigilante falleció una hora y veinte minutos después por complicaciones respiratorias.

“Lo que nos dijeron inicialmente fue que mi hermano murió al parecer por una sobredosis de escopolamina, pero tenemos que esperar a que Medicina Legal confirme el dictamen”, señaló la mujer.

De acuerdo con los parientes, a la víctima le robaron unos zapatos de marca, dos celulares de alta gama, los documentos personales y un dinero que tenía destinado para pagar la primera cuota de un subsidio de vivienda con el que había sido beneficiado, aproximadamente un millón de pesos en efectivo.

Hasta ahora desconocen quién o quiénes acabaron con su vida y por qué el caso no ha sido investigado por las autoridades. De todos dicen que ellos mismos están tratando de establecer qué fue lo que le pudo haber pasado.

“Lo que queremos es evitar que otras personas sean víctimas de los delincuentes que hoy nos quitaron a mi hermano”, añade la hermana.

La víctima, que fue sepultada el domingo anterior, era profesional en contaduría y la empresa para que laboraba lo  había asignado al cuidado de unas bodegas de una compañía de servicios públicos.

La IPS Universitaria, que administra el hospital Barranquilla, confirmó que el deceso de Villegas fue causado por la ingesta de una sustancia sicoactiva.

Casos al mes

De acuerdo con el médico toxicólogo Agustín Guerrero, que presta servicios a diferentes centros de la red hospitalaria en Barranquilla, indicó que al mes son atendidos entre dos y tres casos de personas intoxicadas con escopolamina, conocida como también como burundanga.

Acerca de sus efectos, explica que una vez absorbida por el cuerpo tiene un efecto sobre el sistema nervioso ya que produce somnolencia, lo que se traduce en un estado de pasividad con actitudes de automatismo.

Según el experto, una vez la escopolamina ingresa al cuerpo, desaparecen los actos inteligentes de la voluntad y la memorización de los hechos, “es decir, bloquea la funciones de aprendizaje y de memorización y cuando la dosis es muy alta suele causar excitación, alucinaciones, delirio, agresividad, llevarlo a un estado de coma convulsionar y producir la muerte”. *Familiares pidieron reservar sus identidades por seguridad.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Judicial
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web